¿Todos a una?

maria-romero-foto-portada

Abro el morral. Ya casi no me caben las cosas, habrá que hacer limpieza. Prismáticos, guantes, cuchillo, bolsas, telémetro, pilas de repuesto para el visor, precintos, botiquín… ¡ajá! Cartera de documentos. Ya no cierra. No puede ser que tenga que comprar una más grande, no me va a caber. Esto de los “papeles” de caza es una pesadilla. Licencia de Aragón para las cabras, de Castilla-La Mancha y Castilla y León para los corzos y las monterías, Andalucía, Extremadura, Valencia, Madrid, el seguro obligatorio, las guías de los rifles, autorizaciones varias, permiso de armas… Imposible tirar nada, lo necesito todo.

Me agobia tanto papel y me agobia mucho más la idea de no tener al día alguna de las licencias y tener que perderme por ello alguna jornada cinegética. ¿A quién no le ha pasado? Te llaman de un día para otro -«Oye Mery, vente mañana a una montería en Ciudad Real, se va a dar de escándalo y vamos cuatro amigos, el año pasado mataron 40 reses y 36 guarros, de los cuales 13 fueron bocas»- y te emocionas, ¡invitación a montería que pinta divertidísima! Sacas las botas, el rifle, preparas la ropa y de repente caes en que tú no tienes licencia de Castilla-La Mancha o que la tienes caducada. Son las seis de la tarde, los bancos están cerrados, las miles de gestoras de licencias, aún con su servicio exprés, necesitan al menos 24 horas. Nada que hacer. Te toca quedarte en tierra. ¡Qué rabia!

Es entonces, cuando se mezclan la decepción y la rabia y nos acordamos de esa idea que en algún momento ha roñado la cabeza de todo cazador: La licencia única de caza. Creo que no soy la única que estaría dispuesta a llamar a todas las puertas que fuesen necesarias con el fin de conseguir que, de una vez por todas, se nos facilitasen un poco las cosas a los amantes de la caza y de la pesca. Desde mi humilde criterio fundado en el Derecho, la hipotética consecución de una Licencia Única de Caza y Pesca sólo supondría beneficios para la Administración.

El Artículo 148 de nuestra Carta Magna atribuye ciertas competencias a las Comunidades Autónomas, entre ellas la ordenación de la caza y la pesca. Bien, esta forma de “descentralización” de competencias, que considero correcta para aliviar la inmensa carga legislativa del Estado central, no hace más que ser una fuente de gastos innecesarios en las distintas comunidades. Gastos de personal, administrativos y burocráticos, que podrían reducirse considerablemente con la creación de la Licencia Única. ¿Sería tan difícil poner de acuerdo a las distintas comunidades autónomas? España cuenta con un órgano colegiado de carácter técnico, llamado Comité Interautonómico de Caza y Pesca, que podría intervenir en favor de la creación de dicho documento, previa petición de los cazadores, que al fin y al cabo somos los que pagamos para poder cazar en los distintos territorios.

No estoy diciendo que se reduzcan las tasas autonómicas (de ese modo seguro que ninguna comunidad aceptaría la creación de la Licencia Única), sólo digo que bajo una única tasa, a convenir entre las distintas autonomías, el cazador de forma anual pudiese, efectuando el correspondiente pago en su comunidad de residencia habitual y presentando los documentos necesarios, (seguro obligatorio, permiso de armas, fotocopia del DNI, etc.), recibiese un documento en el que se le acreditase para practicar la caza en todo el territorio nacional. De ese modo, cada comunidad recibiría su parte proporcional de ingresos derivados del pago de la tasa única, que, sumado al más que previsible ahorro que efectuarían las distintas administraciones autonómicas, no haría más que convertir la Licencia Única de Caza y Pesca en algo ventajoso para ambas partes, Administración y cazadores.

Creo recordar que hace algunos años se intentó impulsar una idea muy similar en Valencia, que en cualquier caso perseguía el mismo fin que aquí os he expuesto. ¿Por qué no retomar aquella idea, adaptarla a los tiempos que corren y hacer que se atienda nuestra petición? Creo poder afirmar,que cuantos más seamos los que demos nuestro apoyo a este proyecto, más lejos llegará.

¿Lo intentamos?

Deja un comentario