‘El oportunismo del PSOE con la caza’, por Francisco Bernabé

El pasado jueves 16 de marzo tuve ocasión de intervenir en el Pleno del Congreso de los Diputados en nombre del Grupo Parlamentario Popular para intentar que, al aprobarse el Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía, se mantuviera una reserva aprobada en fase de Comisión que permitía la amputación de la cola a ciertos perros según su funcionalidad y siempre durante su época de cachorro, con intervención veterinaria y con todas las garantías sanitarias necesarias para evitar cualquier sufrimiento.Este texto, muy garantista, en beneficio de los animales debería, además, por razón de rango de Convenio Internacional, de servir de inspiración de la legislación autonómica sobre el particular.

A pesar del esfuerzo de diálogo y negociación hecho durante todo el trámite en la Cámara, no contamos con los suficientes apoyos para la defensa de una postura que, los que conocemos los distintos usos del perro en la acción de cazar, sabemos que la amputación de la cola en perros de madriguera, perros de rastro, perros de poca alzada y perros de rehala, es una necesidad por la salud y seguridad del animal.

Si bien la posición marcada por Podemos no sorprendió, ocupando un espacio de demagogia poco preciso e insolvente en el estilo de su portavoz, Pablo Iglesias, la posición del Grupo Parlamentario de Ciudadanos y del Socialista sí resultó ser sorprendente y, además, definitiva para hacer posible el éxito de la posición de Podemos.

El Grupo de Ciudadanos, que tanto en campaña electoral como en otras ocasiones en la Cámara no ha tenido problema para escuchar a la caza y ser sensible a sus problemas, en esta ocasión se quedó en la abstención debido a que no secundó la tesis defendida por mí. ¿Le hubiera gustado que ER Cataluña se hubiera sumado? Ahí me quedo.

La posición del Grupo Parlamentario Socialista, en cambio, fue rotunda en la intervención de Zaida Cantero, que defendió el voto en contra sin entender que el texto propuesto ofrecía más garantías para el animal y un criterio uniforme en todo el territorio nacional. Según la posición del Grupo Parlamentario Socialista, la posibilidad de acogerse a la excepción de prohibir la amputación de la cola, que de forma abierta se recoge en el artículo 10.2 del Convenio Europeo sobre Protección de Animales de Compañía era suficiente, y hacía, por tanto, innecesaria la reserva.

La posición cerrada del Grupo Parlamentario Socialista no se entiende, ya que al inicio de la Legislatura y en campaña electoral se comprometió con el mundo de la caza a favorecer su práctica, siendo ésta la segunda vez que por no contar con su apoyo no se consigue votación favorable relacionada con la caza. La semana pasada su voto negativo rechazó la Estrategia Nacional de Caza y Pesca.

Estos comportamientos sólo significan en el Grupo Parlamentario Socialista o falta de coherencia e información con compromisos asumidos u oportunismo político ante la opinión pública, especialmente en campaña electoral.

Hoy, desde mi compromiso, espero que la cambiante posición del Grupo Parlamentario Socialista responda a falta de información y se corrija la ambigüedad de cara a futuras ocasiones.

Por Francisco Bernabé, diputado Grupo Parlamentario Popular

Deja un comentario