Proyectiles sólidos, o FMJs o Full Metal Jacket, para los más grandes

Nos referimos a ellas casi indistintamente como proyectiles sólidos o FMJs o Full Metal Jacket. Estamos hablando de balas destinadas a proporcionar una penetración profunda, en línea recta, en las especies de caza más grandes de la tierra. Algunas son verdaderamente ‘duras’, hechas de aleación homogénea y, a veces, literalmente, torneadas a partir de latón… Aunque las balas expansivas monometálicas, tales como Barnes TSX y Hornady GMX, son duras también. Por el Convenio de Ginebra, todas las balas militares son FMJs, al igual que las balas de competición… pero éstas no están hechas para penetrar en el cráneo de un elefante.

Del .375 al .500

Se las puede llamar como se quiera, pero lo que realmente queremos decir es que no son balas expansivas diseñadas para atravesar cualquier resistencias a su paso. Con todas las magníficas balas de caza que hay hoy en día, los argumentos se centran en cuánto se expande una bala, cuánto peso de carga conserva y qué forma tienen cuando se recuperan. Para la caza peligrosa lo ideal es todo lo contrario a esto: cuando la bala se recupera del cuerpo del animal debe estar impecable, no haber perdido su forma.

Eland abatido por el autor con una bala sólida Hornady DGS en Mozambique.

Una bala sólida normalmente tiende a no deformarse al impactar sobre el blanco, trata de seguir su trayectoria y suele atravesar las partes duras del objetivo, procurando salir. Eso sería lo ideal en un proyectil sólido.

En mi ‘caja’ de balas ya disparadas encontré 30 proyectiles recuperados de cacerías. No son  muchos en el transcurso de treinta, y pico, años, pero muchos disparos tenían salida… y, además, ¿sabéis lo que cuesta recuperar las balas en los animales realmente grandes? Las ordené, y aunque sin recurrir al micrómetro en ellas, en caso de necesidad hubiese podido recargar 18 de las 30. Las otras 12 estaban un poco deformadas, y varias balas con núcleo de plomo tenía parte del núcleo algo separado de la base. Es de destacar que, a pesar de la deformidad, todas las puntas estaban intactas, ¡y es  precisamente la punta lo más importante a la hora de penetrar en el animal!

Estas 30 balas van desde el calibre .375 hasta el calibre .500, e incluyen varias marcas y la mayoría de los modelos (acero encamisado, monometálica, cobre pesado o de bronce encamisada, etcétera…). ¡Curiosamente, en ambos grupos, los que quedaron perfectos y los que no, influyen los diferentes modelos de fabricación!

Hay tres cosas que señalar. Primero, hay que indicar que todas las balas hicieron su trabajo, ya que todas fueron recuperadas de animales cazados. Segundo, lo que hace exactamente una bala en su entrada, marca una gran diferencia. Y, tercero, la velocidad de impacto. Al igual que pasa con las balas expansivas, una sólida no tiene que terminar perfecta para haber hecho un buen trabajo… aunque sería lo ideal.

Elefante del Caprivi también cazado con una bala sólida, en este caso una .416 Rigby, Breakaway de 400 grains.

Cuando disponer, realmente, de una bala dura

En la caza actual el requisito, imprescindible, principal de un proyectil sólido es que sirva para la caza del elefante. Las balas expansivas de hoy día son muy buenas, y sus fabricantes se enorgullecen de ello. Durante años he escuchado a varios fabricantes decir que sus balas expansivas son lo suficientemente resistentes para los elefantes, y conozco un par de cazadores que lo han intentado y se han salido con la suya. Yo no lo he probado… y no tengo ningunas ganas de hacerlo, pero a día de hoy tenemos balas expansivas suficientemente resistentes, que probablemente funcionarían bien en los tiros al codillo y tal vez en la sien.

Esto plantea problemas, y tira por tierra un siglo de conocimientos basados en la experiencia. En la caza de elefantes de hoy día, a menudo hay que acercarse mucho para juzgar adecuadamente el marfil. Incluso si la caza es para conseguir carne o para PAC (control de animales problemáticos), hay que acercarse  mucho para estar seguro de que se tiene al animal correcto en el punto de mira. Acercarse es bueno, pero mientras intentas hacerlo sigilosamente, hay una altísima probabilidad de que el elefante detecte nuestra presencia y desencadene un enfrentamiento. Ése es el momento justo para hacer un buen tiro a la región frontal del cerebro, o nada… Una bala sólida es la opción más acertada y fiable para tirar elefantes, ofrece la única oportunidad de conseguir atravesar la masa, en forma de panal de abeja, del hueso frontal del cerebro.

