Ahora piden que se prohíba la caza en Europa

Mi hijo, de trece años, ha puesto el dedo en la llaga: “Papi, si es que están gilis”. Pero yo quiero abundar un poco más.

 

Andrés Perelló es, nada más y nada menos, que uno de los diputados del Parlamento Europeo, que se supone que está allí, pagado con nuestros dineros, para defender los intereses de España y de los españoles. Este abogado valenciano, que llegó a ser alcalde de Buñol desde 1991 a 1995, desde entonces no ha hecho otra cosa que medrar por el mundo del politiqueo, siempre aferrado a la teta del PSOE, de la que lleva mamando desde entonces. Anduvo dando morcilla por las Cortes Valencianas y, finalmente, fue elegido europarlamentario, en el año 2009, quedando integrado en el Grupo Socialista europeo, como miembro de la Comisión Parlamentaria en Materia de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad alimentaria (me viene ahora a la memoria lo putas que las pasaron los agricultores almerienses cuando fueron acusados de que los pepinos criados en sus invernaderos estaban tratados con productos químicos prohibidos. Por las fechas, este Séneca ya debía estar en la mencionada Comisión y así nos fue).

Bien, pues hechas las presentaciones, a este genio no se le ha ocurrido nada mejor que pedir en la Comisión Europea que se prohíba la caza con carácter deportivo en toda Europa, así como la importación de trofeos de caza y otras sandeces del mismo jaez, que ustedes podrán comprobar si se dirigen a visitar el artículo del que les dejo enlace: http://www.cazawonke.com/actualidad/nacional/4939-el-psoe-solicita-el-fin-de-la-caza-deportiva-en-la-ue

Estos son los elegidos del PSOE, los que no la doblan ni para atarse los zapatos y que gastan en viajes semanales un pastizal de dinero público, para ir y venir a su mansión personal. Cualquier trabajador que tiene que desplazarse al extranjero por motivos de trabajo, regresa a su pueblo dos o tres veces al año. Estos no, a estos les pagamos el viaje semanal en clase preferente y un sueldazo de chupa dómine por fichar de lunes a jueves. He dicho bien, “por fichar”, que trabajar ya es otro cantar. Estos son los que, por mor del aburrimiento, lanzan coces mentales del calibre de la presente. Una vez que el resultado de su colitis cerebral se ha desparramado por las redes sociales, poniéndole en el lugar que se merece, a él y al partido que representa (estas cosas, como todos sabemos, no son fruto del apretón mental de uno solo. Uno solo las expone, es decir, saca el hocico para recibir las bofetadas, si son bofetadas. Si son parabienes, ya salen todos para hacerse la foto) ahora sale con disculpas. Hay quien dice que estas paridas las montan para recuperar el “voto verde”, que se les fue a IU. Pero lo hacen a costa del bienestar de los demás.

El resultado de la gilipollez expuesta por este europarlamentario, al que debemos dar el tratamiento de señoría (no te lo pierdas), es que las redes sociales echan humo y, como era de prever, ahora sale diciendo que no era eso… que se le ha malinterpretado… que él quería decir otra cosa…

Conducta muy propia del político del PSOE. Es como si estuviera en su libro de estilo: tirar la piedra y esconder la mano. Pero el daño ya está hecho. Por un lado, los que han oído su disertación tienen claro qué clase de políticos tenemos los españoles en Europa, no es de extrañar que luego nos carguen las tintas como nos las cargan a sabiendas de quiénes son los que tienen que dar la cara por los  que les pagamos el sueldo. Sabiendo que son estos parlamentarios quienes tienen la responsabilidad de defender los intereses de nuestro país, nos meten las cabras en el corral cada vez que les antoja.

Por otro lado, actúan como sus colegas de UGT en Andalucía, hartos de robar dinero público: ahora dicen que, como los han pillado, lo van a devolver. Pero el daño ya está hecho y las centollas que se comieron ya pasaron a ser detritus, y ahora que ‘les quiten lo bailao’, que el dinero que van a devolver ha salido de los mismos bolsillos del que sirvió para pagar mariscadas: ¡de los nuestros!

Tenemos muy cerca las elecciones europeas y estas cosas deberían servirnos para que ni un solo voto de un solo cazador español ni de su familia fuera a parar al PSOE para seguir manteniendo este tipo de gente en Europa. Así daríamos una lección que tardarían en olvidar. No es suficiente con pedir excusas y rectificar ante la prensa. El daño, insisto, ya está hecho. Es como si después de llenarle el cuerpo de plomo a un conejo, le pidiéramos perdón muy educadamente cuando lo trae nuestro perro y, además, regañáramos al can por haberlo descubierto en el encame. De nada serviría.

Pues lo dicho, si alguno de los nuestros regala su voto a estos impresentables, que luego no diga que no lo sabía… que quiso votar otra cosa… que le faltó información… que no conocía a Andresillo de Paropillo… ¡Coño, si ya lo describió Cervantes!

Deja un comentario