Experiencia Winterhawk

355 - SCI Campamento (1)

A finales de junio de 2013 leí en la revista Caza y Safaris un anuncio que decía así: «Winterhawk Outfitters dará la oportunidad a dos miembros jóvenes del SCI de España y Sudamérica de pasar un periodo de aprendizaje de tres meses en su campamento base en las Montañas Rocosas».

Desde el primer momento el anuncio me llamó mucho la atención y rápidamente empecé a pensar cómo sería estar cazando en medio de los parques naturales de Norteamérica. Después de unos días de reflexión hablé con mi familia sobre este asunto y encontré plena aprobación, así que nos pusimos a hacer las gestiones oportunas para postular a la beca.

Unos días después me puse en contacto con Luis de la Torriente, que a su vez habló con Norbert Ullmann, representante del SCI para Europa, y a través de J. Thomas Saldías, representante del SCI para Sudamérica, nos pusimos en contacto con Larry y Laura Amos, que son los propietarios de Winterhawk Outffiters, y nos fuimos pasando correos para dejarlo todo preparado, ya que necesitaba conseguir una autorización para viajar a EEUU y debía pedirla ya, porque estábamos a mediados de julio y tendría que partir sobre el día 30 hacia Nueva York.

 

Mundos diferentes

En unos días preparé todo lo necesario y contacté con Santiago Rossi, quien había estado con esta misma beca el año anterior, y además, tenía pensado volver en la temporada 2013 para trabajar en el rancho guiando cazadores. Santiago me contó su experiencia el año anterior, así como todo lo que necesitaría para llevar una vida lo más cómoda posible una vez en el campamento.

Durante los pocos días que me quedaban para irme a las Rocosas me estudié todo lo que pude sobre la caza del elk.

355 - SCI Campamento (2)
Alumnos de la escuela de outffiters con sus instructores.

El día 30 de julio salí de Madrid. En el aeropuerto no les hizo mucha gracia que fuese para tres meses sin visado, ya que llevaba una autorización para 90 días, así que se entretuvieron en hacerme todos los registros posibles antes de dejarme embarcar en el avión, y, además, me colocaron en el pasaporte una pegatina roja del tamaño de un sello, lo que era raro porque a los demás les ponían pegatinas verdes o azules… Finalmente, subí al avión y tras un vuelo bastante cómodo en el que sobrevolamos Boston, aterrizamos en el Newark Liberty International Airport, de Nueva York. El control para entrar fue todo lo opuesto al que pasé al salir de Madrid, al policía le llamó mucho la atención que fuese desde Europa para conocer las tradiciones cinegéticas norteamericanas y, básicamente, tuvimos una charla de unos cinco minutos sobre calibres para caza mayor: él usaba un .300 Win. y a mí me faltó tiempo para alabar su sabiduría y conocimientos de caza por tan sabia decisión. Cuando el agente lo consideró oportuno dijo: «Welcome to the United States of America!», a la vez que estampaba el sello en mi pasaporte. Una vez en Nueva York, volé al aeropuerto de Denver, allí hice una escala de 16 horas y por la mañana volé a Eagle que es un pequeño aeropuerto a unas dos horas de la zona de caza. En el vuelo hacia Eagle conocí a otro chico que iba también a la escuela de Winterhawk Outffiters.

Larry Amos nos estaba esperando en el aeropuerto y nos recogió con rumbo al campamento, aunque paramos antes en algunas pequeñas tiendas para hacer compras y luego nos fuimos en su imponente camioneta.

 

Escuela de caza

El campamento consiste en una serie de tiendas en torno a la tienda principal, que es la cocina-comedor-aula. Hay seis tiendas para clientes, otras seis para los trabajadores y dos para las monturas. Todas estas tiendas se calientan por unos barriles con tiro al exterior, a modo de estufa, en los que se enciende el fuego por las tardes. Además, hay otras tres tiendas-almacén y un gran corral en el que están los caballos y mulas que se usan para desplazarse y transportar cargas.

