Los galgueros, en el punto de mira por el incendio de Olivenza

Son los galgueros. Todos los veranos es la misma historia». Así de tajante se mostraba ayer uno de los propietarios de las parcelas que el pasado domingo vieron que, un año más, el fuego cercaba la zona. Ocurrió en el camino que une la carretera de Olivenza (a la altura del kilómetro 2,5) con la urbanización Las Vaguadas, según publica hoy.es.

Ese entorno está habilitado como zona de caza limitada con perros y es muy frecuentado por los galgueros durante la temporada de caza de liebres. Ellos están en el punto de mira de los vecinos, como responsables de los fuegos estivales.

En total, ardieron 50 hectáreas de pasto, trigo cortado y eucaliptos entre las dos y las seis de la tarde, en un incendio que los bomberos de Badajoz tardaron dos horas en sofocar. Recibieron ayuda de agentes del Infoex y del parque de Olivenza del Consorcio de Bomberos de la Diputación. También intervino la Guardia Civil.

El propietario de una de las fincas, agente de la Guardia Civil ya retirado, explicaba ayer que «los galgueros echan a arder los pastos porque como están muy altos los galgos ni ven a las liebres ni pueden correr tan rápido y también cortan las vallas de las parcelas para que no se lastimen».

Investigar las causas

Esta opinión es compartida por otros vecinos que muestran su hartazgo al comprobar que todos los veranos se repite la misma escena. Temen que algún año haya que lamentar males mayores.

El incendio del domingo no causó apenas daños materiales, afectando a alguna casa de aperos y a un tramo de la valla del Centro Reto, que se vino abajo tras caerle encima un eucalipto en llamas.

Podría haber sido mucho más grave porque, tal y como trasladaba el director de este centro ayer, «las pacas de heno para nuestro ganado estaban junto a uno de los terrenos que se han quemado y abajo tenemos un depósito de gasolina que afortunadamente no ha ardido».

En Reto, cuando se avecina la temporada de incendios, hacen un cortafuegos rodeando el perímetro de sus instalaciones. El domingo resultó efectivo, ya que pese a que salieron ardiendo tres terrenos colindantes al Centro Reto, las llamas no llegaron a entrar dentro del recinto.

Esta preocupación también se la trasladaron los propios vecinos, la mayoría residentes solo los fines de semana, a los efectivos de bomberos que acudieron a apagar el fuego, solicitando que se investiguen las causas para intentar dar con los culpables y evitar así que cada verano se vean sorprendidos por las llamas.

El domingo fueron necesarios cinco camiones, dos vehículos pick-up y dos furgonetas de mando.

Publicado en hoy.es.

Deja un comentario