Los cazadores piden al Consell valenciano una licencia de caza del siglo XXI

La Asociación de Entidades de Caza de la Comunidad Valenciana (ADECACOVA) ha solicitado a la Conselleria de Agricultura, Medio Ambiente, Cambio Climático y Desarrollo Rural que ponga en marcha e implante cuanto antes el “carnet del cazador” en la Comunidad Valenciana, como ya poseen otras CCAA.

Si se implantara un sistema de documento como el propuesto por los propios cazadores habría un ahorro tanto para ellos como para la Administración, como ya posee Extremadura o Andalucía, el carnet del cazador o tarjeta del cazador, respectivamente. Documento basado en lo propuesto y reivindicado por los cazadores, véase la noticia del 2012 La licencia única de caza (LUC)  o el artículo del 2016 Documentación para cazar en Extremadura

La expedición de licencias de caza en la Comunidad Valenciana no se ha modificado desde hace décadas, habiendo recaudado con él millones de euros a los cazadores con el esfuerzo de sus empleados trabajando con herramientas desfasadas y poco actualizadas, y que este año ha producido verdaderos problemas en su expedición, como así se ha constatado en la prensa: “La escasez de funcionarios para gestionar las licencias de caza y pesca colapsa el PROP y provoca un «motín», y en el que los propio afectados han denunciado (ver artículo: ADECACOVA denuncia el calvario que es sacar la licencia de caza en la Comunidad Valenciana).

ADECACOVA considera que la Comunidad Valenciana no puede quedarse atrás y debe implantar el carnet de cazador, propuesta que consiste en que todos los que ya poseen licencia de caza y cumplen todos los requisitos legales, se le mande a su casa el “carnet del cazador” con una validez de 10 años (tipo tarjeta bancaria) con su respectiva explicación para su validación. Dicho carnet del cazador les acreditaría como cazador de la Comunidad Valenciana, pero no les habilitaría para cazar, y si deseara cazar solo tendría que ir a su banco más cercano o por internet y pagar la tasa de la licencia de caza estipulada para dicho año, habilitando así dicho carnet, y con los dos documentos: el carnet y el impreso de la tasa abonado ya estaría autorizado para cazar. Sin rellenar ni presentar ningún papel (ver artículo de opinión: Con la Licencia Única de Caza los ciudadanos se hubieran ahorrado millones de euros).

La implantación del carnet del cazador, tal cual se ha expuesto, beneficiaria tanto a los cazadores como a la Administración que ahorraría en recursos tanto personales, económicos como materiales –al descolapsar su atención personalizada en las tres provincias–, que los podría utilizar para otros menesteres, ofreciendo un buen servicio y una imagen más eficiente, eficaz, efectiva, y moderna a la sociedad y a sus ciudadanos.

 

Deja un comentario