La Guardia Civil de Ávila pide la colaboración ciudadana para acabar con el robo de galgos

El SEPRONA ha investigado a 4 furtivos reincidentes, en La Moraña. Se han aprehendido de 1 vehículo, 5 galgos y tres liebres. La operación continúa abierta.

La Guardia Civil de Ávila instruye diligencias policiales en calidad de investigados a 4 individuos, por un supuesto de delito contra la flora y la fauna. Tras la investigación realizada en junio, cuando se intervinieron a 81 galgos y se detuvo a 7 personas, los agentes alertan a los ciudadanos sobre el robo de perros, que se produce de manera reiterada, incluso sorprende que durante este año no solo han robado galgos, sino otros perros que no son de razas apropiadas para la caza furtiva.

Llamada al 062

Durante la tarde del 31 de octubre, un ciudadano llama al 062, para alertar de que un todoterreno se encontraba furtiveando en el coto de caza de Villanueva del Aceral (Ávila).

Aprovechando que hay un dispositivo operativo en la zona de La Moraña, compuesto por distintas unidades de Seguridad Ciudadana, Tráfico, el Equipo ROCA de Policía Judicial, el SEPRONA y el Grupo de Helicópteros de Torrejón de Ardóz (Madrid), con el apoyo de los Guardas de Campo, se busca a los furtivos por tierra y por aire.

Tras parar al vehículo, que es bien conocido por los vecinos y por la Guardia Civil por ser un asiduo de la zona, se identifica a los 4 ocupantes, que viajan con 5 galgos y 3 liebres muertas, que acaban de cazar. Los galgos no estaban vacunados debidamente y uno de ellos no tenía microchip.

Vecinos de Añover de Tajo

La Guardia Civil procedió in situ a la investigación de los 4 individuos, todos ellos vecinos de Añover de Tajo (Toledo), así como a la aprehensión del vehículo, por ser instrumento para la comisión de los delitos, los 5 galgos, y las 3 liebres.

El conductor del todoterreno fue puesto a disposición judicial, por parte de los agentes de Tráfico de Arévalo, por conducir un vehículo sin carné, porque ha perdido todos los puntos.

Hay que destacar que existen grupos de personas aficionadas a las carreras de galgos, que encuentran idónea la zona, por las características del terreno y la climatología, para entrenar y probar a los perros, para participar en las carreras en las que se hacen apuestas ilegales y mueven gran cantidad de dinero. Cuando el perro no lleva al nivel deseado, lo abandonan o lo matan.

Fuente: columnacero.com

Deja un comentario