Caza menor: la gran escuela de la caza con arco


Siguiendo el dicho de los arqueros, en la caza con arco no hay pieza pequeña. El arco es un arma muy válida para todo tipo de caza y, por supuesto, para la menor. Para cualquier arquero cazar una pieza, por pequeña que sea, es motivo de felicidad; pero no sólo eso, es un perfecto entrenamiento para pasarnos a la caza mayor.

Por Jorge Peraza Cabrera (www.oncagear.es)   

La principal pieza de caza menor para el arquero suele ser el conejo.
Estos pequeños animales nos harán divertirnos intentando rececharlos. Son muy rápidos y esquivan muy bien las flechas.
A la espera se suele tener mejores resultados en la caza con arco a los conejos, pero intentar rececharlos te hace pasar un día divertidísimo.
Algunas consejerías de Medio Ambiente, por ejemplo, confían en el arco como método de gestión contra plagas de conejos. Desde aquí los arqueros agradecemos esta iniciativa por la confianza que muestran en esta modalidad de caza.
Las puntas que se utilizan para caza menor, sin contar con el zorro (que se le tira con puntas de caza mayor), suelen ser puntas de impacto que, como su nombre indica, provocan la muerte por el shock del impacto de la flecha.
Quizás la modalidad más espectacular es la caza al vuelo, utilizando flechas con plumas especiales, al igual que las puntas. De las mejores satisfacciones que hay es abatir una pieza en el aire con una flecha.
Otro animal que resulta muy entretenido de cazar con arco es el zorro, muy astutos, ágiles, rápidos y con buenísimos vista y oído. Suele cazarse a la espera.
Las plumas en colores llamativos son casi obligadas en esta modalidad de caza, ya que no es difícil perder flechas. La más usada es la de carbono. Recordad que hay que revisar las flechas cuando se recuperen: pueden tener un golpe y, sin darnos cuenta, pueden partirse en vuelo, pudiendo provocar un accidente.
Otra modalidad de caza que cada vez gana más adeptos es la de la perdiz con reclamo. Aquí es necesario tener mucha precisión en el tiro para no estropear el pájaro.
Es importantísimo, ya que son blancos muy pequeños, conocer exactamente la distancia; por eso un buen telémetro nos va a ayudar. Cualquier arco nos vale para la caza menor, siendo más importante la colocación de la flecha que la potencia del arco. Cualquier pieza de caza menor se convierte en una alegría al cazarla. Sólo hay que intentarlo . CyS

 

Deja un comentario