30-378 Weatherby Magnum: veneno de dioses (I)

FOTO-19-SIN-PIE
Por Miguel Coya

A MODO DE ENTRADILLA
Mirando al cielo, el cetrero fantasea con la rapaz soñada. Lo ojos amarillos del azor, capaces de descubrir la pieza en un mundo de sombras sin forma concreta. La velocidad, el picado del peregrino, el recorte de distancias que acorrala dejando al perseguido sin posibilidad de huida. Finalmente, el contacto, la presa del águila real, la llamada de la muerte en forma de ocho aceros afilados, inexcusables, sin pena. Del mimo modo, el tirador de larga distancia imagina sus garras. Sueña con aquello que le permita materializar su reto, poniendo al alcance de su dedo las figuras casi imperceptibles por el ojo desnudo. Para hacer posible este tipo de lances, nacen nuestros protagonistas: Weatherby y Swarovski. Participantes al unísono de una misma llamada, su destino es ofrecer la posibilidad del desafío de la lejanía. La lógica dicta sentencia, a mayor dificultad, mayor especialización. Óptica, rifle y cartucho, por tanto, deben ser elegidos con una meticulosidad casi demente, a sabiendas de que un error en ello, echará por tierra todo el trabajo previo. Esta es la historia de una cruzada, una contienda librada contra nuestro propio universo, fundido, esta vez, con dos de los apellidos que mejor templan, capaces, seguro que como pocos,  de presumir una tarde de gloria.

FOTO-1
El despiece básico del MK-V Accumark evidencia la preocupación y el trabajo realizado en pos de la precisión. La culata sintética está realizada embuchando un chasis mecanizado de aluminio 6061 T-6, con el fin de que descanse sobre el toda la acción. No obstante, el apoyo delantero ha sido rematado con una cama de resina, consiguiendo de esta forma si cabe un mejor ensamblaje. Notamos su buena realización al volver a montarlo de nuevo, sintiendo como al ir apretando los dos tornillos que anclan, el conjunto busca su sitio.
El grupo del disparador permite un buen ajuste del peso actuando sobre el tornillo que se encuentra inmediatamente delante de la cola del disparador. Este tipo de operaciones sólo deben ser realizadas en fábrica o por un armero cualificado.

FOTO-2
Un cartucho tan potente como el .30-378 Weath Mag, debe ser domado si pretendemos sacarle rendimiento. Tirar con precisión a larga distancia está reñido con sobresaltos o tensiones propias del miedo a un retroceso excesivo. Para ello este Weatherby cuenta de origen con la opción de un eficaz freno de boca atenuador del retroceso. El diámetro de salida es de 8,6 mm, contando para hacer el trabajo con 30 orificios de 7,3 mm. Su longitud total es de casi 57 mm, haciendo que con el montado la longitud total del rifle sea de 122 cm.
Para montar el freno el fabricante suministra una pequeña barra metálica de diámetro similar a las toberas. La operación es sencilla, bastando sólo con quitar el tapón protector cubre-rosca y enroscar el freno, ajustándolo finalmente con la barra.
Si reparamos un instante en la imagen aparece de nuevo la preocupación por la precisión. El brocal del tubo, rebatido, recorta limpia la boca, apareciendo al descubierto el perfil de las estrías.

FOTO-3
Actualmente las monturas de Weatherby son fabricadas por Talley, reputada firma conocida por su perfecta factura. En este caso el sistema de fijación utilizado es tipo Weaver. Cuentan con freno longitudinal en las bases y anillas del tipo split ring –anillo partido–, en este caso con solo dos tornillos de apriete, uno superior y otro inferior, ambos sistema Torx. Realmente, se agradece la elección de este  tipo de cabeza, pues evidentemente además de ser sumamente efectivos en el apriete, es más difícil que lleguen a deformarse.

FOTO-4
La culata del Mark-V Accumark guarda escrupulosamente las señas de identidad de su marca. Marcado montecarlo, carrillera americana y acusado pistolet. Rematándola, una cantonera de caucho Patchmayr Decelerator.
Tanto en el guardamanos como en la culata aparecen los enganches para las anillas portafusil, éstas, que vienen separadas acompañando al arma, son de tipo desmontable.
Observe la terminación jaspeada en tela de araña con una cierta rugosidad que la hace muy agradable al tacto evitando resbalones indeseados.

