Extremadura prevé una buena temporada de mayor e incertidumbre en la menor

La región espera superar las casi 1.500 monterías y batidas que se celebraron en la campaña anterior. Este año la captura de conejos se permite desde mañana, pero las poblaciones siguen en mínimos.

Buenas perspectivas para la caza mayor e incertidumbre y cautela en la menor. La temporada cinegética arranca en Extremadura marcada por las altas temperaturas que se están registrando en este mes de octubre y la preocupación por la escasez de las poblaciones de conejo, la especie «estrella» de la caza menor, que este año podrá volver a capturarse junto a perdices o liebres desde mañana, 12 de octubre. Por su parte, las primeras monterías y batidas se celebraron ya el pasado fin de semana y estuvieron protagonizadas por las altas temperaturas y la falta de agua en el campo, factores que dificultaron la labor tanto a los cazadores como a sus ayudantes y las propias rehalas por la sequía del terreno y la falta de charcas y arroyos.

Aún así, las previsiones para la caza mayor son muy halagüeñas, pues se trata de un sector que va “en progresión” y desde la Federación Extremeña de Caza (Fedexcaza) apuntan incluso que en esta temporada podrían superarse las 1.436 monterías y batidas que se registraron en la región durante campaña anterior. “Las previsiones en cuanto a la caza mayor son positivas; en cuanto a la caza menor, teniendo en cuenta que la especie estrella es el conejo y no contamos con poblaciones tan numerosas, no podemos ser muy optimistas”, explica Miguel Gómez, técnico de Fedexcaza.

Respecto a la caza menor, cabe destacar que la temporada arranca mañana y estará abierta hasta el 6 de enero de 2018. La principal novedad que introduce la Orden General de Vedas es la modificación del inicio para la captura de conejos, que vuelve a su fecha tradicional, el 12 de octubre, dando respuesta a una demanda histórica de los cazadores. Respecto a las previsiones de caza menor para esta temporada, desde Fedexcaza abogan sobre todo por la “cautela”.

La escasez de conejos que se ha venido registrando en los últimos años a causa de la última zepa de la enfermedad hemorrágica del conejo, que ha sido muy virulenta, ha reducido las poblaciones en buen número y a su vez ha hecho que el resto de especies se vean también mermadas, ya que se enfrentan a la presión del resto de depredadores y también de los cazadores. No obstante, Gómez indica que «ha sido gracias a la gestión y el control cinegético que se han mantenido y se han hecho los aprovechamientos», y en ese sentido espera que con la ayuda de los cazadores, las medidas que se tomen desde la Administración y las limitaciones y cupos se pueda ganar tiempo para que los animales desarrollen anticuerpos contra la enfermedad y el número de ejemplares pueda crecer en los próximos años.

Liebres y perdices

Respecto a la liebre (es la especie que ha mantenido la actividad ante la ausencia de conejos), Gómez vaticina que seguirá en la línea de años anteriores. En relación a la perdiz, señala que no ha sido un mal año de cría, pero pide cautela ya que “si la cazamos en exceso porque ha criado mucho, puede ser que vengan luego dos o tres años en los que brille por su ausencia”. Sobre las aves, ya se están viendo los primeros zorzales en los Pirineos, “lo que indica que pronto estarán aquí”, aunque al igual que el resto de pájaros migratorios no se puede saber en qué cantidades llegarán.

Respecto a la caza mayor, las perspectivas de Fedexcaza sí son muy positivas. Según Gómez, se trata de un sector “en progresión” en la región y podrían superarse las 1.436 batidas y monterías que se registraron el año pasado, ya que hay muchos cotos de caza menor que en los últimos años se están convirtiendo a mayor e incluso sociedades que zonifican y en un mismo coto gestionan caza mayor y menor ante la presencia de jabalí o ciervos. “Cada año aparecen nuevas acciones», indica el técnico de Fedexcaza, que también señala que la orden de emergencia cinegética que acaba de dictar la Junta para hacer frente a la tuberculosis bovina “es muy buena” en ese sentido porque permite el control de las especies de caza mayor ampliando las capturas de jabalíes, ciervas, gamas o hembras de muflón en monterías, batidas y ganchos. Según la Orden General de Vedas, la temporada de caza mayor se inició en Extremadura el 7 de octubre y estará activa hasta el 18 de febrero.

 

Fuente: lacronicabadajoz.com

Deja un comentario