Castilla y León autoriza abatir ciervos con sarna en Soria

309 - Berrea Antonio (1) venados

La Junta de Castilla y León confirma diez nuevos casos de sarna en la provincia de Soria, lo que eleva la cifra a 16 reses. Las tres muestras sospechosas, pendientes de análisis desde mediados de septiembre, han dado positivo y en breve podrían hacerlo otras cuatro. En lo que va de año, el Ejecutivo ha remitido una veintena para su estudio. Anuncia, además, que los celadores han abatido ocho ciervos hasta el momento y que, con el inicio de la nueva temporada de caza mayor, se hará hincapié en el seguimiento. Como medida excepcional, autoriza sacrificar “en determinadas monterías” a los animales con síntomas, aunque, hasta ahora, “ninguno de los abatidos en la Reserva Regional de Caza de Urbión” ha mostrado signos de la enfermedad.

sarna en soria venados

Las primeras muestras se tomaron en mayo y las últimas, en octubre. El municipio con más ejemplares remitidos hasta la fecha es Montenegro de Cameros, con seis. Le siguen Vinuesa, con cinco, y La Póveda, Sotillo del Rincón y Valdeavellano con dos cada uno. También aparecen en la lista Villar del Río, con uno, y El Royo, con otro. Las cuatro por analizar corresponden a Valdeavellano, Sotillo del Rincón y Montenegro. En muchos casos, los animales aquejados por la fiebre van a morir a las cunetas o a los cauces de los ríos. Pese a que se han encontrado ya varios cadáveres en estos y otros puntos, no todos los consistorios son conscientes del problema, a menudo encauzado a través de los celadores y los agentes medioambientales. En Valdeavellano de Tera, por ejemplo, “todo está normal”. Aunque el tema “se comenta”, su alcaldesa, María de la O García, no ha tenido que dar parte de ningún caso. Allí se han tomado, según el Ejecutivo autonómico, tres muestras, dos de ellas en octubre. Algo parecido sucede en La Póveda, donde se recogieron otras dos en abril y en agosto. Su regidor, Rubén del Río, no conoce ningún caso en Soria, aunque el año pasado vio uno en La Rioja. “Aquí, los animales están sanos”, manifiesta. Pese a su negativa, la oposición asegura haber registrado ya “varias preguntas parlamentarias al respecto”.

Tampoco hay noticias de la sarna en Villar del Río, aunque su alcalde, Enrique Jiménez, no se atreve a descartar casos en el territorio. Donde sí han visto al menos dos ejemplares con este problema ha sido en Covaleda, municipio de origen de uno de los tejidos remitidos. Su alcalde, Hilario Rioja, explica que aparecieron hace, aproximadamente, un mes. Ambos fueron comunicados al celador, de modo que el Ayuntamiento no tuvo que tomar medidas. “Espero que estén trabajando para atajar el problema”, asegura. Peor están las cosas en Montenegro de Cameros, que acumula ya seis muestras.

La primera fue enviada en abril, las dos siguientes en junio y las tres últimas en septiembre. Según su alcalde, José García, la población de cérvidos “ha disminuido” en el último año. “Han aparecido ciervos muertos en el pueblo y en las carreteras. Se les nota en la piel y en el porte, se quedan flacos y pierden mucho pelo”, expone. El último fue visto “hará menos de un mes”. “Son muchos, antes no existía este problema”, lamenta.

Una solución a tiempo

García confía en que el problema “se detenga”, aunque reconoce que “será difícil darle la vuelta”. “A nadie le gusta esta situación. No poder vacunar a los animales enfermos hace todo más complicado. Ojalá se corrija por sí mismo”, comenta. Él no ha tenido que dar cuenta de ningún caso, pero la guardería “sí ha actuado”. “Están por todo el monte”, asegura. En Sotillo del Rincón comparten su preocupación. Allí se han analizado al menos tres casos, uno “en junio” y otro “en octubre”. El restante es uno de los cuatro que quedan por confirmar.

“Nos hemos encontrado ya a varios muertos, es muy feo”, afirma su regidor, León Matute. Como ganadero, teme que la enfermedad se extienda y llegue a los pastos. Aunque él no ha detectado ningún caso de contagio, sus compañeros de Rollamienta se hicieron eco hace aproximadamente un mes de dos: uno en un toro y otro en un mastín. “Temo tocar un ciervo y que me pase algo a mí o a mis animales”,asevera. Los primeros cadáveres aparecieron “después del verano”, aunque “la gente ya hablaba de ello meses antes”. “Tiene que ser grave, no se los comen ni los buitres”, afirma. Pese a que allí se han tomado ya varias muestras, el Ayuntamiento no sabe “nada” de los resultados. “Nos gustaría estar al corriente. Ojalá podamos encontrar pronto el remedio y quitarnos de encima el problema cuanto antes”, añade.

Los últimos ‘avistamientos’

Los vecinos siguen la evolución de la enfermedad “desde la distancia”. “Los únicos que somos verdaderamente conscientes de lo que ocurre somos los que nos pasamos todo el día en el campo”, manifiesta. El último ‘avistamiento’ fue “hace apenas 15 días”. “Fue a morir a Molinos, tuvieron que venir a desinfecta el entorno con lejía. También vimos a otro moribundo cerca del río. Iba muy mal, pero no supimos nada más de él”, relata. Estos ejemplares se caracterizan “por tener el pecho y el cuello ennegrecido”. A muchos los han localizado por el “mal olor” que desprenden los cadáveres, que en ocasiones pasan “días y días” en el mismo punto hasta ser encontrados y recogidos.

La alcaldesa de Vinuesa, Asunción Medrano, también pide más información, ya que, aunque en su localidad se han tomado cinco muestras, ella no ha recibido confirmación oficial de si ha habido o no positivos. “Tienen que explicarnos el protocolo e indicarnos si debemos tomar alguna medida preventiva o no”, señala. La Junta, por su parte, pide “prudencia”.

vía La Junta confirma 16 casos de sarna y autoriza abatir ciervos con síntomas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.