Sospecha de tularemia en Zamora tras aparecer liebres muertas

images_wonke_actualidad_nacional_05242012_liebre

Desde hace quince días hay revuelo entre los cazadores de Tierra de Campos. La aparición de varias liebres muertas en cotos de la zona, entre ellos Castroverde y Villamayor, ha creado inquietud vecinal que ha trascendido a los servicios sanitarios de la Junta de Castilla y León. En la tarde del lunes, según fuentes consultadas por este periódico, varios cadáveres de animales fueron recogidos por personal de la Administración regional y el Seprona para ser analizados y localizar el origen de la enfermedad. Cazadores creen que las muertes podrían estar relacionadas con la tularemia porque, como ya ocurrió hace años, la población de topillos ha crecido y, al parecer, según sucedió en 2006 y 2007, está circunstancia aumenta las posibilidades de que se extienda esta enfermedad, que se transmite a los humanos y que genera gran alarma social.

Síntomas raros

Los cazadores de Castroverde están muy preocupados por la situación. “Han aparecido varias liebres muertas en las últimas semanas con síntomas raros; no nos atrevemos a augurar nada porque, a la vez, se ven otros ejemplares muy sanos por la forma de correr y comportarse”.

Las mismas fuentes apuntan que los animales aparecen infestados de garrapatas, “algo inusual en esta época del año y sí propio de finales de primavera”. También creen que es “muy insólito” que se vean lebratos por el campo en este tiempo, “eso es que se han retrasado los partos, no sabemos que está pasando, pero no cuadra con lo que es habitual cuando el verano está casi vencido y en diez días se va a abrir la media veda”.

Cazadores de Villamayor de Campos, donde también han aparecido liebres muertas, barajan varias explicaciones de la mortandad. “Detrás tiene que estar la tularemia o los anticoagulantes que se están echando en el campo para matar a los topillos; las dos cosas, sin duda, tienen relación”.

Falta de información

Las mismas fuentes se quejan de “la falta de información” sobre lo que está pasando. “Técnicos de la Junta y agentes del Seprona se han llevado muestras de animales muertos pero no sabemos que van a hacer con ellas ni cuando se van a conocer los resultados; aquí, como siempre, somos los últimos en enterarnos”.

Tras la plaga de topillos que afectó a la mayor parte de las provincias de Castilla y León entre los años 2006 y 2007 se conocieron informes avalados por expertos universitarios que desvelaron la relación entre el uso de rodenticidas y la tularemia, una enfermedad infecciosa que afecta a roedores, liebres y conejos, y también a humanos, y que en algunas zonas es endémica.

vía La aparición de liebres muertas en varios cotos resucita la sombra de la tularemia – La Opinión de Zamora.

Deja un comentario