¡Deslumbrante! Convención Safari Club Internacional

encabezado
XL Convención del Safari Club Internacional

Entre los días 1 y 4, del pasado mes de febrero, tuvo lugar la XL Convención Anual del Safari Club Internacional, SCI, que se celebró en el deslumbrante marco de la ciudad de Las Vegas, en el norteamericano estado de Nevada.
Para cubrir este evento, único a nivel mundial, y dada la importancia y trascendencia del mismo, Caza y Safaris desplazó a la Convención, un equipo de tres personas: nuestro consejero delegado, Marcos Quintas, uno de nuestros colaboradores, Anthony Moore, y quien escribe estas líneas. También llegó, desde otro punto distinto, nuestro presidente, Marcial Gómez Sequeira, que, por méritos propios, ya se ha convertido en leyenda en los EE UU, y que no quiso perderse el reconocimiento que se le realizaba, como miembro más destacado y activo, a lo largo del año, al representante regional internacional para Europa del SCI, nuestro querido y admirado amigo Norbert Ullmann.

Cifras de vértigo
En nuestro ánimo no sólo estaba la participación en esta importante cita mundial del SCI, con quien tenemos firmado un acuerdo directo de colaboración, sino, también, la promoción de nuestra feria, Ficaar, la Feria Internacional de la Caza y las Armas, referencia en España, entre todas las organizaciones de caza allí presentes, las más exigentes y especializadas a nivel mundial.
Más de 1.400 expositores –un 13% de incremento respecto a la edición anterior– procedentes de todas partes del mundo, mostraban sus mejores galas y ofertas en los impresionante salones de convenciones del resort Mandala Bay, uno de los más sofisticados y equipados de Las Vegas, durante los cuatro días que duró esta feria, y que visto lo visto, casi supieron a poco. Un resort de dimensiones incalculables que no sólo alojaba esta multitudinaria convención, sino que al mismo tiempo ofrecía, casino, acuario, sala de conciertos, decenas de restaurantes y discotecas, piscinas tropicales, etcétera…
La agenda de esta faraónica convención (no se puede definir de otro modo), distribuida en dos plantas de más de 60.000 m2 cada una, no podía ser más apetitosa, ni apretada, pues a la propia exhibición se unía una multitud de eventos relacionados que copaban la mayor parte de las horas del día. Así, cada día se celebraron multitud de conferencias, exposiciones, mesas redondas, subastas, seminarios, firmas de libros (nos hizo especial ilusión conocer a J. Alain Smith, autor de Wild Places), conciertos, etcétera… Todo para lograr un conjunto cronológico digno de ser disfrutado en profundidad por los amantes de la naturaleza y la caza.

Una marea de expositores
Marcas comerciales internacionales de la categoría de Swarovski Optik, Browning, Zeiss, Cabelas o Yamaha, no desaprovecharon la ocasión de esponsorizar la convención y ofrecer al asistente unos estands impresionantes y sus productos de última generación, que hicieron las delicias de los que tuvieron la oportunidad de disfrutarlos. Algunos estands fueron dignos de mención, como el señorial ofrecido por la marca de rifles Rigby, o el de la firma Blaser, o el de la Taxidermia Animal Artistry, de una calidad casi insuperable. Los había, cómo no, exóticos, como el que ofrecía una completa oferta cinegética en la paradisíaca isla de Maui, Hawai.
Como es lógico, también había mucha oferta sudafricana, namibia, mexicana, argentina y neozelandesa, aparte, claro está, de la americana, con compañías de altísimo nivel para la caza del cola blanca, del ciervo mula o del wapiti, entre otros.
La presencia de outfitters españoles también era notable y, llevando la bandera de España por enseña, ofertaban multitud de cacerías, tanto a nivel nacional como internacional. Entre otros, no faltaron a la cita José García Escorial, con su equipo de Safari Headlands o Antonio Reguera ofertando y defendiendo Camerún con pasión desde Mayo Oldiri Safaris. También estuvo Alfonso Casanueva que, junto a Alfonso Fabrés, ofertaban nuestro país como destino cinegético a los americanos. Fue un placer coincidir también con Álvaro Villegas, de Eurohunt.
Asimismo, tuvimos la oportunidad de disfrutar un rato de la compañía de José Madrazo, otro del grupo de los grandes cazadores internacionales, interesado en un proyecto de conservación y lucha contra los furtivos entre el Chad y Camerún.
Deslumbrantes fueron los trabajos de taxidermia, más que nunca una muestra de arte por mérito propio. Figuras y composiciones imposibles, de altísimo nivel, salpicaban todos los rincones de la exposición, destacando, entre otras muchas, una grupal formada por un grupo de leopardos que, saltando desde un árbol de más de ocho metros de altura, acosaban un bushbuck ajeno a los mismos. Otro grupo impresionante era una instantánea de un león cazando a un gran kudu en salto, apoyada la estructura tan solo en la pata trasera del felino. Mención aparte, merece destacar las logradas y difíciles expresiones faciales en felinos, fueran leones, pumas, leopardos o cualquier otro, que lograron exhibir los taxidermistas americanos, y que dotan al animal de total inmortalidad en las mismas.
Hay que felicitar a todos los implicados en el éxito de una iniciativa en la que se recaudaron ocho millones de dólares, donados por los distintos outfitters y expositores (joyerías, vehículos, hoteles etcétera…) para las distintas subastas que se celebraron durante la convención y cuyos fondos están destinados a cubrir parte de los ambiciosos proyectos de conservación de la vida salvaje y protección de los derechos de los cazadores que auspicia el SCI.

