‘El tiempo vuela cuando haces lo que te gusta’, por Sergio Sánchez Mateu, presidente de la FCC


Hoy hace un año que la junta electoral acreditó la proclamación de nuestra candidatura y nos convertimos en la nueva Junta Directiva de la Federación Catalana de Caza.
Ocupar estos cargos era, es y será un honor y una gran responsabilidad que no nos tomamos a la ligera. Mi Junta Directiva y yo mismo optamos a los cargos para trabajar, aprender, cambiar las cosas y mejorar otras, con el objetivo final de esforzarnos para un futuro mejor de la caza y la tradición ocellaire en Catalunya. Ya ha pasado un año y no nos hemos dado ni cuenta, porque nos falta tiempo para convertir todos nuestros proyectos en realidades, poner nuestras ideas sobre papel, estar en todas partes y solucionar todo lo que esté a nuestro alcance. Es cierto eso de que el tiempo vuela cuando haces lo que te gusta.

Hemos construido nuevos puentes de diálogo en muchas direcciones, pero especialmente con la administración, para crear una relación sólida y fluida. Queremos estar presentes en todo aquello que afecte a la caza, empezando por la redacción de la nueva ley de caza y el decreto de comercialización de carne de caza. Pero también hemos reivindicado el esfuerzo de nuestro colectivo en el control de las superpoblaciones a cambio de nada más que silencio y olvido, mientras determinados sectores nos atacan y menosprecian el trabajo que hacemos y el coste económico que asumimos. A pesar de todo, tozudos, queremos estar presentes en todos los foros donde se hable de caza.

No queremos ser una junta directiva que se recuerde por la división, la ruptura y el distanciamiento. Esperamos poder ser suficientemente humildes para aceptar nuestras diferencias y trabajar conjuntamente. Ambicionamos una Federación Catalana de Caza unida estrechamente a las representaciones territoriales y llena de proyectos  compartidos dónde quién gane sean nuestros federados. En este aspecto, hemos conseguido el acuerdo de reconstrucción de las relaciones con la Real Federación Española de Caza (RFEC), con quien arrastrábamos un litigio costoso y estéril, que no aportaba nada a la caza ni a los cazadores, y a la vez hemos ganado un aliado.

Otro de nuestros objetivos, que ya hemos empezado a realizar, es abrir la Federación al exterior. Más disponibilidad y contacto con los medios de comunicación y la presencia en las redes sociales, nos permiten expresarnos en primera persona, explicar nuestra actividad, dar visibilidad a nuestros intereses y en resumen, informar.

No hay nada fácil en el hecho de dirigir esta federación pero nunca me habría imaginado tener que afrontar el terrible asesinato de los dos agentes rurales en Aspa el pasado mes de enero. El daño a las familias, los amigos y al cuerpo de agentes rurales es irreparable, pero la Federación Catalana de Caza ha estado y estará a disposición de todos los organismos, velando para que no vuelva a suceder nunca más.

La lucha para conservar la tradición de los concursos de canto de pájaros fringílidos nos golpeó recién llegados y seguimos trabajando en ello como parte activa y uniendo fuerzas con otras autonomías, en la Plataforma en Defensa del Silvestrismo. Pero tenemos que resaltar que la falta de voluntad política del Departamento de Territori i Sostenibilitat está dificultando lo que en otras autonomías ya se ha acordado, la captura en vivo de las cuatro especies de pájaros fringílidos.

A pesar de que todo exige tiempo, poco a poco algunos proyectos empiezan a ver la luz; el viernes pasado apoyamos a la Diputación de Barcelona en la presentación de su proyecto de creación de cinco centros de recogida de carne de caza para su tratamiento y posterior comercialización en la provincia de Barcelona; retomar la Escuela de Caza de Cataluña, donde podremos regular e impartir la formación vinculada a nuestra actividad de manera coordinada y efectiva; la extensión de la vigilancia sanitaria de la fauna cinegética en toda Cataluña (ahora sólo en Barcelona y Gerona), gracias a un nuevo acuerdo de colaboración con el SEFAS; y la creación de la figura del delegado joven para que los jóvenes federados tengan voz dentro de la junta directiva, son algunas de las iniciativas que van tomando forma.
Creedme si os digo que iniciativas y ganas de hacer cosas no nos faltan y en cambio vamos cortos de horas y manos para hacerlo todo y estar en todas partes. Ya ha pasado un año, el tiempo vuela cuando haces lo que te gusta, pero, si todo va bien, ¡nos quedan tres más y muchas ideas!
Por Sergio Sánchez Mateu, presidente de la Federació Catalana de Caça

Deja un comentario