Volkswagen Amarok Canyon, Lobo con piel de cordero

Volkswagen se reafirma en el sector pick-up con el lanzamiento de la serie especial Canyon. Un modelo exclusivo, atractivo y potente bajo la denominación de un gran depredador.

 Los indios Inuit ya utilizaban tan singular palabra, amarok, para designar al lobo como un auténtico depredador de aspecto dócil y corazón salvaje. Pero, para diferenciarlo de su especie, el color cobre lo caracteriza, dispuesto por la firma para competir con otras pick-ups ya clásicas, como las superventas Navara de Nissan o la L200 de Mitsubishi,  vehículos que llevan largo tiempo en producción y con varias evoluciones. Sin duda, la marca germana no podía entrar de mejor manera para reclamar su parte en este segmento, el de los pick-ups o todoterrenos con caja abierta.

Llama la atención, además de su mencionado color copper orange, algunos detalles estéticos del mismo tono, el paragolpes trasero, estribos y pasos de rueda  en negro y fabricados en material más sufrido, ideal para los roces en caminos cerrados, pilotos traseros oscurecidos o que, de serie, ya monta neumáticos off-road. Opcionalmente se puede solicitar otra goma para las ruedas y medida de 18 pulgadas, si el uso que le vamos a dar es más de asfalto. Si queremos los faros de techo o la caja cubre-bañera hemos de pagar un plus, también por el diferencial trasero bloqueable de forma mecánica, una herramienta esencial para este tipo de vehículo en un escenario de caza complicado.

 

El Amarok Canyon ofrece dos tipos de tracción, permanente y conectable, siendo esta última la ideal para un uso más campero. También cuenta con motorizaciones en 140 o 180 CV, y esta última incorpora propulsor biturbo y, de forma opcional, caja de cambios automática que optimiza su par motor. La variante con tracción total permanente tiene un diferencial trasero de tipo torsen y un reparto de fuerza del motor 40/60 entre el eje delantero y trasero, respectivamente, y en función de las condiciones de adherencia puede variar esta proporción. Sin embargo, el modelo con tracción total permanente tiene un embrague que conecta ambos ejes mediante un pulsador incorporado en el salpicadero, pero que sólo se puede accionar cuando la adherencia de las ruedas es crítica. Esta variante de más alta gama, por su propulsión y su tracción, cuenta, además, con sistema de reductora.

 

Cuando está activado el programa off-road mediante accionador en el salpicadero, éste modifica electrónicamente los diferentes sistemas de ABS, control de estabilidad, tracción y asistente de descenso para poder sortear terrenos resbaladizos, ya sea nieve, barro, gravilla o arena.

 

El vehículo sólo se fabricará, de momento, con cabina doble y tiene una longitud total de 1,55 metros, con un ancho de 1,62, con un espacio de carga en su caja de 2,5 metros cuadrados, con carga máxima de 889 kilos. Y, dependiendo del motor, podrá remolcar hasta 3,2 toneladas

Por Javier Fuentes

 

One Comment

  1. Me encanta este coche..

Deja un comentario