Habla el científico responsable del perdigón ecológico

 Javier Pérez Trujillo en su laboratorio del departamento de Ciencia de los Materiales e Ingeniería Metalúrgica de la Universidad Complutense de Madrid.

Por Redacción Caza y Safaris

Ríos de tinta –y mucha opinión ‘anónima’ en la red–, se están vertiendo sobre este tema que, a fuer de querer serlo, se está convirtiendo en una dura polémica. Tal vez, antes de crear alarmismos innecesarios, opiniones enconadas y, posiblemente, efectos secundarios un tanto interesados, la solución se hubiese encontrado consultando, directamente a la ‘raíz del problema’. Éstas son las respuestas a las preguntas sobre todos y cada uno de los aspectos del perdigón ecológico, sobre LOS PERDIGONES ECOLÓGICOS, como los llama su inventor, porque son más de 10.000. Su trayectoria científica no deja ninguna duda al respecto.

Caza y Safaris (CyS): La Comisión de Investigación de la RFEC sobre la munición ecológica, califica de ‘bastante deficiente’ la gestión técnica. Como gestor principal, y responsable científico, de la parte técnica del proyecto, ¿qué opinión le merece dicha calificación?

Javier Pérez Trujillo (JPT): Me parece una barbaridad, semejante afirmación, cuando uno se tiene que basar en hechos tanjibles, cuando estamos hablando de un proyecto que ha dado como resultado una patente PCT Internacional, y ya estando aceptada como tal en países como Estados Unidos. Por otro lado, el objeto del planteamiento global del proyecto ha sido el llegar hasta planta piloto para el escalado del proceso ODS de fabricación de la munición. Además, me choca que en ningún momento me hayan planteado lo más mínimo, ni se han puesto en contacto conmigo en ningún momento. Por otro lado, ignoro la cualificación profesional de esa comisión en proyectos de investigación y desarrollo.

En cualquier caso, ahí están los informes, las patentes, y las pruebas que se han realizado en distintos momentos, con distintas asociaciones de cazadores. Por lo que no entiendo cómo se pueden hacer semejantes afirmaciones.

CyS: Por las opiniones que se escuchan y se leen en los distintos medios, y las que se dan de forma ‘oficial’ en algunos organismos oficiales autonómicos cinegéticos, nos da la impresión der que hemos vuelto a la ‘famosa’ época del «¡Qué inventen ellos!» ¿Era necesario ‘inventar nosotros’?

JPT: En el momento que se plantea el proyecto años atrás, se estudió el estado del tema, y los desarrollos y alternativas que había a nivel mundial. Todo se restringía a una serie de alternativas que por precio o problemas que planteaban, no hacían viable en ese momento las alternativas al problema. Debido a los imperativos legales, es lógico que la RFEC quisiera buscar una alternativa para los cazadores, aún conociendo que era un proyecto de alto riesgo, y que podría no haberse llegado a resultados finales óptimos. Afortunadamente, y después de haber trabajado muy duro, este no ha sido el caso, como espero aclararles posteriormente.

Las opiniones que se escuchan y se leen, permítanme que sea respetuoso, no se han basando en información o fuentes correctas. Yo, como conocen, no he querido nunca conceder entrevistas, porque soy científico, investigador y muy poco dado a la vida pública. Pero precisamente por las barbaridades que estoy leyendo y escuchando, no he querido que ni por un momento más se siga dando información que no es correcta a los cazadores, sobre un proyecto que ha concluido con éxito para la caza y los cazadores de este país.

CyS: Casi de la noche a las mañana este asunto ha generado enconadas posiciones y un ansia desmedida por tirarlo todo por tierra. ¿Qué cree que hay realmente, o quien está, detrás de todo esto?

JPT: Yo no puedo entender que un proyecto que lleva años rodando, que se han dado ruedas de prensa, que se han probado materiales, y que además está siguiendo su proceso de extensión de patente a nivel mundial, que de pronto, y en este preciso momento y casualmente en el año 2012, todo esté mal; mire, yo a estas alturas de mi vida ya no creo en las casualidades, y menos que todo sea en este preciso momento.

Como dicen en La Mancha, en donde nací, aquí no hay más cera que la que arde y desde luego ahí están los perdigones, que funcionan, y que son una alternativa tanto en costes cómo balísticamente.

Cualquier cosa que suponga un cambio radical, como en este caso, siempre genera opositores. Además este cambio supone unas connotaciones de tipo político y económico muy importantes; lo que puede sumar opositores y dificultades para su implantación.

CyS: Se afirma, por parte de algún medio del sector, que ustedes compraron la aleación…

JPT: Mire usted, eso lo afirma alguien que no tiene ni idea de tecnología de materiales ni de lo que es el proceso ODS para fabricación del perdigón ecológico, no le culpo, pues nadie ha nacido enseñado, pero en ese caso uno se debe informar y contrastar antes de afirmar lo que afirma.

