Browning B725: una revolución legendaria

20120423-b725-Apertura01
Por Antonio Mata

Aguirre y Cia, SA, eligió un marco incomparable para la presentación de la nueva escopeta Browning B725, un nuevo modelo de la legendaria gama B25 a la que la marca americana ha dotado de unas características realmente revolucionarias en el sector de las escopetas, en el que, tras los últimos avances tecnológicos presentados recientemente, parecía que todo estaba ya inventado.

En el campo de tiro de Somontes, y bajo la atenta dirección de Pedro García –magnífico anfitrión y mejor persona–, Aguirre y Cia, SA, convocó a un número importante de armerías de toda España, y a la prensa del sector cinegético, para presentar esta nueva ‘joya’ que completa, por el momento, una gama de escopetas que, como ya se ha mencionado, está calificada como legendaria.
La presentación de la Browning B725 –disponible en dos versiones: Sporter para tiro, y Hunter para caza- corrió a cargo de Stéphane Blin, manager de ventas para el sur de Europa y Latinoamérica de Browning, y Thierry Smits, manager de producto y munición de Winchester –quién, tras la presentación, realizó una exposición detallada sobre la munición metálica de la marca–.

Características y ventajas
La nueva escopeta Browning B725 aúna la solidez de la afamada gama B25 de la marca norteamericana con los citados diseño y características revolucionarios. Entre lo más destacado de este arma figura su innovador sistema de disparador mecánico, los chokes Invector DS, sus cañones cromados back-bored Vector Pro, o la cantonera Inflex II.
Una de las cosas que más llama la atención cuando se está disparando con esta B725 es su gatillo. El sistema de disparo mecánico ofrece un recorrido mucho más corto, rápido y ligero del gatillo, lo que nos permite ‘sentir’ el disparo en el momento en que decidimos accionar nuestro dedo índice. Además, gracias a su desconectador tendremos asegurado el segundo disparo en todas las circunstancias.
Otro de los elementos que sobresalen de esta escopeta es su cantonera Inflex II. De serie, la Browning B725 lleva instalada una reciente versión de la eficaz cantonera Inflex, ultraflexible, cuyo diseño genera un desvío de la propia culata hacia abajo durante el tiro, alejándola de la mejilla y proporcionándonos un mayor confort. Por otra parte, existen como opción dos culatas de 20 y 25 mm de grosor y dos placas separadoras de 7 o 12 mm que facilitarán que nos adaptemos a la escopeta en cualquier época del año.
En los cañones encontramos otros dos aspectos importantes de la B725. Los cañones, cromado tipo back-bored, incorporan la tecnología Vector Pro, que reduce el estrechamiento causado por el cono de conexión en los perdigones, disminuyendo significativamente el número de perdigones deformados y ofreciéndonos unos plomeos más uniformes, con mayor número de proyectiles en el centro del plomeo. Además, el menor rozamiento de los perdigones con las paredes del cañón hace que incrementen su velocidad de salida y, consecuentemente, ello les otorga una mejor penetración. Esto también afecta positivamente al retroceso disminuyéndolo, ya que la carga de perdigones se desplaza más libremente por el interior del cañón.
La otra novedad que encontramos en los cañones son los nuevos chokes Invector DS, que presentan una longitud de 80 mm, con una forma interior exclusiva y un segmento de estanqueidad a los gases. Este segmento patentado es especialmente eficaz, ya que reduce la penetración de los gases de combustión y con ello impide que se ensucien tanto como los chokes que carecen de estos segmentos. Resulta muy llamativa la imagen de uno choke Invector DS y otro de otra marca tras haber sido sometidos a un test de 500 disparos: mientras que el de Browning apenas estaba sucio, el otro se encontraba completamente negro.
Por último, es digna de mención la báscula baja que exhibe esta B725, que permite al cazador, entre otras ventajas, una mira más rápida y, por tanto, efectuar tiros de forma más instintiva. Además, y como consecuencia del retroceso en línea de la báscula, notaremos un menor tirón del cañón hacia arriba, haciéndonos más cómoda la posición de disparo.

En el campo de tiro
En las manos, y a la hora de la verdad, la primera sensación que transmite esta superpuesta es, efectivamente, de solidez. Es una escopeta que, aun dentro de su ligereza, que se nota en el manejo (y que se notará más aún en los brazos al emplear el modelo Hunter durante todo un largo día en el campo), transmite una sensación agradable de tener algo clásico en las manos, algo resistente, seguro, convincente, que es lo más importante.
Por eso, cuando te encaminas al lugar en el que vas a empezar tu particular apreciación, sientes que todo, a poco que seas hábil, ya casi está hecho. El primer disparo sorprende. Apenas notas su movimiento y el acople a la mejilla es suave. Pero sorprende aún más el segundo disparo, cuando compruebas que el desencare es prácticamente inexistente y que envías los perdigones en la misma dirección que en el primero.
Cuando ya llevas gastados unos cuantos cartuchos es cuando realmente te das cuenta de que el retroceso es inexistente y que el hombro no se resiente. Eso te anima a seguir intentando bajar los dichosos platos que, concretamente en este día, no era tarea fácil por el viento. Eso sí, el ‘pique’ contigo mismo te incita a seguir dándole al gatillo y, como descubres que es un placer, casi te molesta cuando tienes que ceder el arma al compañero de pruebas.
La Browning B725 es, en definitiva, una gran escopeta que, teniendo los antecedentes que tiene, sin duda alguna tendrá mucho futuro entre los aficionados al tiro y a la caza.

{imageshow sl=24 sc=1 /}

Deja un comentario