¡Que vienen las garrapatas! Consejos para prevenirlas y combatirlas

perro de caza

Por Ignacio R. García Gómez (Veterinario)

Nuestro perros vuelven al campo con la llegada de la primavera, con la alegría de ejercitar sus músculos y mantener su acción depredadora, como no podía ser de otra forma. La humedad de las venturosas lluvias y el incipiente calor del sol primaveral hace crecer nuestra naturaleza en una explosión de color y crecimiento verdaderamente sorprendente.

Pero al igual que crecen la hierba, las flores y nuestros bosques, también es el momento de la eclosión de las fases parasitarias que han permanecido al salvo del crudo invierno a la espera de huésped donde alimentarse, crecer y reproducirse, de ahí el riesgo potencial para nuestros queridos compañeros.

Y entre todos los potenciales parásitos, son las garrapatas los más molestos y sin duda uno de los que mayores problemas de salud genera a nuestros compañeros de caza. Las garrapatas son parásitos externos hematófagos, esto es, se alimentan de sangre. Las garrapatas ponen sus resistentes huevos en la arena o en la tierra y en este espacio las pequeñas garapatas crecen y pasan por sus diferentes fases hasta que, una vez alcanzada la fase adulta, precisa alimentarse con la sangre de un mamífero o ave para poder cerrar su ciclo reproductivo.

Enfermedades que transmiten
En fase larvaria las garrapatas ascienden por la hierba o las plantas y al paso de un mamífero usan sus uñas para adherirse al mismo. Con sus mandíbulas realizan un corte en la piel del animal y succionan la sangre que mana de dicha herida. A través de esta vía es como nuestros perros de caza pueden infestarse de numerosas enfermedades por la vehicular virus, bacterias, etc. Algunas de las principales enfermedades que trasmiten son:

  • La Ehrlichiosis es una enfermedad que provoca cuadros de hipertermia, pérdida de apetito y peso, y con bastante frecuencia aparecen hemorragias en las heces y en la orina. A su vez esta infestación se asocia con otras que agravan y a veces enmascara su padecimiento.
  • La Babesiosis canina es otra de las patologías asociadas a la infestación de garrapatas. Se caracteriza por una sintomatología de decaimiento, pérdida de apetito, fiebre, anemia e ictericia y aparición de signos neurológicos, renales y pulmonares. Esta patología es de alta incidencia en la zona norte de nuestro país.

Métodos de prevención

Para el control de todas estas enfermedades es vital la prevención para que el perro no entre en contacto con el agente que vehicula dichas enfermedades, en este caso, las garrapatas. Por ello es importante combatir su llegada hasta nuestro perro, y para ello una vez más es nuestro veterinario el que está mejor capacitado para establecer el programa más eficiente, y en nuestra manos está el llevarlo a cabo para combatir esta parasitosis de importancia para la salud del perro de caza y por tanto para nuestra actividad como cazadores.

Para tratar a nuestro compañero tenemos diferentes métodos o tratamientos:

  • Sprays y/o atomizadores. Tienen un efecto muy importante de choque por su rápida acción, pero se ha de distribuir de forma completa por todo el organismo del animal.
  • Pulverizadores. Se diferencian de los anteriores en que se realizan con una suspensión acuosa de mayor capacidad de penetración, aunque de menor persistencia.
  • Pipetas o ampollas. De fácil administración, permiten una rápida aplicación y es de amplia cobertura por toda la superficie del perro.
  • Collares. Actúan entre 3 y 6 meses y ayudan al control frente a más infestaciones parasitarias.
  • Baños. De pronta acción, pierden rápidamente su actividad. Sin embargo, con altas cargas parasitarias resultan indispensables.

Una buena medida es mezclar la aplicación de distintas sustancias en distintas presentaciones que garanticen la más amplia protección. Dicho esto, reiteramos que siempre consulte a su veterinario sobre el producto más adecuado para cada animal y para cada tipo de parásito.

Deja un comentario