Caza, toros y tradición

Tres palabras muy castizas sirven para encabezar el artículo de hoy, que está dedicado especialmente a dos fieles seguidores de Cazawonke.com. Ellos saben quiénes son.

Lleva ya unos días rondándome la cabeza la idea de intentar resolver una ecuación que siempre me lleva al mismo resultado: la tradición. Me explico. Gran parte de los amantes de la cinegética lo somos también del arte taurino y viceversa. Podríamos encontrar una explicación más o menos empírica en el deleite que nos produce a los integrantes de ambos sectores la belleza por el animal, lo grandioso de jugarse la vida ante él o la adrenalina de lo imprevisible. Son tres sentimientos que acompañan a cazadores y toreros en cada una de sus jornadas, y quizás por ello será que unos con otros nos sentimos identificados y tendemos a defendernos ante lo adverso y a confundirnos muchas veces en un único grupo socio-cultural.

Pero para mí ésta no es la única explicación que veo al binomio caza-toros. Opino que hay una idea fundamental, que está por encima de todos los sentimientos posibles: la tradición.

Son los toros y la caza dos grandes representantes de la nutrida tradición española, que muchos nos empeñamos en conservar y defender a pesar de los cientos de obstáculos que esta nueva corriente de “descastados” nos intenta poner. ¿No son ferias como la de San Isidro en Madrid, la de Abril en Sevilla o la de San Lucas en Jaén, fundamental e históricamente taurinas?, ¿no son las monterías y ojeos algo que ya practicaban hace cientos de años? No entiendo por qué algunos reniegan del pasado de esta nuestra España, para intentar darle un nuevo enfoque totalmente desvirtuado y carente de valentía.

Quien se juega la vida cada tarde en un ruedo es un héroe a mi parecer. Alguien que merece el más profundo de mis respetos y mi más sincera admiración, la misma que le profeso a aquél que se pone delante de un cochino embravecido para rematarlo en un cuerpo a cuerpo, en igualdad de condiciones, navaja contra navaja. Ellos para mí son historia, son tradición, son sentimiento y valor. ¿De verdad pretenden eliminar eso de España?, para dar paso ¿a qué?

Sergio Ramos, Iniesta o Torres saltan al campo a jugarse la vida como valerosos guerreros ¿no? No es que tenga absolutamente nada en contra del fútbol, es más, creo que la Selección Española es una de las pocas razones por las que en ocasiones somos capaces de olvidarnos de independentismos, separatismos y odios absurdos, para recordar que todos somos españoles. Pero no entiendo porque fútbol si y toros y caza no. ¿Qué pasaría si le pusiésemos trabas al fútbol, que forma esos tremendos atascos en ciudades como Madrid y que deja los aledaños de los estadios convertidos en auténticos vertederos, o a la Fórmula 1, que tanto contamina y daña el medio ambiente?

Creo que simplemente es una cuestión de haber vivido y haber sido educado en valores como el respeto. No digo que todos tengamos que ser amantes de la caza y los toros, como tampoco lo somos del fútbol o la Fórmula 1, pero sí que seamos tolerantes con las aficiones de cada uno y sobre todo con la tradición.

Al fin y al cabo, España es España porque tiene ese no sé qué que a todos nos gusta y enorgullece, ese popurrí de culturas, de climas, de paisajes y de tradiciones, que aunque muchas nos cueste entenderlas, forman parte de la historia del propio país.

Deja un comentario