Agentes Forestales de Madrid denuncian que incumplir la legislación de caza sale gratis


La Asociación Profesional de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid ha hecho balance de las tres últimas campañas de control y seguimiento de la actividad cinegética en Madrid denunciando que, a su juicio, «incumplir la legislación en materia de caza sale gratis».

Esta Asociación Profesional comenta que tras intensificar el control y seguimiento de la actividad cinegética en el Sureste de la Comunidad de Madrid durante las campañas 2009/2010, 2010/2011 y aún en curso 2011/2012 por parte de los agentes forestales, «se comprueba, no sin desanimo, que el trabajo realizado poco menos que no ha servido para nada a tenor de la nula productividad del Área de Disciplina Ambiental de la Consejería de Medio Ambiente».

Según los agentes forestales, del seguimiento realizado a las denuncias efectuadas por infracciones en materia de caza en el Sureste -excluyendo el empleo de cepos y lazos en cotos- en estas tres campañas se constata que «de cada 10 denuncias, únicamente a cuatro se le abre expediente sancionador, de los que se tres se finalizan; dos con sanción y el otro se sobresee. El cuarto expediente abierto tras alargar  los plazos será archivado con toda seguridad (como ya se ha dado el caso). Del resto de denuncias no consta ni la apertura de expediente».

A la luz de las estadísticas elaboradas por los propios forestales aparecen otras conclusiones igualmente negativas. La última apertura de un expediente sancionador es del 25 de diciembre de 2010, es decir, hace 17 meses. Por otra parte, seis infracciones llevan más de un año con el expediente abierto, y todavía no se han realizado más diligencias. Asimismo, existen 37 denuncias por cazar en vedado -«sobre todo en antiguos terrenos libres, algunos vedados desde hace ya bastantes años», comentan-, y en terrenos que son Lugar de Interés Comunitario y en otros casos además son Parque Regional, «sin que esto excite el celo del instructor por abrir expediente y ser ejemplar en la sanción», subrayan los forestales.

Sanciones «de risa»
Al mismo tiempo, los agentes denuncian que la permisividad mostrada por el órgano sancionador ha hecho que «al menos en dos ocasiones» se hayan producido casos de reincidencia en la infracción «acompañada de bastante guasa del infractor con relación al agente forestal», señalan. En otras dos ocasiones el instructor ha instado a los agentes forestales a ratificarse dos veces sobre el mismo hecho «y al final, negando la presunción de veracidad del testimonio del agente forestal frente al denunciado, ha decidido sobreseer el expediente», aseguran.

Los agentes también denuncian el bajo importe de las sanciones, que aseguran «producen risa», salvo que se empleen artes prohibidas o los furtivos sean sorprendidos por dentro de humedales catalogado.

Con este panorama es normal que cunda el desanimo a la hora de afrontar servicios de caza, comentan los propios forestales, que recuerdan que estos servicios son, además, «conflictivos en muchas ocasiones».

Algunas de las soluciones propuestas por la Asociación Profesional de Agentes Forestales de la Comunidad de Madrid para remediar estos problemas podrían pasar por la tan necesaria Ley de Caza de la Comunidad, «o en su defecto por una actualización de las sanciones que generaría un importante efecto disuasivo», explican.

Deja un comentario