¿Guerra sucia contra el parany?

Fuente: LasProvincias.es – I. Palacios, 11/05/2012

Tres incendios en sólo dos meses es mucha casualidad. Eso es lo que opinan los miembros de la Asociación de Paranyers de la Comunitat (Apaval), que están convencidos de que estos siniestros, que afectaron a tres paranys de Vila-real, son «intencionados», y que detrás de los mismos hay una clara intencionalidad de atacar a esta modalidad cinegética, todavía prohibida pese a que el Consell está intentando legalizarla de nuevo.

Concretamente, el fuego afectó a dos recintos de la partida Solades y a uno situado en la partida Madrigal. Se da la circunstancia de que en esta última localización se encuentran muchos de los paranys de la localidad. Dos de los fuegos afectaron únicamente a lo que es el parany en sí, esto es, al árbol en el que se coloca la liga en la que quedan atrapados los tordos.

Sin embargo, el otro, que afectó a un recinto de la partida Solades, también se llevó por delante la caseta de campo que estaba junto al arbolado, arrasando los muebles y los electrodomésticos que había en su interior y dejando el inmueble prácticamente inservible.

Para llegar a la conclusión de que estos siniestros no son casuales, los miembros de Apaval no se basan únicamente en el corto periodo de tiempo transcurrido entre un fuego y otro, sino que señalan también otras evidencias, como por ejemplo el hecho de que las herramientas utilizadas para la caza estuvieran arrancadas y desperdigadas por el suelo en zonas donde no habían llegado las llamas.

Asimismo, señalan que recientemente tuvo lugar otro incendio en un parany de la Vall d’Albaida, que creen que también podría estar relacionado con los de Vila-real.

Hay que recordar que la posible legalización de esta modalidad de caza -que también se practica en Catalunya y Aragón- ha provocado encendidas reacciones en contra, especialmente de grupos ecologistas -Gecen en el caso de la provincia de Castellón-.

El conflicto radica en la selectividad y en la no masividad de esta modalidad de caza, defendida por unos y negada por otros. Así, mientras que los aficionados aseguran que mediante el método de la liga se garantiza que únicamente se cazan las especies permitidas, los ecologistas afirman que dicho dispositivo atrapa cualquier tipo de ave. Además, denuncian que se cazan tordos en cantidades excesivas, extremo negado por los ‘paranyers’.

Deja un comentario