La reproducción del jabalí

reproduccion-jabali
Por Albéitares Consultores SL / www.albeitares.es

La primera consideración que debemos tener siempre presente en los temas referentes a nuestro jabalí es de que se trata de un ‘cerdo’ y por tanto su fisiología y en especial en lo que se refiere a su reproducción tiene muchas e importantes semejanza con el cerdo domestico. El jabalí es una especie animal que puede llegar a reproducirse a lo largo de todo el año, pero en condiciones normales son dos los factores de los que depende su celo; la alimentación y la lactancia. En condiciones normales el celo de la jabalina dura alrededor de 20 a 23 días y se centra en la época de la montanera, principalmente a finales de octubre y primeros de noviembre. La caída de la bellota centra su celo como aporte extraordinario de fuentes nutricionales, si esto ocurre de forma natural, la suplementación que se realiza en cotos o en épocas de carestía importantes puede suponer la salida a celo de las hembras existentes en nuestro entorno.
Las hembras de jabalí suelen tener su primer celo cerca del primer año de vida, el peso también supone un parámetro alcanzando la madurez sexual cuando alcanza los treinta kilos de peso vivo.
Como decíamos en el párrafo primero, la salida a celo también esta determinado con el cese de la lactación o destete de las crías y especialmente de la merma de la dependencia de la progenie de la madre. Cuando por determinadas ocasiones finaliza la lactancia por la pérdida de las crías la salida a celo es subsiguiente en la persistencia de la especie. Se han apreciado nacimientos y celos en todos los meses del año si bien como comentamos la lactancia y el aporte de alimentación rica en nutrientes son desencadenantes de celos.
El periodo de gestación es de aproximadamente de 4 meses (tres meses, tres semanas y tres días) lo mismo que el cerdo domestico, tras el cual el tamaño medio de la camada es de aproximadamente de 4 a 6 crías o rayones, si bien el tamaño o peso de la hembra y en especial de su condición corporal es el factor que condiciona dicho tamaño de la camada de nuestros jabalíes.
Los nacimientos ocurren en nidos muy trabajados y acondicionados por la madre, tapados a cubierto de vientos y de depredadores, incluyendo machos de la misma especie. Los nidos suelen acondicionarse en las solanas, cercanas a las fuentes de agua y donde la cobertura vegetal proporciona el abrigo necesario.
La mortalidad de los rayones suele rondar el 18 a 20 % a lo largo del primer año de vida y aunque la proporción de sexo es cercano al 1:1 se viene observando un cierto sesgo hacia el sexo masculino, si bien es la población existente y las condiciones corporales derivadas de las fuentes alimenticias las que pueden generar la desviación y movimientos de este sesgo.
El verano y en especial tras el destete y cierta independencia de las crías puede generar celos extraordinarios lo que supone estados de excitación de los machos derivados del olor del celo de la hembra, lo que unido a la capacidad olfativa de estos animales supone un modo de contacto extraordinario por las peleas entre los machos por el favor de la hembra, sin duda una característica muy a tener en cuenta por el experimentado esperista.
En el caso de los machos alcanzan igualmente la madurez sexual en el entorno del primer año de vida, si bien el escaso tamaño de su cuerpo y de sus defensa le proporcionan escasas oportunidades de monta frente a competidores de mayor edad y tamaño.


One Comment

  1. Lauro H. Ponce Castillo

    Soy Lauro H. Ponce me intereso en la reproducción del javali, vivo en Amecameca, Mex. y tendria posibilidad de iniciar la reprtoduccion. gracias.-

Deja un comentario