‘Moruno’ y ‘Mazapán’, dos nuevos linces liberados en Montes de Toledo

El proyecto Life+Iberlince liberó ayer en Montes de Toledo dos nuevos ejemplares de lince ibérico, Moruno y Mazapán, que se unen así a los ya soltados desde 2014 con el fin de reforzar la población de la especie en esta área de reintroducción.

El primero de los linces puesto en libertad fue Moruno, un ejemplar procedente del centro de cría de El Acebuche (Huelva), tras el que fue liberado Mazapán, ejemplar que nació en el centro de cría de Zarza de Granadilla (Cáceres).

Los dos nuevos ejemplares de lince ibérico forman parte de los diez ejemplares que está previsto soltar este año en Montes de Toledo.

Hace unos meses ya fueron dejados en libertad, en un acto que contó con la presencia del presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, Mosto, un macho nacido en el año 2015 en el zoo de Jerez de la Frontera (Cádiz) y trasladado al centro de cría de El Acebuche (Huelva) para su entrenamiento antes de la suelta y, Morgana, hembra nacida en el año 2015 en el centro de cría de La Olivilla (Jaén), que unos meses después fue encontrada muerta tras ser atropellada.

Este año también han sido liberados en Montes de Toledo Malvasia, hembra nacida en el Centro de Cría en Cautividad de Zarza de Granadilla (Cáceres), y los machos Malabar y Marchés, el primero de ellos nacido en el Centro de Cría en Cautividad de Zarza de Granadilla de Cáceres y, el segundo, nacido en el Centro de Cría en Cautividad de Silves de Portugal.

También había fue soltada Mirabel, una hembra procedente del Centro de Cría en Cautividad de Zarza de Granadilla, que nació en Cáceres en 2015.

Tanto Moruno como Mazapán llevan incorporados un collar emisor para su permanente seguimiento a través de localizaciones GPS.

La reintroducción de los linces se produce gracias a la positiva evolución que mantiene la población actual de lince en el medio natural, que en 2015 se ha estimado en 404 ejemplares.

La implicación de las poblaciones locales, de los propietarios de fincas y las sociedades de cazadores a la hora de acoger estos ejemplares tiene un papel importante en éxito de este programa, en el que también resulta imprescindible el papel que juegan los agentes medioambientales y los técnicos del proyecto Life+Iberlince.

Castilla-La Mancha cuenta en la actualidad con dos áreas óptimas para la reintroducción de la especie en Castilla-La Mancha: Sierra Morena-Campo de Calatrava (Ciudad Real) y Montes de Toledo (Toledo).

En ambas zonas los socios de Life+Iberlince en Castilla-La Mancha desarrollan diversos trabajos técnicos encaminados a la determinación de abundancia de conejos y de calidad de hábitat para el lince ibérico y han realizado un enorme esfuerzo de comunicación y difusión del proyecto entre la población afectada.

Deja un comentario