355 - SCI Campamento (3)Winterhawk Outffiters es una empresa que lleva más de treinta años en el negocio de la caza en EEUU, incluyendo Alaska. La temporada de caza del elk en su concesión empieza los primeros días de agosto y Larry decidió, hace ya unos años, hacer una escuela durante el mes de julio en la que los alumnos pudiesen aprender cómo funciona una operación de caza, no sólo el hecho de guiar cazadores, sino el funcionamiento global de una operación con unas características tan peculiares como ésta, en la que la población más cercana está a más de dos horas en coche. A diario hay que montar y desmontar drop camps usando mulas para transportar los materiales, cuidar a los caballos, llevar clientes para viajes de pesca o caza, hacer leña para cuando llegue el invierno, montar tiendas de campaña, montar estufas, hacer caminatas en grupo para acostumbrarse a estar a más de 3.000 metros, salir a observar caza, poner cámaras-trampa y, además, asistir a clases teóricas…

Los aspectos más importantes que se tratan en la escuela son los básicos para poder trabajar con eficacia en el ambiente de montaña en el que se realizan las cacerías. El jefe de instructores es Larry, quien se encarga de explicar todo lo que se refiere al negocio en sí; es decir, cómo se lleva desde el punto de vista económico una empresa de caza. También se encarga de explicar todo lo referente a la preparación de trofeos y manejo de caballos y mulas, localización de campamentos, balística, gestión de campamento y organización de equipos.

Reclamo, pesca, supervivencia…

355 - SCI Campamento (5)
Con un buen ejemplar de elk o wapiti (Cervus canadensis) en plenas Rocosas.

El instructor para caza de elk con reclamo es un campeón del mundo en esta modalidad, que durante dos días estuvo en el campamento explicándonos los pormenores de esta caza. Es increíble como un buen llamador puede imitar tan fielmente a un wapiti en época de celo. En EEUU hay todo un mercado de reclamos de macho y hembra y en cualquier armería se encuentran infinidad de ellos, cada uno con un deje diferente.

En la escuela también se aprende pesca con mosca durante tres días; primero, lo teórico para tener una idea de lo que hay que hacer y, luego, se va a alguno de los lagos de la zona a practicar. Aunque parece increíble, pican. El encargado de instruir a los alumnos en pesca a mosca tiene más de ciencuenta años de experiencia.

El instructor de caza es Bob, un apasionado de la caza que se encarga de enseñar los asuntos relacionados, como guiar cazadores, forma de aproximarse a la caza, huellas y otras señales, manera apropiada de sacar y manejar la carne de las piezas, equipo de caza (ropa, armas, prismáticos, horquillas…).

Durante cuatro días se hace un curso de supervivencia en el que se trabaja sobre los puntos que hay que saber en caso de que te pierdas en el bosque (formas de obtener agua limpia, formas de hacer una estructura en la que protegerse de los elementos, como conseguir alimento, encender fuego con mechero, cerillas o sin ellos, navegación con mapas, orientación por estrellas, uso de cuchillos de supervivencia, termorregulación y tratamiento de heridas).

 

Elk con arco

Los primeros 45 días de la estancia sirven para aprender y adaptarse al funcionamiento del campamento, es decir, prepararse para cuando lleguen los cazadores en septiembre.

Una vez que termina el tiempo de aprendizaje con clases teóricas, se pasa a la parte de aprendizaje puramente práctica. En el momento en el que el campamento se llena de cazadores, el trabajo se centra en ayudar a que todo esté en orden.

Por la mañana hay que levantarse como media hora antes que los cazadores para tener todos los caballos ensillados y listos cuando salgan en dirección al cazadero. Algunos días se acompaña a uno de los guías y cazadores durante todo el día, otros hay que ayudar a llevar y traer cazadores de los drop camps, y además, hay que bajar al pueblo a comprar comida muy a menudo, porque en el campamento hay hasta 50 personas y 50 caballos a la vez.

355 - SCI Campamento (4)
Con un buen ejemplar de elk o wapiti (Cervus canadensis) en plenas Rocosas.

