Bulgaria restablece la prohibición de cazar osos pardos

Bulgaria ha decidido abandonar su cuota mínima de caza de osos pardos, establecida en un 3%, y volver a imponer, mediante un proyecto de ley, la prohibición de la caza de este plantígrado.

 

El oso pardo es una especie protegida según la Directiva 92/43/CEE relativa a la conservación de los hábitats naturales, pero la legislación de la Unión Europea permite a los Estados miembros autorizar excepciones y autorizar ciertos cupos de caza si hay un exceso de población o se están provocando daños o ataques, siempre que no haya otra solución satisfactoria y que no suponga perjudicar el mantenimiento de la población de la especie en su área de distribución natural.

En junio, la Comisión Europea solicitó a las autoridades búlgaras información respecto a las modificaciones de la Ley de Conservación de Especies de Caza y sobre la política general para la protección de la especie. Después de evaluar los datos, la Comisión señaló que existía un posible incumplimiento de las disposiciones de la Directiva del Consejo 92/43/CEE, de 21 de mayo de 1992, (Directiva Hábitats), lo que llevó a emprender acciones legales contra Bulgaria por no cumplir adecuadamente con sus obligaciones.

El Gobierno búlgaro introdujo las cuotas de caza de oso pardo por primera vez en 2011, habiendo estado prohibid en el país desde hace más de veinte años.

En 2011 se calculó que la población de oso pardo en Bulgaria alcanzaba los 550 ejemplares, permitiéndose la caza en 2011 de 17 osos, como medida de control después de que se produjeran varios ataques a diversas personas.

Deja un comentario