A traílla con Mauser. Probamos el Mauser M12 Pure

No es la primera vez que probamos en estas páginas al Mauser M12. El modelo más reciente de la casa alemana viene ahora, aun si cabe, vestido al más puro gusto clásico. En el fondo se trata simplemente de un guiño al abuelo, al omnipresente Mauser M98 y a sus versiones Sport, la vaca sagrada de la marca que sigue representando tanto la modernidad en cerrojo como el mismo día en el que apareció.

Y es que si algo destaca en Mauser es en ofrecer armas bien fabricadas que, aun pudiendo innovar, demuestra maestría en lo que entendemos por cerrojos convencionales, conjugando carácter y diseño siempre cerca de la tradición.

El M12 Pure viene a sustituir a la versión Basic, sumando una suerte de detalles que consigue hacerlo un poco más Mauser.

Para su prueba nos sumergimos de lleno en una de las modalidades más tradicionales en caza mayor: la batida de jabalí con perros de rastro. Viajamos a León, a una de esas reservas de montaña ricas en caza, paisajes y paisanajes. Mampodre nos recibe con tiempo de norte, un clima duro y lluvioso que pone en apuros equipo y afición, haciendo de la modalidad especialmente intensa. Acompáñenme, desgranemos esos detalles que hacen del M12 una muy interesante opción, descubramos un arma a la altura de una modalidad tan auténtica como la batida de jabalí a traílla.

Deja un comentario