Balas sólidas deformadas.

No lo tengo tan claro para hipopótamos y rinocerontes. El hipopótamo es un animal enorme, pero su cráneo es frágil y puede ser penetrado por una bala explosiva de un calibre bastante ligero. Los disparos al cuerpo ya son diferentes. Si se dispara al cuerpo, el hipo es una increíble esponja gigante para las balas. Para tirar en el agua, me gustaría recomendar una bala explosiva dura para el primer disparo, seguido por una sólida. En tierra, ¡siempre sólidas!

De siempre, cuando se cazaba mucho el rinoceronte, los proyectiles sólidos eran lo que se usaba… pero eso fue antes de que apareciesen las increíbles balas expansivas que tenemos hoy. Ahora que lo pienso, cacé mi primer y único rino  cuando el tema estaba en pleno debate. ¡Y usé balas sólidas! Estoy seguro de que hoy tenemos balas expansivas que podrían hacer el trabajo. Por otro lado, para los pocos que tenemos la oportunidad, que es más o menos una en la vida, ¿por qué asumir riesgos innecesario? Yo voto por balas sólidas.

Y en cuanto a los búfalos…

Empecé cazando en África en un momento en el que las balas expansivas generaban todavía mucha desconfianza. La mayoría de los cazadores profesionales africanos (PHs)  insistieron en usar solamente proyectiles sólidos para los búfalos, y bastantes de ellos las recomendaban también para el eland. Las cosas han cambiado. Las balas expansivas son mucho mejores hoy, y los cazadores africanos lo saben. Respaldado por algunas encuestas que he hecho, la mayoría de PHs de hoy día recomiendan balas expansivas para cazar búfalo… ¡al menos para el primer disparo!

Para los búfalos heridos el autor recomienda siempre utilizar balas sólidas para su remate.

Por cierto, las balas sólidas también han mejorado. La encuesta más reciente que hice, en 2007, concluyó que un buen número de PHs temen las balas sólidas, especialmente en las manadas de búfalos, debido al riesgo de que atraviesen. Sin embargo, estas balas no están para nada en desuso para cazar búfalos. Muchos PHs recomiendan una bala explosiva para el primer disparo, respaldado por una sólida, y otros prefieren las balas expansivas en los disparos en manadas, pero sólidas para machos solitarios, donde no es problema que la bala atraviese.

Estoy convencido de que las balas expansivas actuales son muy capaces de detener cualquier carga de un búfalo… pero ése no es el objetivo. Después del primer disparo, un búfalo es poco probable que cargue. Es mucho más probable que se aparte de la manada y busque refugio en la maleza; si hay oportunidad de rastrearlo, a pesar de mi confianza en las balas expansivas modernas, para un búfalo potencialmente herido, prefiero rematar con balas sólidas. Cuando se detecta un búfalo herido, quieres disparar, sin importar el ángulo, ya que el objetivo es recuperar el animal antes de perderlo o que perjudique a alguien, por lo que se acaban las sutilezas. Una buena bala sólida penetrará en los órganos vitales desde cualquier ángulo… y también detendrá una carga si llegase a ser necesario.

Por si las moscas…

Toda mi vida he escuchado que se usan sólidas para cazar los antílopes más pequeños, para aprovechar al máximo la carne. Es totalmente cierto. En el antílope pequeño una bala sólida de .375, con 300 grains es realmente decisiva, y hace poco daño. Siguiendo este consejo, las he llevado muchas veces… pero a menudo no ha funcionado. Siendo realistas, si un steenbok o un duiker se pone a tiro generalmente no hay tiempo para colocar un cartucho diferente y, con demasiada frecuencia, la oportunidad de disparo se perderá mientras andas rebuscando a tientas. Pero si tiene la oportunidad de hace un safari sólo para cazar antílopes, entonces… considere usar balas duras.

Un consejo: asegúrese de que agrupa, como con sus balas expansivas, por lo menos a cien metros. El problema es que, con los antílopes más pequeños, se necesita más precisión. Cuando cazas búfalo o elefante, realmente no importa si la bala agrupa cinco centímetros por debajo a los 100 metros… pero en un dik dik eso puede ser decisivo.

Grupo de balas sólidas recuperadas de animales abatidos.

