La falta de alimento empuja a los buitres a los vertederos y a la caza

Fuente: ABC.es – 9/05/2012 – 13.57h

La falta de alimento en los comederos para aves necrófagas empuja a los vertederos a especies protegidas como los buitres negros y leonados que, por hambre, empiezan a manifestar conductas desviadas de caza.

El colectivo castellanoleonés Azálvaro, que tiene entre sus objetivos gestionar la recogida y eliminación de restos de animales en zonas de influencia de aves de carroña, ha explicado que, aunque habituados a resistir largos periodos de hambruna, algunos buitres empiezan a alimentarse de animales vivos.

El presidente del grupo, José Aguilera, ha precisado, sin embargo, que considera más preocupante la tendencia creciente de estas aves a acudir a alimentarse a los vertederos. En el de la planta de residuos de Urraca-Miguel, a 16 kilómetros de Ávila, suelen agruparse mas de 70 buitres negros y hasta 400 leonados que buscan carroña y terminan comiendo plástico, ha asegurado.

Según Aguilera, son fáciles de identificar, entre la basura, las bolas de alimento no digerido que regurgitan las aves y ha denunciado el peligro de envenenamiento que corren con estas tendencias de alimentación desnaturalizada.

Crisis de alimento
La crisis de alimento de los buitres, que se ha acrecentado durante los últimos cinco años, tiene su origen en la legislación europea que, tras el descubrimiento de la conocida como enfermedad de las “vacas locas” (EEB), en los años 90, impide el abandono en campo abierto de restos de animales. Se rompió así la cadena de alimentación natural de la que dependen importantes aves necrófagas que anidan y se reproducen en España.

Datos en los que coinciden en sector ganadero, la administración y conservacionistas señalan que en España se reproduce el 98% de la población europea de buitre negro y el 94% del leonado, el 82% del alimoche y el 66% del quebrantahuesos.

El censo estimado total ronda los 120.000 ejemplares, para los que se necesitaría un comedero por cada 40 aves; unos 3.000 en toda España. Y sólo para el buitre leonado haría falta entre 35 y 49 toneladas de carne diaria, de 12.775 a 17.885 toneladas anuales.

Estas especies se han beneficiado de proyectos de recuperación de la Unión Europea que las ha salvado del peligro de extinción, por lo que resulta incongruente que ahora se vean nuevamente amenazadas por falta de alimento, ha apuntado Aguilera.

Deja un comentario