La disponibilidad de alimento determina la viabilidad de los pollos de tórtola europea

La tórtola europea (Streptopelia turtur)​es una de las aves que ha sufrido un mayor descenso poblacional en las últimas décadas, siendo numerosas las causas que han dado lugar a que, en el momento actual, se encuentre considerada como vulnerable según los criterios de la Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza.

Su hábitat ideal, ligado a sistemas agrarios en los que se intercalan sotobosques, ha desaparecido en amplias zonas de la mano de concentraciones parcelarias y una agricultura cada vez más intensiva que no sólo provoca un deterioro del entorno de elección para la especie, sino que puede llegar a comprometer la disponibilidad de alimento en periodos que pueden resultar críticos.

En este sentido un trabajo publicado este mismo año por Dunn y colaboradores, analizó, mediante radioseguimiento de ejemplares, la importancia de la disponibilidad de alimento durante la época reproductiva, concretamente, una vez que los pollos habían nacido y comenzaban a dar los primeros vuelos y a alimentarse por sí solos. El estudio apunta que ya es conocido que una restricción en la disponibilidad de semillas provoca una disminución en la reproducción de las tórtolas, pero destaca la necesidad de analizar qué sucede cuando esto ocurre una vez que los pollos nacen.

Los autores observaron que los volantones permanecen muy cerca de sus nidos durante las tres primeras semanas tras el nacimiento, manteniéndose en un entorno inferior a los veinte metros de diámetro durante más de  la mitad del tiempo y no superando una distancia de 329 metros en el noventa y cinco por ciento de los casos. En ese entorno, además, eligen zonas con mayor abundancia de semillas, fundamentalmente pastos seminaturales con pastoreo reducido y barbechos.

El trabajo destaca, además, que los ejemplares que contaban con una mejor condición corporal a los siete días del nacimiento, presentaban también una supervivencia mayor tras treinta días, factor directamente relacionado con la presencia de alimento suficiente y hábitats de calidad.

De ese modo, los autores concluyen que esa disponibilidad de alimento de calidad es crucial para la supervivencia de juveniles, tanto cuando son los adultos los encargados de alimentar a los pollos, como cuando estos comienzan a alimentarse por sí solos, por lo que el mantenimiento de agrosistemas de calidad en áreas próximas a los entornos de nidificación de la tórtola europea supone una importante medida para la recuperación de la especie. 

Para que los ejemplares juveniles de tórtola europea sobrevivan, este estudio concluye que es vital que dispongan de alimento de calidad, tanto cuando son los adultos se encargan de alimentar a los pollos, como cuando estos comienzan a comer por sí solos. Por este motivo, para recuperar la especie es crucial mantener agrosistemas de calidad en áreas próximas a los entornos de nidificación de la tórtola.

Por C. Sánchez y C. Díez – Equipo Técnico de www.cienciaycaza.org

Deja un comentario