Cazadores de Portas advierten del posible salto de animales a la AP9

Es un reclamo que se ha repetido los últimos años y amenaza con convertirse en una lamentable tradición. La valla que separa la AP-9 de los caminos forestales de Portas presenta visibles agujeros a ras de suelo. Algunos más grandes, otros más pequeños, pero muchos del tamaño suficiente para que un perro de caza se despiste y acabe provocando una situación de peligro en la autopista, publica lavozdegalicia.es.

Manuel Martínez, presidente de la asociación de caza de Portas, conoce bien la situación y analiza metro a metro la valla a medida que la recorre. Todos los años pierde algún perro que se escabulle hacia ella y acaba atropellado irremediablemente por vehículos que circulan a más de 100 kilómetros por hora. Hace aproximadamente seis años, recuerda como un jabalí causó un siniestro, aunque desde aquellas, la empresa responsable, Audasa, comenzó a mostrar más interés por contener el problema.

«Os animais son así, non entenden de lindes se non están totalmente cerrados», reconoce Martínez. «Non pedimos unha valla cen por cen impermeable, iso é imposible, pero é que hai zonas nas que en cen metros atopas os buratos que queiras».

Ayer comenzó la temporada de adiestramiento de perros, que se desarrollará a lo largo de todo el mes de junio. Las miradas se han posado sobre la valla y ya piensan en mandar un escrito a la compañía responsable. Recuerdan que ellos no son los encargados de este control, ni quieren, año tras año, tener que avisar en la misma época, pero ante la situación no les queda otra.

«Nós queremos desenvolver a nosa actividade con tódalas precaucións posibles», señala el representante de la asociación. «Non queremos que un can provoque un accidente e quedemos coma os responsables dese erro, que pode ser un golpe, unha morte ou varias. Ten pasado, é nunca se resolve ben».

Causas del desgaste

En el 90 % de los casos, Manuel Martínez cree que es el propio equipo de mantenimiento y limpieza de la autopista el que causa estos agujeros. «¿Algún veciño pode vir e cortar 10 centímetros para un galiñeiro? Vale, pero se alguén se fixa, ve claramente que xusto despois de desbrozar aparecen estes buratos».

Algunos árboles han crecido con la valla entre sus raíces, y se ve que llevan años así, no es algo nuevo o casual. La limpieza de esos metros de maleza es imposible sin quitar todo ese trozo de valla y volver a plantar, pero no parece que ese sea el procedimiento habitual.

La autopista atraviesa el Concello a lo largo de varios kilómetros, con un camino de tierra en paralelo. Antiguamente llegó a haber dos rejas de separación, pero ya ha llovido desde entonces. Tras una primera limpieza de los arbustos, la valla de la parte inferior quedó abandonada y se conservó solo la superior, a pie del vial de alta velocidad.

«Se avisamos é por unha cuestión de seguridade. Non queremos que chegue a pasar nada, e cremos que hai cousas que se poden evitar, como é este caso», afirma Martínez, mientras muestra un agujero a ras del suelo por el que podría caber ya no un perro o un conejo, sino una persona adulta.

Publicado en lavozdegalicia.es.

Deja un comentario