Setter irlandes, el gentleman de los perros

Por Ignacio García Gómez, veterinario

El conocido por muchos como “el gentleman de los perros”, el setter irlandés es un bello animal que no solo supone una extraordinaria compañía sino que debido a su extraordinario y fino olfato es un gran compañero en jornadas de caza.

Esta raza se clasifica a través de los diferentes estándares, como una raza de perros grande, de muestra o como perro de muestra ingles o irlandés. Hoy en día llegamos a diferencia entre los perros setter de los perros denominados como Spaniel, si bien a lo largo del siglo XVII y XVIII, la denominación de “Setter” era común para todos los actuales perros descritos en estas razas y/o variedades, especialmente porque bajo la denominación de setter era la que englobaba a todos los perros dedicados a señalar las piezas  abatidas durante los ejercicios cinegéticos.. Su especial muestra, se acerca a la pieza abatida de una forma muy sigilosa, prácticamente tumbado sobre el terreo, provoco su diferenciación y a su vez en su potenciación individualizada por la nobleza anglosajona dando como resultado el bello estándar de raza que hoy conocemos.

Se trata de un animal muy tranquilo, con una alzada que puede alcanzar hasta los 70 cm en el caso de los machos (algo menos siempre en las hembras) y un peso entorno a los 20 a 25 Kg. las capas que presenta este cazador es variada reconociéndose las capas de blanco y negro, limón y blanca, tricolor y la capa marrón y blanca.

Es un animal fiel, obediente muy afable aunque puede presentar aptitudes de cierta testarudez, tiene una esperanza de vida entorno a los quince años, destacando especialmente su alto sentido de sociabilidad, aceptando de muy buen grado su posicionamiento familiar y en especial el trato con niños. esta sociabilización humana es plenamente extrapolable a su comportamiento con otros perros.
Se trata de un extraordinario perro de muestra destacando su especial sensibilidad hacia la pluma. Su figura señorial, algo altiva, con clara significante elegancia inglesa puede enmascarar que nos encontramos ante un perro de alta fuerza y especial resistencia.

Tiene las orejas muy peludas, con una implantación en linea baja le proporcionan especial sensibilidad en esta zona a heridas, y la casuística de espigas, por lo que su revisión tras la jornada de caza le hace obligado su limpieza en todo su pelaje. Su pelo es largo, muy sedoso y requiere cuidados diario.
Esta raza tiene cierta tendencia engordar y tener sobrepeso, de ahí que requiera ejercicio diario y un control en su aporte alimenticio, no siendo superior a los 350 a 400 gr de peso de pienso seco bien equilibrado. destacar por ultimo que como patologías ciertamente relacionadas con esta raza tenemos la displasia de cadera, la atrofia de retina y un amplio abanico de afecciones cutáneas.
Pero su carácter, su extraordinario olfato y su belleza nos hace señalar que nos encontramos ante un perfecto compañero para nuestra media veda y por qué no toda una vida juntos.

Deja un comentario