LA OTITIS EN EL PERRO DE CAZA, UNA MOLESTIA QUE DEBEMOS VIGILAR

Es necesarioa la inspección rutinaria del pabellón auditivo de nuestro perro de forma periódica y en especial  después de cada salida de caza o paseo por el campo.

Ignacio Ramón Garcia Gomez

El órgano del oído es el punto del organismo de nuestra mascota donde se centran dos de los más importantes sentidos del perro, el equilibrio y la audición. La aparición de un cuadro inflamatorio inicial que denominamos OTITIS puede llagar a desencadenar cuadros aun más grave como infecciones que afectarían muy gravemente a los dos sentidos que controla el oído. La inspección rutinaria del pabellón auditivo de nuestro perro de forma periódica y en especial  después de cada salida de caza o paseo por el campo, incluyendo el cepillado externo de toda la oreja tanto por su cara externa como interna, retirando incluso con pinzas de todo cuerpo extraño visible, pero nunca cuando este cuerpo extraño ya se encuentre en el conducto auditivo, eso ya es labor de manos más expertas y de material especializado, vayamos al VETERINARIO.

OTITIS-EN-PERROS-DE-CAZAEn un oído sano, el conducto auditivo presenta un color de tonalidad rosada pálido, y el conducto auditivo no desprende mal olor y el animal con un oído sano no sacude la cabeza ni se rasca la oreja con una frecuencia que de aparecer nos indica en todos los casos, la aparición de un cuadro de otitis.

 

Los animales de oreja caída son más sensibles al padecimiento de esta patología, generalmente debido a que el drenaje y aireación del conducto auditivo se ve disminuido. En este tipo de animales es obligatorio la inspección periódica (al menos una vez por semana). El cepillado y la limpieza con toallitas ligeramente húmedas esta especialmente indicado, siempre a nivel externo y en los limites externos del conducto externo, nunca, introduciremos objeto alguno en el conducto, por muy experto que nos creamos, ese camino debemos dejarlo a los veterinarios.

El conducto auditivo de los perros a diferencia de los humanos no es recto sino que presenta un trayecto en forma de T que obliga a prácticas especiales de manejo a la hora de poder extraer o incluso simplemente inspeccionar este órgano.

Es recomendable la vista al nuestra clínica veterinaria habitual siempre que aparezcan estos síntomas:

  • El perro se rasca con cierta frecuencia las orejas.
  • Cuando las orejas aparecen enrojecidos.
  • Si aparecen heridas o erosiones en el pabellón.
  • Cuando las orejas presenten mucha suciedad.
  • Cuando el oído desprenda mal olor.
  • Cuando el animal ladea la cabeza.
  • Cuando al tocar las orejas el animal muestre dolor.

En esta época de primavera es muy habitual que en nuestras salidas o paseos por el campo nuestra mascota traiga entre sus pelos espigas de gramíneas . Estas espigas por el movimiento del animal migra como si fuera un insecto de forma rápida por todos los espacios del organismo de nuestro perro, pudiendo llegar a introducirse en el conducto auditivo, alcanzando zonas mas débiles de protección cutánea pudiendo incluso generar heridas e incluso llegar a penetrar dentro del propio organismo del perro. Están registradas situaciones que incluso han llegado a germinar espigas dentro del conducto auditivo de perros afectados.


Consejo.- No debemos lavar nunca las orejas con abundante agua ya que esta puede introducirse en el conducto tal y como nos ocurre a nosotros mismos, salvo que por la disposición del conducto del perro su evacuación no es tan sencilla. Emplearemos siempre toallitas húmedas y que no se deshagan durante su uso.

Deja un comentario