Un programa de la BBC desvela la ruta del marfil ilegal hacia China

2
A pesar de que la prohibición del comercio internacional ilegal de marfil lleva en vigor 23 años, la población de elefantes africanos sigue estando en peligro por los furtivos, que matan cada año cientos de paquidermos para obtener el preciado marfil que acaba siendo vendido en China.
Recientemente el programa Panorama de la BBC desvelaba cuál es la ruta que sigue el marfil obtenido ilegalmente.

Marfil ilegal en mercados al aire libre
Reporteros de la televisión pública británica desplazados hasta Kinshasa, la capital de la República Democrática del Congo, obtuvieron pruebas de cómo el marfil furtivo está abiertamente a la venta en grandes mercados no regulados. Pese a que los comerciantes se resistían a ser filmados por el equipo de reporteros de la BBC, un periodista chino de la BBC logró atraer rápidamente la atención de los vendedores al usar la palabra ‘China’ para el marfil.
En uno de los mercados, al reportero le ofrecieron colmillos completos de marfil en bruto, incluyendo una pieza gigante de alrededor de 1,5 m de largo, por 10.000 dólares. Según Tom Milliken, un activista en campañas contra el comercio ilegal de marfil, «estos mercados son frecuentados por comunidades de expatriados y empresarios de China». Milliken estima que en un solo día «el marfil de más de 200 elefantes ha estado en las mesas para la venta”.

La vía keniata
El marfil cazado furtivamente en el Congo o en otros países a menudo se envía a través de Kenia. A pesar de los esfuerzos policiales, casi el 85% de marfil confiscado en todo el mundo que puede ser rastreado llegó o pasó a través de África oriental, en gran parte a través del aeropuerto internacional de Nairobi.
Para los funcionarios keniatas, China es el verdadero destino del marfil. «El noventa por ciento de todas las personas que hemos detenido en los aeropuertos transportando marfil son chinos», declaró al programa de la BBC Julius Kipngetich, director del Servicio de Protección Natural de Kenia.
Según Kipngetich, «Los destinos de todo el marfil de contrabando son siempre los países vecinos alrededor de China». Un buen ejemplo es Malasia, país que no había hecho una sola confiscación grande de marfil en casi una década hasta el segundo semestre del pasado 2011, cuando realizó varias incautaciones por un total de seis toneladas de marfil, procedentes de unos 700 elefantes muertos.

Las irregularidades de las tiendas ‘legales’
En 2008, a China y Japón se les permitió hacer una compra única de marfil de origen legal de África, siempre que se diera una adecuada regulación del mercado interno. Cada tienda de marfil debe estar registrada oficialmente ante las autoridades, y se supone que todos los elementos expuestos en las vitrinas deben tener su propia tarjeta de identificación para que cada pieza de marfil se pueda rastrear después de la venta.
Pese a todo, los periodistas del programa de la BBC no tuvieron dificultad para comprar marfil sin certificación en una de las tiendas con licencia de las autoridades para vender marfil, que existen en un número de ciudades chinas. Además, en un establecimiento de Guangzhou, un equipo encubierto de la BBC encontró muchos artículos sin certificado en la vitrina, e incluso adquirieron un
broche de collar de la tienda por valor de 25 dólares sin que la tienda emitiera una tarjeta de identificación con él, de forma que resulta imposible probar que el marfil era legal.
Lejos de las tiendas legales, el equipo del programa Panorama de la BBC también pudo acceder a marfil en el mercado negro chino. Un comerciante llegó a ofrecer a los periodistas 15 artículos de marfil de un valor de casi 75.000 dólares, asegurando además que la mercancía podía ser entregada dentro de 24 horas.
No se ha encontrado hasta ahora un enlace directo entre las ventas legales y el aumento de las muertes de animales o el comercio. Pero los activistas temen que la existencia de un comercio legal está ayudando a dar cobertura a un mercado negro mucho más extenso. Según asegura Grace Ge Gabriel, del Fondo Internacional para el Bienestar Animal, «Hemos encontrado que cada actividad legal viene con casi seis actividades comerciales ilegales. Así que este mercado interno ofrece oportunidades para el blanqueo de marfil obtenido ilegalmente».
En un comunicado, el gobierno chino asegura tener una “posición coherente y firme para luchar contra el comercio ilegal de marfil”, y señaló que las posibles infracciones individuales no deben ser usadas para negar “los esfuerzos y avances que China ha hecho”.

Deja un comentario