El perdigón, que dicho sea de paso la patente cubre más de 10.000 posibles perdigones ecológicos, se lo repito, más de 10.000 tipos de perdigones, la verdad es que hablar de una sola aleación suena a tomadura de pelo para quien puede leer eso. Para fabricar un perdigón ODS se pueden utilizar una o varias aleaciones bases más el ODS; para hacer materiales de referencia y referencia comparativas, se utilizan aleaciones, pues a nivel de planta piloto o de laboratorio no tiene sentido hacer la propia aleación. Esas afirmaciones que circulan por ahí al respecto son, de nuevo, una barbaridad.

Distintos tipos de prototipos de perdigones ODS –de las miles de combinaciones que se pueden obtener– y en los que se pueden apreciar algunas de sus características específicas, entre las que destaca su esfericidad, su textura y su tamaño.CyS: Esos mismos medios han revelado ‘el secreto’ tan celosamente guardado durante tanto tiempo. ¿Qué hay de cierto en dichas ‘revelaciones’?

JPT: Mire usted, esas revelaciones carecen del más mínimo rigor, y desde luego lo mínimo que han podido inducir al lector es a una confusión total por varias razones:

-No se han enterado de que los posibles perdigones son cerca de 10.000.

-El material y análisis que muestran no corresponde a un ODS, por lo que no entendí cuando lo leí, de qué estaban hablando.

-Ignoro la procedencia y posibles manipulaciones que hayan podido sufrir los supuestos cartuchos, de los que fuentes de la RFEC me informaron que en ningún momento han proporcionado.

-El material al que se refieren, que en ningún momento me consta se haya entregado por parte de las personas relacionadas con el proyecto, es, a lo sumo, una aleación de referencia de contraste, y por tanto irrelevante como dato para el cazador.

-Y el dato de esas sobrepresiones por encima de 1.000 bar, es todavía más extraño, pues jamás, ni por asomo, se han manejado presiones semejantes en ninguno de nuestros prototipos.

Por lo que al secreto al que se refieren, lamento decirles que no es de este proyecto, por lo que no sé que han pretendido. La verdad es que encontré muy cómico eso del… secreto.

CyS: Si hay algo de cierto en la composición de la que informan, el bismuto es el componente más importante de la aleación y es un metal muy escaso y muy caro. De ser reales estas circunstancias, ¿es, realmente, un producto accesible para los cazadores?

JPT: Me alegro de que me pregunte esto, pues no acabo de salir de mi asombro a este respecto.

El proyecto en su totalidad, ha dado como resultado TRES familias de perdigones, repito TRES: la primera como alternativa a los actuales perdigones de plomo, una segunda como alternativa a los actuales perdigones de acero, y una tercera como alternativa a los actuales de bismuto, mejorando en este último caso precio y propiedades. En definitiva, el proyecto ha dado como resultado perdigones que se encuentran desde precios competitivos en producto final con los cartuchos de plomo actuales, hasta perdigones más baratos, que los actuales que se venden de bismuto. Con una diversidad de perdigones en precio, tamaño y, permítame la broma, ‘colores’, por lo que esa afirmación de que el perdigón ecológico es de bismuto es absurda.

No quisimos excluir ninguna de las tres posibilidades en el proyecto, porque los ODS base bismuto, son más baratos que el bismuto que se vende en la actualidad. Creemos que, en precios y prestaciones, quien debe de elegir es el cazador y nosotros no éramos quienes para eliminar esta opción. Aunque entendemos que serían los más caros y por supuesto con una producción residual.

Pero si hay algo que no entiendo con este revuelo y confusión que se ha creado con el bismuto, es que actualmente hay quien fabrica perdigón de plomo en este país y ofrece como alternativa perdigones de aleaciones de bismuto, algo que está en el mercado actual, con su correspondiente precio de venta. Sería interesante que alguien nos aclararse todo esto, a mí el primero, ya que nosotros hemos desarrollado ODS base bismuto, que es otra cosa muy distinta.Los cartuchos con carga de perdigón ecológico ODS han sido probados con éxito –y sin problemas de sobrepresiones–, en multitud de pruebas como el Campeonato de la Toja de Tiro de Pichón.

CyS: Quizá sea el momento, de una vez por todas, y para acallar tanto rumor, de revelar los secretos del perdigón ecológico. En caso de no poder revelarlos, dé usted a los cazadores argumentos, científicos pero sencillos, que rebatan las revelaciones y los rumores.

JPT: Creo que la patente fue pública en la web de la RFEC, y sobre lo hecho con el MMARM también se dio la conferencia explicativa correspondiente. Pero como explicaba brevemente en mi exposición, en la globalidad del proyecto se han desarrollado tres familias de perdigones:

-La que es competitiva con el plomo en cuanto a prestaciones y precio.

-La que es competitiva con el acero en cuento a prestaciones y precio.

-La que es competitiva con el bismuto, dando en este caso mejores prestaciones y menor precio que las alternativas actuales.

