La Policía Foral pide colaboración ciudadana para acabar con métodos de caza ilegales

Fuente: Diario de Navarra.es-31/03/2012

La Policía Foral anima a quien encuentre animales atrapados en trampas ilegales a alertar a los servicios de emergencia, ya que estos artefactos causan graves perjuicios a la fauna. El llamamiento a la colaboración se produce después de que unas personas localizaran un zorro vivo retenido por un lazo, cuyo uso está prohibido, y otro ejemplar muerto, además de una trampa colocada junto a una madriguera.

El pasado 11 de marzo de 2012 la Brigada de Medio Ambiente de Policía Foral recibió el aviso de unos ciudadanos de que habían localizado un zorro vivo que estaba atrapado por un lazo en el término municipal de Beire. Agentes de la Brigada se trasladaron al lugar para comprobar, en primer lugar, si se trataba de un sistema de captura de los que son utilizados en casos de autorizaciones especiales de caza, así como para ver las condiciones en las que se encontraba el animal y si era viable su liberación.

Los policías verificaron que el lazo en el que estaba retenido el zorro no era del tipo usado cuando se conceden autorizaciones especiales, ya que carecía del tope que hace que sea selectivo al permitir limitar el tamaño de los animales que puede capturar. El zorro estaba atrapado por la zona abdominal y en aparentes buenas condiciones para poder sobrevivir, por lo que los agentes cortaron el alambre del lazo dejando libre al animal.

El Departamento de Medio Ambiente autoriza puntualmente en Tafalla la captura de zorros mediante reclamo eléctrico, pero no con lazos. El reclamo, conocido como ‘el chillo’, emite un sonido similar al grito de un conejo herido que engaña y atrae a los zorros, que de esta forma pueden ser abatidos.

La práctica de poner lazos para capturar zorros está prohibida, y el modelo utilizado en este caso es especialmente dañino ya que, al carecer de un tope, no es selectivo y puede atrapar y matar ejemplares de otras especies presentes en la zona, como ginetas o hurones. Sin embargo, es un sistema que se utiliza de forma ilegal en Navarra para tratar de limitar la proliferación de especies depredadoras de la caza menor.

Desde la Policía Foral se solicita a quien encuentre animales capturados por trampas ilegales que avise a los servicios de emergencia, porque así contribuyen a paliar el grave perjuicio medioambiental que causan los métodos prohibidos de caza.

Deja un comentario