FOTO-5
Las leyendas grabadas en la acción dejan claro ante quien nos encontramos. El modelo Mark-V es la estrella de Weatherby. Poderoso y seguro se pavonea de ser capaz de digerir sin problemas toda la cartuchería de alta intensidad de la familia. Actualmente son fabricados en Paso Robles, California, USA.
Fíjese en el contraste entre el negro pavonado de la acción y el cañón en acero inoxidable. No podrá negarme que han conseguido una estética muy agresiva, ¿verdad?

FOTO-6
Sobre el guardamontes viene grabado el distintivo de la marca. Arropado por él, podemos ver la cola del disparador. En este caso el fabricante se ha decidido por uno de regulares dimensiones, estriando longitudinalmente su superficie para intentar un más seguro accionamiento. La sensación en el índice es buena, tanto por la rugosidad generada como por el ángulo final.

FOTO-7
A la derecha de la nuez del cerrojo aparece la palanca del seguro. Para montarlo basta con tirar hacia atrás de ella, momento en el que desaparece la marca roja indicadora de arma cargada. Es suave y silencioso, sin saltos, permitiendo un accionamiento muy natural. Debajo, aparece la espiga indicadora de armado.
Deténgase un instante en los tres orificios laterales que posee el cerrojo. Como no podía ser de otro modo, Weatherby apuesta a la par por prestaciones y seguridad extrema. En previsión de una posible perforación del pistón, decide canalizar los gases y evacuándolos por dichos orificios.
En este caso, como pueden ver comparado con el cerrojo de un modelo Deluxe, el pavonado es negro mate en vez del azul brillante de aquel. Así mismo, en primer término, aparece la bola de la maneta. Sus generosas dimensiones permiten un asimiento y manipulación sencilla y sobre todo muy eficaz. El ángulo de apertura es de sólo 54º, permitiendo el montaje más bajo posible del visor ya que la acción de carga y descarga es prácticamente horizontal.

FOTO-8
Tras el recamarado de sus cartuchos en otras acciones como las Mauser 98 de FN, a finales de la década de los cincuenta del siglo pasado, Weatherby pone en el mercado su acción Mark-V. Preparada para resistir las presiones más extremas, es probada con fatigosas pruebas para ponerla en aprietos. En la mente de todos está el conocido experimento de disparar el rifle tras haber metido a golpe de baqueta un proyectil en medio del cañón. Sorprendentemente, una y otra vez, sale airosa, permitiendo la apertura del cerrojo manualmente. Parte importante de la clave de su resistencia es la utilización de una cabeza con nueve tetones dispuestos radialmente en grupos de tres. Incrustado en su lateral aparece una uña extractora de generosas dimensiones. Dentro de la cabeza, que envuelve totalmente el culote del cartucho, se dispone el expulsor. A pesar de la sobredimensión evidente de este cerrojo, siempre sorprende la suavidad de su accionamiento, tanto en la apertura como en el desplazamiento.
 
FOTO-9
Dos cerrojos MK-V. A la izquierda el del  Accumark .30-378 Weath Mag, a la derecha un Deluxe .270 Weath Mag. Las dimensiones de ambos son idénticas, variando exclusivamente la parte de la cabeza que envuelve el culote de la vaina. Deténgase un momento y observe la comparativa entre estos cartuchos. Entiende ahora el potencial del Mark-V. Comprende ahora porque está considerado uno de los cerrojos mas seguros del mundo. Si es capaz de manejar con absoluta soltura dos cartuchos tan calientes y distintos como estos y además con absoluta suavidad, ¿qué más le podemos pedir?

FOTO-10
De izquierda a derecha los culotes de varios .300 comparados con el estándar .30-06 Sprg: .300 R SAUM, .300 WSM, .300 H&H Mag, .300 Blaser Mag, .300 Win Mag, .300 Weath Mag, .300 Rem Ultramag y .30-378 Weath Mag. A simple vista se observa la gran diferencia de diámetro de vaina de nuestro protagonista comparado con el resto, dando una idea del significativo aumento del volumen de vaina respecto a ellos. Este extra de propelente trae aparejado un substancial elevación de velocidad en boca, necesitando, eso si, el uso de proyectiles pesados para sacar un rendimiento real mas alto. Con pesos ligeros no encontraremos gran diferencia con, por ejemplo, un .300 Weath Mag.

