‘El lobo’, por Adri-BMA

Tú, si tú, el cánido entre cánidos… El rey de la sierra, el jefe del monte… Aquel al que los humanos no nos atrevemos casi a mencionar… Un Dios entre animales, no te temo, no me das miedo, no te idolatro…, pero reconozco que eres especial, que tu astucia avasalla tus propios instintos.

Admiro la forma en que te escabulles entre las jaras del monte con el cuerpo pegado al suelo con las orejas gachas y con el rabo entre las patas, no por miedo, sino para recortar tu silueta y pasar inadvertido. Fantasma entre fantasmas superas las expectativas de cualquier animal, conoces tus rutinas, las cambias y, si puedes y observas seguridad, vuelves, atacas sin piedad ni rencor, ya que eres un animal… estás dominado por tus más puros instintos… eres leal y noble con los tuyos, respondes a una jerarquía muy definida…

Sin embargo, no hay dos como tú, todos sois distintos, todos sois únicos, sois odiados e, incluso, temidos, pero yo no os odio, yo os entiendo e, incluso, os aprecio… Tenéis la mala suerte de haber resultado instrumento y arma arrojadiza en debates, eres la polémica hecha carne… Sin embargo, no nos olvidemos que poblabas los bosques antes que nosotros y que te debemos respeto, aunque tengamos que mantenerte a raya en ciertas ocasiones… Eres especial y siempre lo serás…

Nunca olvidaré la primera vez que nos encontramos: yo era un simple crío y tú la perfecta máquina de caza jamás diseñada, me respetaste incluso sabiendo que no era una amenaza y era presa fácil, no eres malo… eres bueno, yo te entiendo…. Ese día se fusionaron nuestras miradas y parte de ti quedó en mí… Somos muy parecidos, nobles y protectores en la manada, pero duros y fieros en la batalla. Siempre tuyo, Canis lupus signatus.

 

Autor: Adri-BMA / https://www.facebook.com/Cinegetics/

Imagen: Carlos Romero

Deja un comentario