La lucha contra la prohibición sobre el transporte de trofeos

La mayoría de los miembros del SCI es probable es que no están familiarizados con la moda de las peticiones online, sitios web como Change.org, sede de miles de estas peticiones sin sentido, donde hay una subcultura activa de agitadores que invierten grandes cantidades de tiempo firmando estas peticiones para aumentar sus números. Ahora, los cazadores internacionales y los miembros de SCI se han convertido en el blanco de una campaña de petición en la que se exige que las compañías aéreas y empresas de transporte prohíban el envío de trofeos de caza.

Los políticos hace tiempo que aprendieron a desestimar las peticiones en cualquier forma, ya fueran en línea o en papel. Las firmas en una petición podrían ser de cualquier persona, en cualquier lugar, o tal vez incluso falsas. La posibilidad de que cualquier firma representa realmente a un votante en el distrito de un legislador es minúscula. Incluso la Casa Blanca, técnicamente responsable ante todos los votantes del EEUU, trata a su sitio de peticiones online como una especie de broma. Eso es lo apropiado, dado que una de las peticiones a la Casa Blanca más populares y más apoyada exigía que los Estados Unidos construyeran una Estrella de la Muerte en el espacio.

Por la misma razón, es muy poco probable que los firmantes de la referida petición online representen a usuarios de líneas aéreas internacionales. Pero las aerolíneas no están acostumbradas a ser el blanco de la presión mediática y política, y el liderazgo empresarial en estas empresas cae como fichas de dominó cuando son el blanco de una campaña online. En el espacio de varias semanas, las compañías aéreas cambiaron repentinamente sus políticas para impedir la expedición de trofeos, incluidas Emirates, Etihad, Lufthansa, South African Airways, Singapore Airlines, Qatar Airways, Qantas, Brussels Airlines, British Airways e Iberia. Fueron poco después seguidas por la Compañía Mediterranean Shipping, la segunda naviera más grande del mundo. Muchos de los anuncios por parte de las aerolíneas ilustraban una mentalidad alarmista, incluyendo varios argumentos tomados directamente de la propia petición online, señal inequívoca de que la toma de decisiones corporativa había sido impulsada por una superficial preocupación sobre su imagen pública.

Los miembros del SCI saben que la prohibición de transportar trofeos es la peor decisión para la vida silvestre. Sabemos que las divisas de los cazadores proporcionan el incentivo necesario para conservar y manejar la vida silvestre de forma sostenible. Sabemos que nuestros permisos y licencias de caza reflejan un riguroso conjunto de normas y reglamentos que debemos respetar. Y sabemos que las economías locales de los países en desarrollo dependen de la afluencia de recursos que los cazadores llevan consigo. Pero los ejecutivos de las aerolíneas aparentemente no saben nada de esto.

Por ello, el SCI se ha puesto en marcha, tanto en Estados Unidos como en el extranjero, poniéndose en contacto, junto a las asociaciones de cazadores profesionales, con los funcionarios gubernamentales pertinentes, explicaron a los representantes de las líneas aéreas afectadas la realidad de la caza legal, y el equipo de relaciones públicas del SCI ha llevado a cabo una campaña de educación pública, con la publicación de artículos de opinión en los medios de prensa, tanto de Estados Unidos como de otros países.

Como sabemos, los hechos están de nuestro lado. Y nuestro equipo ha comenzado ya a recoger sus frutos, siendo la primera victoria la lograda con Delta Airlines, que se negó a plegarse bajo la presión de los grupos anticaza. Y la segunda se produjo cuando South African Airways (SAA) revocó la decisión tomada sólo unos meses antes.

La Asociación de Cazadores Profesionales de Sudáfrica (PHASA) fue fundamental en las conversaciones con los ejecutivos de SAA, reuniéndolos con el Departamento de Asuntos Ambientales de Sudáfrica (DEA). La aerolínea fue informada minuciosamente del riguroso régimen de permisos llevado a cabo por este Departamento, así como de las medidas que ya están en marcha para garantizar que las exportaciones de trofeos de caza son inspeccionadas correctamente y cuentan con las debidas licencia, lo que ha resultado en que SAA anulara su decisión de embargo.

El  SCI seguirá buscando revertir la desacertada política de prohibición del transporte de trofeos de las otras compañías. Hasta entonces, se recomienda a los cazadores que tomen nota de estas políticas al realizar la reserva y logística de su viaje. La presión económica puede ser aún más eficaz que la presión política, así que, si se tiene que elegir entre  compañías aéreas que discriminan o no  a los cazadores, la elección es obvia. Y, a continuación, asegúrese de decirle a la aerolínea no elegida por qué no gasta su dinero en ella.

Por Firstforwildlife (Safari Club Internacional)

Washington Report – Fighting the Airline Bans

Deja un comentario