En portada. Claves para abatir el macareno soñado

portada aguardos

Aprieta el calor, las noches son largas y la luna acompaña a los intrépidos cazadores que se afanan por encontrarse en la penumbra de una cálida noche de verano con el macareno soñado: es tiempo de esperas al jabalí.

Una modalidad centenaria que cuenta con cientos de aficionados que, año tras año, aguardan ansiosos las noches de luna para salir a disfrutar de una práctica ancestral, llena de secretos que hacen que los resultados puedan ser dispares, aun en condiciones muy similares. Se trata, además, de una práctica selectiva, por lo que, bien ejecutada, puede ser herramienta de gran interés en la gestión de nuestros cotos de caza mayor. A través de la espera se puede controlar hembras, gestionar machos excedentarios y vigilar animales enfermos, entre otros.

Deja un comentario