El programa vacunal de nuestros perros

vacunas
El programa vacunal de nuestros perros
Por Ignacio R. García / Veterinario

La herramienta que todo organismo tiene para luchar frente a agresiones externas en forma de los denominados microorganismos y que son los causantes de las principales enfermedades, es el sistema inmunitario. Este sistema tiene una especial característica, tiene memoria, y cuando se enfrente  a una determinado agente causal, genera defensas que mantiene en su sistema para cuando vuelve a tener contacto enfrentarse de forma más rápida y eficaz, pudiendo neutralizar e incluso convertir en inocuo dicho ataque.
Como hacemos para generar esta memoria en el organismo, se realiza mediante las vacunas. Estas vacunas no es otra cosa que el microorganismo o parte de él, que genera la enfermedad pero que por numero o por presentar disminuida su capacidad de generar enfermedad, no produce la aparición de cuadro patológico pero si genera la respuesta del sistema inmunitario generando defensas para dicho agente.
Son ya muchas enfermedades que presentan la posibilidad de establecer una política preventiva mediante el empleo de vacunas y por suerte cada día se van incorporando más enfermedades a la defensa vacunal, tal es el caso de las leishmaniosis que recientemente, este mismo año, ya disponemos de una vacuna eficaz.
Existen numerosos programas vacúnales y su aplicación debe ser un plan dirigido siempre por un facultativo veterinario y con plena participación del propietario, del habitad del animal y de numerosos factores que siempre se ha de tener en cuenta; la geografía donde viva el animal, de su entorno con otros perros, de la propia actividad profesional o de ocio del propietario, del régimen alimentario, de la actividad, deporte o aptitud que se dedica nuestro perro son  factores que siempre hemos de valorar y explicar a nuestro veterinario para el establecimiento de un programa vacunal eficaz.
Cualquier programa de vacunación que tenga la característica de eficacia adecuada ha de contemplar acciones frente a enfermedades como; el moquillo, la parvovirosis, la hepatitis, la rabia y la leptospirosis. En el caso de la vacunación frente a la rabia debemos conocer que se trata en muchos casos de una vacuna categorizada como oficial, esto quiere decir, que es obligado su aplicación con la periodicidad que marque la legislación que esté vigente en nuestra comunidad autónoma, de uno a dos año es la periodicidad que se viene estableciendo en base a esta legislación vigente.
La vacunación frente a Coronavirus, Piroplasmosis, Traqueobronquitis o tos de las perreras y recientemente frente a la Leishmaniosis son pautas vacúnales más discrecionales en base a distintos criterios que tanto tu como tu veterinario debéis valorar para su aplicación.
Cualquier pauta vacunal debe empezar en la fase de cachorro, si bien debe tener una edad mínima dicho cachorro para poder iniciar la aplicación de una vacuna. este tiempo viene derivado de que el sistema inmunitario del cachorro sea ya efectivo en un grado optimo, existen en el mercado, vacunas que pueden ser eficaces en fases muy tempranas de la vida del cachorro. una vez más nuestro veterinario nos dirá cuales y cuando debemos empezar y utilizar estas vacunas.
La mayoría de las veces es necesario una repetición en dos o tres semanas al inicio de la administración de la vacuna para fortalecer el sistema inmunitario del cachorro y posteriormente solo es preciso el mantenimiento de una única administración anual o bianual para mantener niveles óptimos de actividad efectiva de este sistema inmunitario protegido.
Por último recordar que en determinadas ocasiones ras la administración de una vacuna, el organismo puede reaccionar de forma leve a dicha vacuna. esta reacción la debemos vigilar pero es en la mayoría de las ocasiones pasajera y leve y no es más que la demostración de la eficacia de actividad de respuesta del sistema inmunitario, pero siempre bajo estrecha vigilancia de nuestro veterinario.
Por muchos es cuestión muy comentada que se abandonan ciertas vacunas por el hecho que no se da la enfermedad, pero desde aquí debemos indicar que siempre es por el hecho contrario, no se producen enfermedades porque se vacuna, si se dejara de vacunar dejaremos sin defensas a nuestro animal para ser atacado.
La mejor medicina siempre, siempre es la preventiva y además de ser la más eficaz es sin duda la más rentable.


Deja un comentario