FAC: ‘Medio Ambiente provocará la extinción de 25 cotos en Almería’

 

La Federación Andaluza de Caza (FAC) quiere denunciar públicamente la próxima desaparición de, al menos, veinticinco cotos de caza en la provincia de Almería debido a que los planes de ordenación de los recursos naturales (PORN) de tres parajes naturales almerienses han sido publicados por la Consejería de Medio Ambiente sin contemplar la caza como actividad posible dentro de ellos.

Pese a que en septiembre de 2014 cazadores, ecologistas y resto de actores convocados en el Consejo Provincial de Medio Ambiente aprobaron por unanimidad el aprovechamiento cinegético de las especies que provocan daños (ciervo, cabra montés y jabalí), así como la caza de la perdiz con reclamo por su carácter tradicional, la Consejería de Medio Ambiente ha decidido obviar la actividad cinegética excluyéndola de los planes de ordenación de los parajes naturales de Desierto de Tabernas, Sierra Alhamilla y Karst en Yesos de Sorbas.

Se crea una plataforma integrada por la FAC, sociedades de cazadores y cotos privados que representará a un millar de afectados

La consecuencia de esta decisión será la desaparición inmediata de veinticinco cotos de caza que aglutinan un total de 22.000 hectáreas, lo que afectará a diez sociedades de cazadores federadas y a cuarenta cotos privados. No en vano, aproximadamente un millar de cazadores se verán directamente afectados por esta decisión, según estima la Delegación Provincial de la FAC en Almería.

Precisamente, en una multitudinaria reunión convocada ayer por la Delegación Provincial de la FAC en Almería se decidió la creación de una plataforma de afectados que integrará a la propia Federación, sociedades de cazadores y cotos privados de caza, y que representará al millar de interesados afectados, que ayer mostraron su indignación con la Consejería de Medio Ambiente por una decisión que supone un grave perjuicio medioambiental, social y económico para la provincia almeriense.

No en vano, la FAC advierte las graves consecuencias que esta decisión pueden acarrear para la conservación de estos parajes, en los que resulta fundamental el control de la superpoblación de especies que no sólo provocan daños a la agricultura o las zonas de valor ecológico, sino que, además, representan focos y vectores de transmisión de enfermedades.

Desde la prohibición de la caza en la zona serán empresas privadas o cazadores profesionales quienes deberán realizar dicho control poblacional con fondos públicos, con los que, además, se deberán asumir las labores de custodia y cuidado del territorio, que hasta el momento han realizado los cazadores a través de la guardería o de las propias sociedades de caza.

Ante esta situación, la plataforma de afectados, que en una reunión que se celebrará en los próximos días nombrará a sus representantes, tiene previsto llevar a cabo todas las reivindicaciones y acciones legales posibles para revertir esta situación, según explicaba anoche el delegado provincial de la FAC en Almería, José Antonio Nieto.

 

Deja un comentario