FOTO-11
El nivel superior de prestaciones en la gama .300, está ocupado por unos pocos Super-Magnum capaces de resolver más lejos que el resto. Cartuchos como los 7,82 Wardbird Lazzeroni, .300 R Ultramag y .30-378 Weath Mag, entregan al cazador unas herramientas altamente especializada sobre especies ligeras,  medias y pesadas, de piel blanda. Estas bestias requieren de cañones largos superiores a las 26 pulgadas para poder quemar moderadamente bien tantos grains de propelente, junto a eficaces frenos de boca que atenúen su desagradable retroceso. Repase un segundo la instantánea y trate de digerir las palabras anteriores. Para hacerlo, compare el habitual .300 Winchester Magnum –cuarto por la derecha–, con los .300 R Ultramag y .30-378 Weath Mag –últimos de la derecha–, ¿entiende lo que le digo?

FOTO-12FOTO-14
El Swarovski ATM 65 HD es un catalejo de observación y caza, compacto y ligero, perfectamente válido para caza en montaña. Aunque la firma posee modelos con objetivo de 80, evidentemente en caza no son lo aconsejable. Piense que cuando elegimos cualquier parte del equipo, debemos de tratar de cerrar una ecuación con tres variables: necesidades, peso y tamaño, siendo generalmente lo más adecuado aquello que nos cubra absolutamente la necesidad con los mínimos gramos y centímetros. En este caso la transmisión de luz es suficiente con los 65 mm del objetivo, ayudando a la definición el alto contenido en fluoruro de las lentes HD, marcando los contornos del color, haciéndolos más nítidos. Su cuerpo acodado facilita la observación en laderas inclinadas como pude constatar durante esta pasada berrea en montaña. Observe a la derecha, a modo de tubo, el sistema de puntería para encontrar la pieza. El enfoque está situado en este modelo en el cuerpo del objetivo, resultando la operación sencilla y precisa. En este caso y en previsión del trabajo que se esperaba realizar, elegí un ocular variable con zoom de 20-60X. Ello permite por un lado la rápida captación de objeto con una espectacular magnificación para estudiar detalles. El peso del cuerpo es de 1.020 gramos, a los que debemos sumar los 260 gramos del ocular. A longitud total con el ocular montado es de aproximadamente 41 cm.

FOTO-15
El visor elegido es el Swarovski Z6 5-30×50 P L. La retícula montada en este caso es la BR, una tipo 4 a la que se han añadido diferentes tramos horizontales y paralelos, con nodos intermedios entre cada para de ellos. A la izquierda posee torreta compensadora de paralaje entre 50 metros e infinito, siendo cada clic de las torretas de deriva y altura 0,5 cm a 100 metros. La longitud total del visor es de 39,5 cm, con un peso de 600 gramos. Evidentemente largo pero sorprendentemente ligero. El diámetro del tubo central es de 30 mm.

FOTO-16
El telémetro monocular de Swarovski tiene una óptica de 8×30. Su máxima distancia de lectura es en buenas condiciones de 1.500 metros, con un error de +/- 1 metro. Sus dimensiones son 120x99x46 mm, con un peso de 386 gramos. El ocular permite desplazarse y regularse para hacerlo cómodo a los usuarios de gafas. Para su uso basta con un ligero toque en el botón situado sobre el telémetro. Tras ello aparece un círculo rojo en medio de la imagen, tras situarlo sobre el objeto al que queremos medir, un nuevo toque al botón y el círculo comienza a parpadear, apareciendo posteriormente la distancia bajo el círculo.

FOTO-17
El peso total del rifle con el visor montado es de 4,615 kilos. Su longitud total 122 cm. Grande y pesado, es sin embargo una bendición cuando tiramos con apoyo, dando la impresión de estar anclado.

FOTO-18
Para mantenerlo a pulso, pesa mucho. A pesar de ello, un buen reparto y una ajustada longitud de culata, permite mantener la puntería aceptablemente bien. De lo que no hay duda es que estamos ante una estética agresiva con unas terminaciones, tanto de rifle como de visor, impecables y sumamente atractivas.

Mi más sincero agradecimiento a las empresas Pentaflex, J. Esteller y Armería Senén Nava de Gijón, Asturias. Sin su colaboración la realización de este artículo hubiese sido imposible.{jathumbnail off}


Deja un comentario