Dos detenidos en Alcaraz (Albacete) por usar cebos envenenados

Fuente: Agroinformación – 14/05/2012

La Guardia Civil ha detenido en Alcaraz (Albacete) a dos vecinos de municipios de Córdoba por haber usado supuestamente cebos envenenados con fines cinegéticos en un coto de caza, lo que ha ocasionado la muerte de varios animales, entre ellos un perro, un zorro y un lirón careto.

Los detenidos M.Z.A, de 44 años y vecino de Priego (Córdoba) y P.M.C.M., de 39 años y natural de Almedinilla (Córdoba), han sido detenidos tras una investigación llevada a cabo por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), ha informado el sábado la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha.

Se les considera presuntos autores de un delito contra la flora, la fauna y los animales domésticos, consistente en el empleo de veneno con fines cinegéticos.

La actuación se enmarca en los servicios preventivos que efectúa el Seprona de la Comandancia de la Guardia Civil de Albacete, dentro del programa “Antídoto”.

Las investigaciones comenzaron el pasado 27 de abril, tras tener conocimiento a través de la denuncia de un ciudadano de la aparición de un perro muerto con síntomas de envenenamiento en un coto privado de caza ubicado dentro del término municipal de Povedilla-Alcaraz (Albacete).

Tras recibir la denuncia, comenzó el rastreo del coto por parte de miembros de la patrulla del Seprona de Alcaraz, de agentes medioambientales y de perros detectores de cebos envenenados de la Unidad Canina del Cuerpo de Agentes Medioambientales la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

El rastreo permitió la localización y el levantamiento de 26 cebos envenenados, así como de tres cadáveres de animales que podrían haber muerto como consecuencia de su ingesta, entre ellos un perro, un zorro y un lirón careto.

A raíz de los hallazgos, los agentes del Seprona pudieron localizar y detener a los presuntos autores de la colocación de cebos envenenados.

Los detenidos impregnaban pedazos de carne embutida con un producto tóxico, que se colocaban sujetos por un alambre a diferentes arbustos, a una altura del suelo de entre 10 y 40 centímetros, preferentemente en los lugares de paso de las alimañas, para que una vez detectados por estas los consumieran, provocando su ingesta una muerte rápida.

Con la finalidad de tener controlados rápidamente todos los cebos, solían marcar los lugares donde se hallaban los mismos, colocando la vaina de un cartucho de caza vacío en una rama previamente partida de algún arbusto cercano.

Los dos detenidos han sido entregados al Juzgado de Instrucción de Alzaraz, junto con las diligencias instruidas.

Deja un comentario