PACMA convoca una concentración anticaza en Córdoba el 1 de octubre

El partido animalista PACMA ha convocado una concentración el próximo domingo, 1 de octubre, a las 11:00 horas en la Plaza de Colón de Córdoba, en la feria de Ibercaza, con el objeto de “exigir” la prohibición de una actividad “devastadora y cruel, que atenta contra la conservación de nuestro entorno y que siega la vida de 30 millones de animales cada año en nuestro país”.

Empleando para su cartel una cría de ciervo de cola blanca americano (que no existe en España y además, por su edad, no podría cazarse) PACMA, en su página web, “pide y exige la prohibición de todas las modalidades de caza”, echando en cara a la Diputación de Córdoba que organice una feria de caza “financiada con dinero público”.

“Solamente en la provincia de Córdoba, la caza acaba con la vida de más de un millón de animales cada año, además de condenar al abandono a más de 4.000 perros (galgos y podencos principalmente). En toda España, la cifra de perros de caza abandonados y maltratados al acabar la temporada supera los 80.000. Estos animales son utilizados como herramientas, meros instrumentos, a los que convierten en deshechos inservibles cuando ya no les resultan útiles para cazar”, puede leerse en su web.

Como ya es habitual en su ideario radical anticaza, vuelve a acusar a los cazadores de abandonar a sus perros y “ejecutarlos”, afirmando que es “frecuente” la aparición de galgos “ahorcados en árboles o ahogados en pozos”, y que los perros de los cazadores “que no son abandonados viven una vida de esclavitud, la mayoría hacinados en zulos en pésimas condiciones de salubridad, con escasez de alimento y agua”.

También, en esta ocasión, no se libran de su punto de mira las monterías, “una de las modalidades de caza más devastadoras”, que provocan la muerte “a miles de animales y dejan a otros tantos malheridos o agonizantes en los montes”.

Para terminar, PACMA acusa también a la caza de causar “serios problemas medioambientales”, motivados al “arrojar 6.000 toneladas de plomo cada año” provocando la contaminación “de ríos y acuíferos”. Y, por supuesto, no deja pasar la ocasión de achacar a la actividad cinegética el ser “una de las principales causas del aumento de especies en peligro de extinción”, y ser la causante del declive del lince ibérico como consecuencia “de la disminución de la población de conejos”.

 

 

Deja un comentario