La media veda en Castilla y León, por debajo de las expectativas

Foto José Manzano.
Foto José Manzano.

La Federación de Caza de Castilla y León se preguntaba hace unos días si la codorniz cumpliría las buenas previsiones derivadas de la abundante cosecha y el retraso de su recogida este año, y también si factores como el clima o la actividad agrícola podrían aguar la fiesta a las decenas de miles de cazadores que esperan el 15 de agosto con ilusión.

Pues bien, la impresión general, según comunicó esta federación, el día de la apertura fue mala y muy por debajo de las expectativas.

Sólo en algún rincón, en las mejores zonas de Burgos, León y Palencia, se cazaron dos docenas de codornices como mucho. En el resto, muy floja, más aún en las provincias del sur, en que el cazador a duras penas pudo verlas.

Las tormentas o la bajada de temperaturas de los últimos días pudieron haber contribuido a mover a las africanas frustrando nuestras previsiones sobre una especie, ya de por sí muy irregular en su distribución.

En cuanto a la perdiz, parece haber criado bien a la espera de que esta sensación se traduzca en resultados a su apertura en octubre y si no cambian las circunstancias.

Los cotos que tienen autorizado el conejo en media veda sí han podido pasar una buena jornada de caza por la buena densidad de la especie, que también se puede apreciar en el resto de cotos.

En definitiva, según el estamento federativo, “mucho tienen que cambiar las cosas para conseguir una buena percha de codornices en la contrapasa, aunque con esta pequeña ave lo difícil es anticipar resultados”.

La entrada de codornices

La Federación de Caza de Castilla y León tenía sus dudas sobre si la codorniz, indiscutible pieza reina de la media veda cumpliría las expectativas, sujeta como está a diversos factores como  climatología, recolección y fitosanitarios de uso agrícola.

La entrada de las aves africanas (la FCCL calcula unas cuatrocientas mil parejas a medio millón) encontró condiciones excelentes en todo el país para su reproducción, asentándose en la mitad sur peninsular para realizar sus primeras puestas, se cree que con éxito, ya que la abundante cosecha y el retraso de su recogida ha podido favorecer a muchas de las nidadas.

“Avanzando hacia el norte la llegada fue más tardía que en años pasados”, sostiene la federación. “Machos solitarios buscaban afanosamente hembras para cubrir llegando éstas avanzado ya el verano en todas las provincias de la meseta castellana. Al paso de la cosechadora se han podido levantar bastantes y con pollos de unos pocos días, que rápidamente han podido ver como desaparecían los maraños (su refugio), tragados por la empacadora o triturados por la cosechadora en su avance recolector”, codornices que siguen su avance hacia el norte, “hacia sus santuarios de siempre, en las vegas, que aún mantendrán sus cosechas alzadas unos días y que tradicionalmente dejan la paja en sus campos. Allí intentarán, algunas veces con éxito, una nueva puesta”.

En la fecha de apertura en las zonas norte de algunas provincias no se había cosechado algún cereal, por lo que se recordaba que no se puede cazar en tierras no cosechadas.

images_wonke_caza-menor_media-veda_20120910_mikel2La FCCL comenta que las codornices están cada vez más repartidas por el país. Regiones donde antes disponían de muy pocos ejemplares albergan ahora contingentes interesantes. Disponen de mejores espacios, no tan agresivos con la especie: linderas, ribazos, montoncillos de piedras donde desarrollarse, insectos, vegetación y alimento imprescindible para los pollos y adultos. Aragón es el más claro ejemplo y otras regiones también, aunque en menor medida, como La Mancha y Andalucía. “No obstante hay que decir que las capturas nacionales se mantienen, pero ahora más distribuidas por comunidades”, sostiene.

En esta  autonomía las especies cazables en media veda son codorniz, tórtola, paloma torcaz, urraca, corneja y zorro (la paloma bravía no está incluida). La caza comenzó para la codorniz y las otras especies el día 15 de agosto y termina el 18 de septiembre, pero la tórtola y la paloma torcaz retrasaron su apertura hasta el 21 del mismo mes de agosto, siendo un máximo de 20 los días permitidos en esta media veda.

Así mismo, la federación hizo un llamamiento a la responsabilidad de los cazadores para que se mantengan alerta ante cualquier situación, cumpliendo los cupos establecidos de 30 ejemplares de codorniz y 8 de tórtola por cazador y día, respetando a los pollos y juveniles, alejando a los perros si advertimos la presencia de polladas de perdices y no cazando en las horas de más calor.

Tengamos hizo especial hincapié en el cuidado y dedicación de perros, a los que hay que proporcionar suficiente agua, suficiente descanso y buena ventilación en su traslado en vehículos, siendo importante controlar, si se dejan momentáneamente en el remolque, el movimiento del sol. Recordar que es obligatorio vacunar a los perros una vez al año de rabia y que hay que desparasitarlos cada seis meses. Para demostrar estas dos obligaciones hay que llevar la documentación correspondiente.

 

Deja un comentario