Cada mañana se sale muy temprano, las primeras tres semanas de la temporada se dedican a la arquería, porque así está previsto en las leyes de caza, de modo que se colocan en los caballos unas fundas para arco. Durante las semanas de arquería se monta en el campamento un pequeño campo de tiro con siluetas de oso, elk, ciervo mula y coyote. La técnica de caza de elk consiste en cabalgar entre una hora y media y dos horas y media, sierra arriba desde el campamento, y una vez en la zona de caza, se amarran los caballos y se coloca a los cazadores en puntos estratégicos de paso de los elks. Normalmente van dos cazadores con cada guía. Los cazadores se quedan por delante y el guía se va unos 50 metros atrás y empieza a reclamar. Se pretende que el elk, cuando vaya a buscar el reclamo, pase entre los cazadores a una distancia razonable de tiro. Los cazadores se sitúan entre 40 y 50 metros uno de otro para que el elk esté a tiro de uno de los dos antes de llegar al guía. Durante la temporada de arquería las tasas de éxito son bastante bajas porque los animales son muy salvajes y están sometidos a mucha presión cinegética.

 

Cazadores ‘públicos’

A la caza en este tipo de operaciones le afecta mucho la temperatura, ya que el viento, las tormentas y las nevadas van moviendo a las presas por toda la zona. Además, hay que saber usar el factor de los cazadores ‘públicos’, que son lugareños que compran el precinto y se lanzan a cazar sin contratar un outfitter; es decir, sin guía ni medios más allá que sus propios pies. Estos cazadores suelen cazar en las zonas más cercanas a la carretera o lo más lejos que puedan llegar con su coche, pero como no tienen caballos y si los tienen no pueden llevar mucho equipo y comida con ellos, normalmente hacen incursiones de 3 o 4 días al cazadero y se limitan a una zona determinada.

355 - SCI Campamento (6)El movimiento de los cazadores públicos es muy conveniente para los cazadores que contratan un outfitter, porque lo que hacen estos cazadores es repretar la caza de las zonas bajas hacia la montaña. Ninguno de los cazadores públicos puede llevar guía, porque sólo quien tiene los derechos para ser outfitter en la zona puede proveer a cazadores, pescadores y turistas de todo tipo de servicios. Durante la temporada de arquería me sorprendió que sólo se quedaron dos o tres elks heridos sin encontrar y lo concienzudos que son los cazadores arqueros con su entrenamiento, forma física y elección de equipo.

Cuando se consigue cazar un elk y cobrarlo, es el momento de llevarlo de vuelta al campamento. En el justo momento en el que se cobra el trofeo, se da un aviso por radio al campamento para que envíe un grupo formado por dos packers y dos mulas. Mientras que llegan al lugar donde está la pieza abatida, el guía va sacando la piel del elk, quitando las perlas y despiezándolo, ¡es increíble la cantidad de carne que sale de uno de estos animales! El cazador americano le da tanto valor al trofeo como a la carne y todos llevan unas neveras grandes para poder llevarse a casa hasta el último gramo de su carne.

 

Un poco de relax

355 - SCI Campamento (7)La cuarta semana de arquería coincide con la de avancarga y durante esos días llegan cazadores con sus armas de cargar por la boca y pólvora negra. Algunos utilizan armas de modelos clásicos tipo western y otros cazadores optan por modelos totalmente sintéticos y modernos. Durante la semana de avancarga sube bastante la efectividad de los cazadores porque con un arma de avancarga moderna se puede hacer diana a más de cien metros y puede llegar a tener una potencia parecida a algunos calibres de caza mayor habituales.

 

Me llamó mucho la atención que disponen de un compresor de aire para sacar la bala sin necesidad de disparar, simplemente enchufando el compresor por la chimenea, la bala va saliendo poco a poco.