Todo ello supone unas 10.000 posibles combinaciones de perdigones entre las tres familias, por lo que permítame que a partir de este momento hablemos ya en el futuro de LOS PERDIGONES ECOLÓGICOS. Por lo cual, hablar de un perdigón, y que éste sea de una aleación que se compra, permítame decirle que no es serio.

Estos perdigones han sido probados tanto en banco de pruebas, como en piezas de caza, con excelentes resultados, como le consta a la RFEC.

Por otro lado, creo que no hay que confundir secretismos, con prudencia, y más cuando se trata de poner algo tan nuevo, y sustituir algo como es el plomo; algo que supone una inercia tecnológica, o dicho más coloquialmente, resistencia al cambio y a lo nuevo.

CyS: También dicen que los perdigones no son esféricos y poco menos que no sirven absolutamente para nada…

JPT: A quien dice esto, le recomendaría que viese los perdigones de los cartuchos ecológicos que anuncia la casa Remmington, que tienen forma de ‘lágrima’. Aunque aquí, éste no es el caso, dejar claro que cuando se trata de probar un nuevo prototipo, se hace en condiciones extremas para el nuevo candidato que se quiere sacar, y por eso comparamos perdigón esférico de plomo, acero o bismuto, con nuestros prototipos con menor grado de esfericidad; pero, ¿decir que el procedimiento no está optimizado? ¿En base a qué?, ¡es ridículo!

CyS: Aunque ya sabemos que la RFEC ha realizado con éxito pruebas con los cartuchos, nos preocupa, por nuestros lectores, que se diga que el cartucho no está homologado en el Banco Oficial de Pruebas, que están sobredimensionadas las presiones, vamos, que es poco menos que una bomba de relojería. ¿Qué hay de cierto en todo esto? ¿Se puede usar el cartucho?

JPT: No salgo de mi asombro ante tales informaciones por las siguientes razones:

a) Es un cartucho de dudosa procedencia, y sin conocer a qué posibles manipulaciones y almacenamientos ha estado expuesto.

b) La composición que dan no se corresponde con un material ODS, sino de una posible aleación de referencia, que en ningún caso era para cargar, sino posiblemente, para comparar resultados con perdigones ODS.

c) En ningún caso obtuvimos presiones del orden 1.200 bar ni por asomo para ninguno de nuestros prototipos. Por lo que lamento decirles que nunca he tenido constancia de algo semejante.

Si alguien quería pruebas en ese banco oficial, que hubiera pedido unas pruebas con los perdigones ODS, que son objeto de este proyecto, y no de un cartucho ‘raro’ que además no carga un material ODS, y por tanto no es objeto de los nuevos perdigones. ¡Antes de alarmar a nadie, uno tiene que saber lo que tiene, y de lo que habla!

CyS: Convenza de una vez por todas a los cazadores de los beneficios del perdigón ecológico. ¿Son válidas las escopetas actuales para el cartucho?

JPT: A Lo primero permítame que ya en el futuro hablemos de LOS perdigones ecológicos.

Los beneficios están claros, cuando se han conseguido desarrollar TRES familias de perdigones con propiedades balísticas análogas al plomo empleado actualmente, con la ventaja de presentar características medioambientales que los hace candidatos para sustituir al plomo, y lo más importante, con precios asequibles en cada caso para el cazador. Por supuesto, las escopetas actuales son válidas para poder emplear los perdigones ecológicos.En el esquema se pueden apreciar las variantes de los precios en función de los materiales de los distintos prototipos desarrollados. Indiscutiblemente el más económico es el perdigón ODS base plomo.

CyS: Si al final el cartucho ecológico no ‘ve la luz’, ¿se puede considerar un fracaso la investigación y el dinero invertidos? Por el contrario, si sale a la luz, ¿para cuando estaría listo? ¿A qué precio? ¿Habría que dejar de utilizar el cartucho con perdigones de plomo?

JPT: Yo espero que sí salgan a la luz, y muy pronto, aunque la coyuntura económica no ayude. Los prototipos están listos, y su viabilidad de escalado industrial se ha desarrollado. Por lo que no considero que ni la investigación ni los recursos empleados hayan sido un fracaso, sino todo lo contrario.

Solamente, por dar un orden de magnitud en este último punto, proyectos de esta envergadura son habitualmente de mucha mayor cuantía que la empleada en este caso, por lo que a los resultados a los que se han llegado, teniendo en cuenta los recursos empleados, se pueden considerar no óptimos, sino muy óptimos.

A mí me gustaría que, finalmente, para la próxima temporada ya el cazador pudiera disponer por lo menos de los primeros cartuchos ecológicos para que vea lo que se ha desarrollado para la caza y los cazadores.

Por último, quiero agradecer a la RFEC y al Ministerio actual de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente la oportunidad que me han dado, a mí y a mi grupo de investigación, de poder trabajar para la caza y para los cazadores y haber podido desarrollar nuevos perdigones ecológicos que puedan reemplazar al plomo.

Deja un comentario