Investigados 4 furtivos de Toledo sorprendidos en el norte de Ávila

La Guardia Civil ha instruido diligencias contra cuatro furtivos reincidentes, todos ellos vecinos del municipio toledano de Añover de Tajo, investigados como supuestos autores de un delito contra la flora y la fauna, al ser sorprendidos en el norte de la provincia de Ávila.

Según ha informado hoy en nota de prensa el Instituto Armado, el conductor del todoterreno en el que viajaban fue puesto a disposición judicial, al conducir pese a haber perdido vigencia su permiso, tras perder todos los puntos.

Los hechos se produjeron en la tarde del pasado 31 de octubre, cuando una persona llamó al 062 alertando de que un todoterreno “se encontraba furtiveando” en el coto de caza de Villanueva del Aceral, un pequeño municipio abulense, situado a unos 62 kilómetros al norte de la capital.

Al estar en marcha en la comarca de La Moraña un operativo, en el marco de la “Operación Tenazón”, se activó un dispositivo de localización y seguimiento por tierra y aire para interceptar el todoterreno, “ampliamente conocido por los vecinos del lugar así como por la Guardia Civil por ser un asiduo de la zona”.

En el interior viajaban cuatro personas con tres liebres muertas, recién cazadas, y cinco galgos que no estaban vacunados debidamente, careciendo de microchip uno de ellos.

Ante esta situación, la Guardia Civil instruyó diligencias policiales en calidad de investigados a estos cuatro vecinos de Añover de Tajo (Toledo) y se aprehendió del vehículo “como instrumento para la comisión de los delitos”, así como de los cinco galgos y las tres liebres “como prueba del delito”.

Además, el conductor del vehículo fue puesto a disposición judicial por conducir un vehículo a motor tras haber perdido vigencia del permiso de conducción por la pérdida total de puntos.

La Guardia Civil mantiene abierta esta operación, ya que no descarta que se puedan producir nuevas detenciones.

El Instituto Armado recuerda que existen grupos de personas aficionadas a las carreras de galgos que, por las características del terreno y la climatología, encuentran “idónea” esta zona para llevar a cabo dicha actividad.

Ese lugar es elegido para entrenar y probar a los perros, para que puedan participar en esas carreras o en otras en las que se sospecha que se realizan apuestas ilegales en las que “se mueve gran cantidad de dinero”.

En las mismas se utiliza a los perros que más destacan, los utilizados para la caza ilegal, llegando a abandonar o matar a aquellos animales que no llegan al nivel deseado.

Por ello, la Guardia Civil ha solicitado la “colaboración ciudadana” para “acabar con el robo de galgos en la provincia”.

Fuente: lavanguardia.com

Deja un comentario