Pluma invitada: ‘El lobo especie cinegética, sí’

lobo

Hace veinte años la presencia del lobo en Liébana se limitaba a las zonas más alejadas, en los montes más altos, y su avistamiento era de forma muy esporádica. Hubo tiempos en los que los ganaderos tenían que pastorear sus rebaños de la mañana a la noche, durante todo el año, para evitar los ataques de los lobos.

Hoy en día no sabemos cuántos lobos hay en la comarca, ni de cuántos ejemplares se componen las diferentes manadas. Los que sí es seguro es que hay muchos más de los que nos cuentan y que sus ataques se producen en todos los municipios.

LOBO en PongaEn la actualidad tenemos a estos animales más presentes, gracias a las redes sociales y a las asociaciones conservacionistas que nos los han acercado, pero también nos han acercado los ataques que producen los lobos con bajas y heridas al ganado de todo tipo, y como consecuencia de dichos ataques, animales perdidos, y por las secuelas a causa del estrés producido por los ataques, aparecen cada vez más número de abortos en el ganado. De esta forma, las indemnizaciones nunca cubren los gastos reales y el que siempre pierde es el ganadero.

La primera diferencia, y una de las bases de la Mesa del Lobo, es que si los daños son producidos dentro de la Reserva, los abona el Gobierno de Cantabria, y si son en los cotos, los paga el gestor de dicho coto; entonces, por qué los cazadores de los cotos quieren sacar al lobo como especie cinegética, y los cazadores de la Reserva, no.

Otra cosa es que los sindicatos y asociaciones de ganaderos de otras zonas de Cantabria hagan más presión o más ruido, porque en Liébana se está en contra de esta medida.

¿Cómo vamos a estar los cazadores a favor de que una especie deje de ser cazada, sin estar amenazada?

Cuando la población de lobos sea excesiva, y sobre éstos sólo tenga control la guardería, muchas piezas quedarán en los cotos. Con todos los respetos hacia la guardería, ni todos los guardas son cazadores ni todos los cazadores están preparados para matar un lobo.Daños por Lobos

El lobo es un trofeo de los más apreciados por parte del cazador y es muy importante dentro de la ecuación de la caza deportiva. Cualquier curtido cazador de un acuadrilla tiene más interés por cazar un lobo que un jabalí.

Cuando no puedan acabar con ellos contraten a cazadores profesionales para que lo hagan y páguenles por ello, lo pueden cargar al Plan de Gestión del Lobo.

Los lobos atacan el ganado doméstico, pero también lo hacen con la fauna salvaje: jabalíes, venados, corzos, etc. ¿Qué ocurrirá con esta fauna en disminución, como es el caso del corzo? Porque si no hay fauna salvaje, tampoco se pagarán los daños producidos por esos animales. Es inviable que cuando no exista dinero para pagar todas esas indemnizaciones, el Gobierno saque dinero de una partida presupuestaria, si ahora no lo hace para sanidad, educación, etc. Llegará un momento en que no habrá dinero para nada, pero eso sí, tendremos el entorno natural mejor conservado de todos, donde ni siquiera se pueda pasear ni estar seguro.

Estamos acabando con un recurso importantísimo para las juntas vecinales y sus vecinos, porque si a los vecinos de los pueblos les matan su ganado, que es su principal medio de vida, y también acabamos con un recurso fundamental de ingresos, como es la caza, no podrá haber futuro en las zonas rurales donde vivimos.

Con la caza controlada se consigue un equilibrio entre especies de fauna; la consecución de ingresos por el buen aprovechamiento de las especies cinegéticas, en recechos y batidas, que si no servirían para alimentar al lobo, o los ingresos que proporcionaría la propia caza del lobo en las modalidades de rececho y de batida.

De la aplicación de los tres puntos anteriores se generaría un equilibrio, la población de lobos estaría controlada y se reducirían los ataques al ganado doméstico, quitando así una preocupación constante que en la actualidad recae en los ganaderos, de ir perdiendo constantemente el ganado, destruyendo así su forma de vida y su fuente principal de ingresos.

El lobo es una especie cinegética, porque es una especie que hay que regular para evitar una superpoblación que ahora mismo existe en la comarca lebaniega.

El Plan de Gestión afirma que el lobo se ha considerado una especie conflictiva en el medio rural, pero en el ámbito urbano se considera como una especie emblemática y símbolo de la naturaleza mejor conservada. ¿Alguna vez se ha regulado algo del medio urbano para tener contento al medio rural?

La caza del lobo se debe gestionar por parte de la Administración y los cazadores, sacando el máximo aprovechamiento económico, acabando así con el problema que genera su expansión y a la vez protegiendo la conservación de la especie, repercutiendo el dinero obtenido en las juntas vecinales, para poder pagar los daños ocasionados.

No olvidemos que el cazador es el mejor aliado que tienen los ganaderos y las especies cinegéticas, y es mucho más conservacionista que aquellos que sólo se dedican a criticar, por lo que debe de existir un equilibrio, tanto con el lobo como con el resto de especies cinegéticas, y en algunos casos también en aquellas especies que no lo son, y sólo se puede conseguir cazando, ya que los cazadores tenemos un papel insustituible en la regularización de las especies.

Punto importante, no se ha aprobado el Plan de Gestión del Lobo, pero ya hay sanción: 10.000 euros para el que mate un lobo. De antemano nos condenan.

Hablemos sin complejos y con naturalidad: lobos especie cinegética, sí.

Por CDB Caza Pesca Picos de Europa de Liébana

Deja un comentario