Cenas de gala y otros actos
La Convención del SCI va mucho más allá de la mera exposición y comercialización, organizándose una serie de actos del máximo interés. Entre éstos, podemos destacar, el Seminario de Medición SCI, el Comité de Guías y Outfitters o el Foro Latino conducido, por Norbert Ullmann (en el que se debatieron las principales inquietudes de los capítulos latinoamericanos, y del que daremos cumplida información en la próxima edición).
Arquitectos de renombre desarrollaron el curioso Seminario sobre Diseño de Pabellones de Caza o un Seminario del Desarrollo de Energía y Conservación. También Ullmann coordinó el Comité para Asuntos Internacionales y de Desarrollo, en el que José Madrazo, director honorario internacional del SCI, defendió el programa antifurtivos de Camerún e impartió una conferencia sobre las distintas subespecies y variedades de nuestra cabra montés. Otro seminario importante fue el dedicado a la Genética de la Vida Salvaje Africana, genética que, gracias al ADN, puede aportar ingente información acerca de la salud de las poblaciones de animales salvajes… 
El día previo a la inauguración de la Convención, martes 31 de enero, se organizó la cena de entrega del prestigioso Premio Weatherby, por parte de la Fundación Weatherby. El brillante discurso del presidente de la Fundación, Larry Rudolph, dio paso a la entrega del galardón, el ‘nobel de la caza’, que en la edición de 2011 recayó en el reconocido cazador Edward D. Yates.
El miércoles 1 de febrero se organizó la cena de bienvenida, en la cual se entregaron los premios a los distintos Chapters, también a la mejor publicación y a la mejor página web de los Capítulos.
Los discursos de recibimiento corrieron a cargo de Kevin Anderson, presidente del SCI, y Bill Moritz, director ejecutivo del SCI. En la sobremesa no faltó la tradicional subasta que estuvo, para variar, muy animada.
La cena de gala se celebró el viernes 3 de febrero, bajo una enorme expectación, como es costumbre. En esta ocasión el país invitado fue Namibia, por lo que acudieron a la cita el embajador de Namibia en Estados Unidos, Martin Andjaba, y la ministra de Turismo y Medio Ambiente de Namibia, Netumbo Nandi-Ndaitwah, que además recibió el premio Legislador internacional del año, por su defensa y apoyo a la actividad cinegética.
También, durante esta gala, se hicieron entrega de los máximos galardones que otorga el SCI a título personal. En fin, un magnífico colofón a una deslumbrante Convención, la número cuarenta, todo un evento en el país de los eventos.
Desde esta página sólo nos queda felicitar al Safari Club Internacional, en la figura de su presidente, Kevin Anderson, por la gran Convención realizada, y a la organización de la misma, eficaz y eficiente, que hizo fácil la labor de coordinar al ingente número de personas que por allí pasaron a lo largo de ésta.
Y, cómo no, de nuevo, a nuestro querido Norbert Ullmann, con cuyo importante apoyo contamos en este arduo esfuerzo editorial.
See you next year! ¡Nos veremos el próximo año, en la XLI Convención de Reno del SCI-2013! CyS

{imageshow sl=14 sc=1 /}


Deja un comentario