DIROFILARIOSIS, LA ENFERMEDAD DEL GUSANO CARDIACO

La Dirofilariosis es una enfermedad parasitaria que afecta en una distribución mundial a los perros junto con una gran variedad de animales.

Ignacio Ramón Garcia Gomez

Fotolia_14775155_SEl ciclo vital del parasito se completa en el perro y se desarrolla los estadios precoces en un mosquito que al ingerir la sangre de un animal afectado completan las  larvas en su diferentes fases de crecimiento para cerrar en otro perro, en una nueva infestación, todo el ciclo y de nuevo renovar su ciclo. El mosquito cuando infesta a un animal, introduce entre 10 a 12 microfilarias en fase larvaria 3, migran desde el punto de inoculación a las arterias pulmonares y allí crecen a fase larvaria 5 y ya en esta fase larvaria migran hacia el ventrículo derecho del corazón donde alcanzan la fase adulta.

Los síntomas que nos hacen sospechar de que nuestra mascota tiene esta infestación pueden variar por varios factores, pero el mas común es la tos, en perros que desarrollan habitualmente ejercicio aparece una disminución de su resistencia y avanza  a un cuadro básico de insuficiencia cardiaca.

Existen tratamientos eficaces de eliminación de la infestación por microfilaria son intensos y de una especial vigilancia y atención en su desarrollo y actuación, siendo imprescindible una atención clínica veterinaria especializada. Como ocurre siempre la mejor elección es sin duda la terapia preventiva, con especial incidencia donde el hospedador intermediario tiene una especial existencia. Las zonas cálidas y con elevada humedad son zonas muy favorables para el desarrollo y existencia de poblaciones altas de mosquitos. la zona mediterránea y el sur de nuestra península presenta condiciones muy favorables para este hospedador y por tanto la atención de los animales que visitan estas zonas, con tratamientos preventivos es de especial atención. Y qué decir tiene de los perros que viven habitualmente en estas zonas.

Los medicamentos base para el tratamiento preventivo son milbemicina, la ivermectina y la dietilcabamazina, y todos ellos presentan formas farmacéuticas de administración por vía oral. En los cachorros con una edad inferior a seis meses, antes de proceder a administrarles un tratamiento preventivo deben realizarse análisis previos sobre existencia de microfilarias así como pruebas de antígenos debiéndose dar resultados negativos en ambos casos.

La acción preventiva puede realizarse de la siguiente forma; en caso de administrase la dietilcabamazina, esta debe administrase de forma diaria desde un mes anterior a que empiece la estación de desarrollo de los mosquitos y mantenerse hasta un mes después de que finalice esta estación. Para el caso de las medicaciones en base a milbemicina e ivermectina, se medican una vez al mes en el mismo periodo indicado anteriormente. Cuando vivimos en zonas templadas la medicación preventiva es recomendable que se mantenga a lo largo de todo el año, siempre bajo dirección y observación veterinaria. Para el caso de viajes es recomendable la visita a nuestro veterinario habitual para que nos recomiende un programa preventivo, sin duda su consejo y la puesta en marcha del mismo nos van a eliminar un riego que parece insignificante a primeras luces , pero anualmente provoca un elevado índice de mortalidad de nuestros compañeros. En cambio la prevención es efectiva, eficaz y altamente rentable.


Consejo.- Si nos gusta la caza de acuáticas o en nuestro coto hay zonas acuáticas (pantanos, muchas charcas o ríos) con vegetación abundante, hagamos una terapia preventiva de dirofilariosis como si viviéramos en la costa.

Deja un comentario