La mediación de la Diputación consigue que sólo ocho de 150 cotos renuncien a cazar

Fuente: ElCorreo.com – 17/05/2012

La Diputación ha conseguido frenar la sangría que suponía que cinco decenas de cotos pertenecientes a la asociación ACCA renunciasen a cazar tal y como habían decidido hacer en asamblea por culpa del recorte foral en las ayudas a los seguros de responsabilidad civil que cubren los accidentes con animales salvajes.

Finalmente, han sido sólo ocho los que han cumplido la amenaza de marcharse y colgar las escopetas. El daño es menor de lo esperado porque fueron cincuenta los que se posicionaron a favor de renunciar. Sin embargo, muchos aficionados creen que se ha abierto una herida muy difícil de curar entre el colectivo cinegético y las instituciones.

«Hasta la fecha han sido cinco los cotos que han formalizado su renuncia y tres han avisado por teléfono de que lo harán. Hay que tener en cuenta que existe un contrato con los propietarios de los terrenos, las juntas administrativas, que deben aceptar la renuncia», explicó un portavoz del departamento de Medio Ambiente.

Se trata de un 4% del total de 150 cotos existentes en Álava, entre ellos el de Elvillar, que dirige Teófilo Ruiz de Viñaspre, que automáticamente ha cesado como presidente de ACCA. Ruiz de Viñaspre había liderado el plante de los cazadores criticando duramente la gestión de la institución foral. «No han negociado con nosotros y han hecho de agente de seguros. Es el resultado de una nefasta actuación con los cazadores, un colectivo que realiza una importante labor social y económica en la provincia. Es el fin de veinte años de buen entendimiento y una gestión ejemplar desde los colectivos de cazadores», añadió.

La Diputación ha elogiado el esfuerzo realizado para mediar en una dura negociación, uno por uno con todos los cotos, para presentar las ofertas de las empresas aseguradoras y evitar el caos. «Unos han decidido firmar una póliza de forma privada, otros han preferido la oferta de las aseguradoras y los menos han renunciado al aprovechamiento cinegético», informó el portavoz foral.

Temporada del corzo

La situación va a tener una consecuencia inmediata porque ahora está abierta la temporada del corzo, uno de los animales que más ha crecido en número en los últimos años. «Si en los cotos donde cesa la actividad no se caza este animal, se van a disparar los ejemplares con el consiguiente peligro para la seguridad del tráfico.

El número de siniestros cinegéticos por animales salvajes en la provincia ha subido un 66% y los daños a los agricultores, un 40% en el último año. Son dos graves problemas del mundo rural.

Deja un comentario