Aunque parezca un sueño, ahora sí… ¡Fuenteovejuna, todos a una!

R - Manifestacion caza 2008

Ha sido emocionante, emotivo… ha sido una hermosa sensación que resulta difícil de describir. ¿Se podría decir que ha sido un sueño…? Lo parecía, pero, como se suele decir, al pellizcarte, te dabas cuenta de que era una realidad, una realidad tantas veces soñada, tantas veces reivindicada, tantas veces pedida a gritos, un clamor popular, que pocas veces se ha escuchado y que hoy, hace apenas unas horas, se ha convertido en una realidad…

El ver, el vivir el momento en el que ¡43!, no una ni tres ni cinco ni ocho… ¡43 asociaciones todas del sector!, todas relacionadas con la caza, la pesca, el campo, la naturaleza, el mundo rural, nuestro mundo, han tomado la decisión, tan necesaria desde hacía tanto tiempo, de ¡pegar un puñetazo encima de la mesa!, unirse en una plataforma que defienda nuestros tan depauperados derechos, recoja nuestros problemas y reivindicaciones, y los defienda, unida, con una sola voz, con la única intención de devolvernos la tan perdida dignidad… el ver y el vivir ese momento, como algunos hemos tenido la enorme suerte de participar y vivirlo… créanme, es como un sueño, un sueño hecho realidad y del que ya, ¡nunca, jamás!, debiéramos despertar.

Como primera medida ¡todos a una! (a pesar de las discrepancias, que, por qué no, tiene y debe de haberlas), el apoyo a la manifestación del 5 de junio, en Colón, organizada por el sector de la pesca, pero con el que vamos, y debemos, estar todos unidos como una lapa, porque sus problemas son nuestros problemas, sus derechos, maltratados, son los nuestros, sus reivindicaciones son las nuestras y sus logros, son y serán los nuestros. Por eso es el momento, como en Fuenteovejuna, ¡todos a una!

Que nadie venga a hora a contar cuentos y mentiras de que si gracias a unos o a otros, alguien se ha plegado a los intereses de nadie ¡mentira!, los que estábamos allí, y hemos sido muchos, hemos comprobado, y podemos dar fe que, con las correspondientes e, insisto, necesarias discrepancias, todos, y todos es todos, se han sumado, nos hemos sumado, a esta maravillosa idea de encontrar nuestro futuro ¡todos unidos! Cierto que han faltado algunos, más importantes o menos, pero tan necesarios como el que más. A todos, y, me repito, todos es todos, se les ha abierto la puerta y los brazos para que sumen y no resten nunca más… y todos, al menos yo estoy convencido, se van a sumar (entre otras cosas porque a algunos no les queda más remedio si no quieren ver ‘la función desde el gallinero’).

La Plataforma está en marcha y ya nadie la va a parar. Se han dado los primeros pasos para generar una estructura que la haga avanzar y, en breve, estará organizada y lista para colocar a nuestros respectivos sectores, para colocar al campo, la naturaleza, el medio rural, siempre tan jodido, en el lugar que le corresponde. ¡Vamos a sumar esfuerzos, entre todos, porque este es el momento y si perdemos este tren… estamos perdidos, y lo sabemos. Por eso es el momento, como en Fuenteovejuna, ¡todos a una!

Y ahora… a poner cada uno y uno a uno nuestro enorme granito de arena, a no esperar que nadie tire de nuestro carro, a uncirnos en los varales y a tirar codo con codo junto al compañero… Ahora es el momento y tenemos que demostrarlo… ¡Sí, todos juntos, todos unidos, el próximo 5 de junio en Madrid! No valen reticencias, miedos, perezas, mirar para otro lado… ¡Nos estamos jugando el futuro y, más importante aún, el futuro de nuestros hijos!

Por eso, al menos a un servidor, en este sueño del que ya no voy, ni quiero, despertar, desde hace apenas unas horas, no dejan de resonarme en la cabeza las tan hermosas palabras nacidas del genio de Lope:

«–¿Quién mató al comendador?

–Fuenteovejuna, señor.

–¿Quién es Fuenteovejuna?

–¡Todo el pueblo, a una!».

Por A. Mata

One Comment

  1. Salvador Zapata

    Estupendo escrito, gracias a ti por tus alientos tan impresionantes

Deja un comentario