Detienen a un hombre por colocar cebos envenenados en Poza Cañada

Fuente: ABC.es – 05/05/2012

Un hombre de 61 años, J.L.V.G., vecino de Alicante, ha sido detenido en Albacete acusado de un delito contra la flora, la fauna y los animales domésticos al usar cebos envenenados con fines cinegéticos.

Según informó la Subdelegación del Gobierno en Albacete, la detención la han realizado efectivos del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), pertenecientes a la Comandancia de la Guardia Civil de Albacete.

Las investigaciones se iniciaron el pasado 19 de abril, al conocerse la aparición de un perro pastoril muerto con síntomas de envenenamiento en un paraje ubicado en el término municipal de Pozo Cañada. En colaboración con el Cuerpo de Agentes Medioambientales del Gobierno regional y con perros detectores de cebos envenenados pertenecientes a la unidad canina, los agentes del Seprona procedieron al rastreo de la zona en la que apareció el perro envenenado.

Así, localizaron varios cebos envenenados y cadáveres de animales que podrían haber muerto como consecuencia de su ingesta, entre ellos un águila real, un ratón de campo y un jabalí. Como consecuencia de estos resultados, el equipo del Seprona de Albacete inició una investigación y localizó y detuvo al presunto autor de la colocación de los cebos envenenados.

El «modus operandi» del detenido consistía en impregnar pedazos de carne con un potente veneno que provocaba una muerte muy rápida (incluso en animales de tamaño considerable). A continuación, los cebos envenenados eran esparcidos a lo largo del monte, especialmente en las zonas donde las alimañas tiene más querencia (pasos, bebederos y madrigueras) para que los detectaran y los consumieran, provocando su muerte.

La finalidad de quienes colocan estos cebos envenenados es eliminar alimañas y otra serie de animales que se alimentan de las piezas de caza, especialmente zorros, para que la población de fauna cinegética crezca y haya un mayor rendimiento. Las mismas fuentes detallaron que el problema más grave de la colocación de estos cebos en el medio natural es su efecto indiscriminado.

Deja un comentario