Prisión para la responsable de la protectora de Torremolinos por sacrificio masivo de animales

“Es la primera vez que en España un maltratador de animales ingresará en prisión; llevábamos 20 años detrás de algo como esto, es histórico”. Nacho Paunero, presidente de la protectora El Refugio, apenas puede contener su alegría mientras relata a El Mundo la noticia. 

“Estamos eufóricos”, recalcó sobre el auto que han recibido por el Juzgado de lo Penal número 14 de Málaga por el que se requiere a Carmen Marín, ex responsable del Parque Animal de Torremolinos, a que ingrese en la cárcel voluntariamente en el plazo improrrogable de cinco días, bajo apercibimiento de acordar su busca y captura, tras ser condenada por el exterminio masivo de mascotas.

La entrada de Marín en la cárcel, argumentó Paunero, es “ineludible con la legislación vigente” tras haber sido ratificada por la Audiencia Provincial, el pasado octubre, la pena de tres años y nueve meses de prisión a la que fue condenada a principios de año. La acusada, entonces, fue declarada culpable por los delitos de falsedad documental y maltrato animal continuado toda vez que quedó demostrado que la ex presidenta de la protectora administraba, desde principios de 2008 hasta octubre de 2010, un producto eutanásico en menor dosis de la necesaria para ahorrar dinero, lo que provocaba en los perros y gatos una lenta agonía.

El procedimiento habitual era conducir a los animales, fueran sanos, jóvenes, cachorros o estuvieran preñadas, a una zona restringida para los empleados del centro, en donde se les exterminaba. En los periodos de verano llegaban a producirse hasta tres tandas de exterminio cada semana, siendo tal el volumen de sacrificios que Marín compró 15 litros de eutanásico, 25 veces más de lo que se consume en una clínica veterinaria en el periodo investigado y que, únicamente en dos de los tres años investigados, se cobró la muerte de más de 1.200 animales, según listados oficiales.

La sentencia, asimismo, condena a Marín por intrusismo profesional al administrar el producto mortal sin la titulación necesaria, y por falsedad documental, dado que simuló la firma y sello de veterinarios en los listados de animales incinerados para poder cobrar el servicio del Ayuntamiento de Torremolinos.

Aparte de la pena de prisión, a la condenada se le impone una multa cercana a 25.000 euros atendiendo a la capacidad económica de la acusada, que cuenta con más de una treintena de pisos y tres locales comerciales en Málaga capital. Deberá también indemnizar a los socios del Parque Animal y a uno de los veterinarios a los que despidió. La sentencia, a su vez, condena al empleado de la protectora acusado en este proceso como autor de los delitos de maltrato animal e intrusismo por cooperar con los sacrificios y la administración irregular del eutanásico.

Pionero

En el momento que Marín ingrese en prisión, dentro del plazo de cinco días fijado por el Juzgado, será la primera vez que en España un delito de maltrato animal se traduzca en un castigo de tal magnitud. Un hecho que casi ocurrió en 2015, cuando la jueza de lo Penal número 8 de Palma de Mallorca dictó el ingreso en prisión para el dueño de un caballo de carreras condenado a ocho meses de cárcel por matarlo a palos tras un mal resultado en una competición en Manacor. “Pero finalmente, al no tener antecedentes, no entró en prisión tal y como me lo comunicó la propia jueza en unas jornadas en las que coincidimos”, recordó Paunero, quien ahora ve un rayo de esperanza con respecto a los derechos de los animales y cuya protectora se personó como acusación popular a la causa en 2012, a la que se unió el Seprona y finalizó con la detención de la acusada.

“Esto es un llamamiento al futuro de que estaremos vigilantes; hemos asistido a cuatro modificaciones del Código Penal y cada vez conseguimos que se castiguen más, por lo que si alguien maltrata a un animal y hay pruebas y testigos, hay posibilidades de llevarlo ante la Justicia”, expuso el presidente de El Refugio, organización que está inmersa “en casi un centenar de procedimientos penales, civiles y administrativos a lo largo de España”. Ahora, tras dictaminar el Juzgado que “no procede” el recurso presentado por Marín, ésta se convertirá en la primera encarcelada por exterminar animales.

Fuente: elmundo.es

Deja un comentario