Hace tiempo que nadie recomienda cazar el eland con balas sólidas; sin embargo, a día de hoy, sí tendré una bala sólida en la parte inferior de mi cargador mientras esté cazando el mayor de los antílopes. Hace unas semanas, en la costa de Mozambique, hicimos un largo rececho en abierto y lo más cerca que conseguimos ponernos fue a 300 metros. El primer disparo parecía bueno, pero el macho se dio la vuelta y se dirigió a la maleza. El segundo disparo lo fallé, lo que hizo que la siguiente bala que me quedaba por disparar fuese la sólida. Le pegué en la cadera izquierda y la Hornady DGS salió por delante del hombro derecho. ¡No hubo que rastrear!

Hay situaciones en África, donde puede usar balas sólidas como cuestión de seguridad… sin importar qué estás cazando. En todo territorio de elefantes, su PH va, probablemente, armado sólo con balas sólidas, la seguridad es primoridal. ¡Para las  zonas boscosas, todo el mundo lleva balas sólidas! Por supuesto, siempre se trata de evitar encuentros con elefantes, pero a veces las buenas intenciones fallan. Mis dos bongos fueron cazados con balas sólidas porque había un montón de elefantes en la zona. Por supuesto, fue una gran suerte al tratarse del antílope más pequeño de la selva.

¿Cuál elegir?

Hipopótamo cazado también con balas sólidas. Boddington prefiere, para tirar en el agua, una bala explosiva dura para el primer disparo, seguido por una sólida. En tierra, siempre sólidas.

Después de un siglo de desarrollo balístico por un mercado tan especializado como  demandado, no creo que haya balas malas por ahí. Las balas monometálicas son muy buenas. Incluyen las balas Barnes, Nosler, North Fork y las nuevas balas hidrostáticas estabilizadas de Woodleigh. Puesto que no tiene el núcleo de plomo, dejan menos residuos, tiene 2-4 estrías para reducir la fricción en el cañón y, por ello, menor presión de gas.  Pero pueden generar inquietudes con los rifles más antiguos de doble cañón con paredes delgadas.

Las balas Steel-jacketed, es decir, con un núcleo de plomo, envueltas por una camisa de acero templado cubierta con aleación de cobre, son muy buenas. Hornady DGS y la tradicional Woodleigh FMJ son balas duras de acero encamisado. Sledgehammer Solid Jack Carter-designed de Federal y la nueva Breakaway sólida de Swift son balas de núcleo de plomo con el núcleo protegido por una envoltura muy dura.

Una cosa que ha evolucionado con las balas es la forma de la punta. Una generación atrás, todas las balas de caza mayor eran balas de punta redonda. Sledgehammer fue la primera de punta plana de la que tengo conocimiento. El concepto inicial era que, al igual que una bala de punta plana del .30-30, se transfiere más energía en el impacto y tiene mayor poder de parada. Se probó y la diferencia de impacto es notable. Aunque parece raro, se acepta generalmente que una punta chata favorece también la penetración y estabilidad de trayectoria. La mayoría de las balas modernas, como Hornady, North Fork, Nosler y demás, tienen un diseño de punta plana.

Craig con un trofeo de rinoceronte abatido con este tipo de proyectiles.

Uno de los problemas de esto es que si la punta es demasiado chata puede haber problemas de alimentación en algunos rifles de cerrojo. Las nuevas Breakaway sólidas de Swift dan solución a esto con una punta de polímero desechable, lo que hace que la bala tenga una punta redonda para entrar en la recámara. La punta se rompe al impactar y está reforzada por una superficie cóncava que se aplana, transfiriendo energía, y a continuación, la impulsa hacia delante como una bala de punta plana.

Tiré un estupendo macho viejo de elefante en el Caprivi con un .416 Rigby, Breakaway de 400 grains; el rendimiento fue perfecto, y la única bala que recuperamos podría haber sido recargada y vuelta a disparar.

Por desgracia, la oportunidad de cazar elefantes se está reduciendo de nuevo en este momento, como pasó en la década de 1980. Esto significa que la necesidad de utilizar proyectiles sólidos es cada vez menor, por lo que me resulta curioso que se continúen desarrollándo.

Supongo que en esto está el quiz de la cuestión, tiene sentido porque aquí está la clave en referencia a su uso en la caza mayor. Afortunadamente, tenemos varias buenas opciones, y no hay balas malas. Lo más importante, al final, es elegir una bala que dé confianza y que agrupe. CyS

Por Craig Boddington Artículo publicado en Safari Magazine, marzo-abril de 2016

Deja un comentario