Después de la temporada de arquería y avancarga hay diez días de descanso hasta la temporada de rifle, así que todos los que estábamos en el campamento tuvimos tres jornadas de asueto y en el segundo turno me bajé con Martin Peyloubet y Santiago Rossi a Grand Junction, que es una ciudad a unas cuatro horas del campamento. Nos alojamos en un super 8 y pasamos los tres días entre vaciar Cabela´s y vaciar Sportsman Warehouse, que son las dos armerías más grandes de Grand Junction. Me gustaron mucho las dos porque tienen una variedad y cantidad de productos que es difícil imaginarse antes de estar allí. Hay estanterías con cientos de rifles y escopetas, y en la zona de armas de aire comprimido la mayoría de las armas eran de la marca española Gamo. Además, estas macroarmerías tienen todo lo relacionado con aventura y se pueden comprar desde tiendas de campaña y sacos de dormir hasta cocinas de campo y embarcaciones.

La experiencia de ducharme en una ducha de verdad con agua caliente después de dos meses fue indescriptible y también lo fue dormir en un colchón y hacer un skype con familia y amigos. Los tres días que pasamos en Grand Junction parecieron bastante más y volvimos al campamento con las pilas cargadas para el que sería mi último mes en EEUU.

 

Una experiencia edificante

355 - SCI Campamento (8)Cuando volvimos al campamento estuvimos varios días cortando leña de pino para tener bastante almacenada para cuando llegasen los cazadores y lo cierto es que entre unas catorce personas haciendo leña durante unos diez días, se hace mucha leña.

Ya se nota el invierno, empieza a nevar con frecuencia y, aunque la nieve se derrite por las tardes, a cierta altura ya hay nieve constante. Para la temporada de rifle hay que estar muy pendiente de que la nieve no destroce las tiendas por el peso que ejerce en el techo, así que hay que recorrer a diario todos los drop camps para vaciar de nieve los techos.

Al empezar la temporada de rifle sí se vio un éxito en la caza significativamente superior al que hubo durante la temporada de arquería; un rifle es un rifle, al fin y al cabo, y la tasa de éxito es bastante alta. Para esta época ya empieza a hacer falta equipo técnico para aguantar las inclemencias del tiempo durante los ratos que hay que cabalgar cada día.

La temporada de rifle es más dura que las anteriores porque el frío juega un papel muy importante. La mayoría de los cazadores llevan rifles del calibre .300 WM, 30-06 Spr. y 7 mm. Normalmente son rifles sintéticos de cerrojo de marcas americanas, con visores también americanos. No vi ningún visor desmontable, todos eran visores fijos. Tampoco vi ningún rifle o visor bueno ni de marcas europeas. Un cazador no se creía que en Europa tuviésemos monturas desmontables para los rifles y que, después de quitar y poner el visor, siguiese dando en el mismo sitio.

355 - SCI Campamento (9)La actitud de los cazadores americanos hacia la caza es muy deportiva, porque asumen con normalidad cuando no cazan nada, que es la mayoría de las veces, y si consiguen cazar algo lo viven con pasión, dándole una gran importancia a la pieza, independientemente del trofeo, y algunos que no llegaban a ver elks se marchaban contentos y reservando fecha para la temporada próxima. Hay que destacar como se adaptan los cazadores a las duras condiciones de caza: muchos de ellos se preparan antes de la cacería haciendo deporte a diario, yendo al campo de tiro a menudo y comprando cantidad de material de caza específico para la cacería del wapiti en las Montañas Rocosas.

Durante la última semana fui a Glenwood Springs a comprar alfalfa para los caballos, concretamente cuatro palés que se colocaban en un remolque muy grande. Y el último día bajé con Joe a Glenwood a comprar gasolina y calientamanos y me quedé en el hotel de Eagle para coger el avión a la mañana siguiente y volver a España.

En conclusión, la experiencia de haber estado en Estados Unidos aprendiendo sobre la caza ha sido positiva y quiero agradecer a Larry Amos y su familia, a la revista Caza y Safaris y al Safari Club Internacional la oportunidad que me han brindado. ¡Gracias!

 

Por Antonio Vargas Martínez.

Deja un comentario