Los cotos alaveses pueden desaparecer a partir de mayo

corzo alava articulo ACCA

Los cotos de caza de Álava puede llegar a desaparecer a partir del día 12 de mayo ante la imposibilidad de hacer frente a la póliza de seguro de responsabilidad civil que cubre los siniestros en carretera con especies cinegéticas.
Ante esta situación crítica, el pasado día 11 de abril se reunían en Murgia representantes de los cotos asociados en ACCA para analizar, entre otras cuestiones, la situación de las reclamaciones por daños agropecuarios, la accidentalidad en carretera con especies cinegéticas y analizar los cambios propuestos por la Diputación en la caza del corzo para esta temporada.

Regulación poco acertada
Durante la reunión se destacó que, pese al notable incremento de la población de este ungulado, reflejado en un aumento exponencial de los accidentes de carretera, el Servicio de Montes alavés ha mantenido por tercer año consecutivo los cupos de caza en su nueva regulación.
Además, en la ACCA se considera que se ha agravado aún más el problema, al plantear la caza de hembras en septiembre y octubre, que dejará muchos juveniles huérfanos y con alta probabilidad de acabar sus días en el asfalto de una carretera.

Pólizas de seguro inasumibles
Además del problema de los daños agrícolas, cuya cifra supera ya ampliamente los 100.000 euros/anuales, los cotos se ven ahora en la disyuntiva de tener que hacer frente a una póliza de seguros que superaría, según las previsiones más optimistas, los 550.000 euros, además de las correspondientes franquicias por siniestro.
Ello es consecuencia del exagerado repunte de la siniestralidad en los dos últimos años (precisamente el período en el que la Diputación ha tomado directamente las riendas de la gestión de corzos y jabalíes) y que en 2011, ha supuesto un total de 242 accidentes en los cotos de ACCA, frente a los 172 del año anterior.
De no buscar una solución de aquí al 12 de mayo de 2012, los 103 cotos asociados en ACCA desaparecerían por la renuncia al aprovechamiento de los adjudicatarios, quedando más de 210.000 hectáreas como zona de caza de aprovechamiento común (zona libre), “suponiendo un notable perjuicio para la conservación del medio natural alavés”, subrayan desde esta asociación. Además, este obligado abandono de los cotos supondría, además de la pérdida de ingresos por los arrendamientos, que la responsabilidad en materia de daños y accidentes en carretera recaería automáticamente, y según sentencia de la Audiencia Provincial de Álava, sobre Ayuntamientos, Juntas Administrativas y propietarios de las fincas de donde provenga el animal implicado en la colisión.

“Un asunto de todos los alaveses”
No obstante, la Asociación de Cotos de Caza de Álava se ha comprometido, ante sus socios, a buscar todas las posibles soluciones en el plazo de tiempo que queda hasta el próximo día 12, incluida una serie de comparecencias en las comisiones de Agricultura y Medio Ambiente de las Juntas Generales de Álava, además de reunirse con representantes del sindicato agrario (UAGA) y la asociación de concejos (ACOA).
“Esta situación límite no es un problema de caza, es un asunto que implica a todos los alaveses y que puede comportar graves e irreversibles cambios en el medio rural”, destacan desde la Asociación de Cotos de Álava.

Deja un comentario