El IREC investigará el control de plagas de topillo campesino

Las plagas de roedores son un serio problema para la producción agraria a nivel mundial, y el topillo campesino (Microtus arvalis) es el Vertebrado considerado como peor plaga agraria en Europa. © IREC
Las plagas de roedores son un serio problema para la producción agraria a nivel mundial, y el topillo campesino (Microtus arvalis) es el Vertebrado considerado como peor plaga agraria en Europa. © IREC

La Fundación BBVA ha concedido al IREC financiación para la realización de un proyecto de investigación sobre el control de plagas de topillo campesino.

El Investigador principal  del proyecto e investigador científico del CSIC en el IREC, Javier Viñuela, es co-autor de la gran mayoría de las publicaciones científicas en revistas internacionales sobre el topillo campesino, con experiencia en investigación con esta especie desde 1997. Asimismo, ha sido el principal asesor científico del proyecto de control biológico ejecutado por la ONG GREFA (Grupo de Recuperación de Fauna Autóctona) desde 2009, el cual ha sido premiado recientemente en el Congreso Nacional de Medio Ambiente.
El equipo de trabajo de carácter multidisciplinar está compuesto por investigadores del IREC (Jesús García, Pedro Olea, Pablo Ferreras y José Francisco Ruiz Fons), en colaboración con investigadores de la Estación Biológica de Doñana (Jesús Martínez Padilla), del  Museo Nacional de Ciencias Naturales (Pilar López y José Martín) y de la Universidad Autónoma de Madrid (Pablo Acebes, Jesús Herranz y Juan Malo), en asociación con GREFA  .
El proceso de concesión de esta convocatoria ha sido altamente competitivo habiéndose concedido un total de 5 proyectos de 97 solicitudes recibidas; la ayuda obtenida es de 100.000 € y tendrá una duración de tres años.

El proyecto, titulado ”Ciencia de frontera para un control de plagas de topillo campesino con base ecológica: mejorando el hábitat agrario, la biodiversidad y la salud humana”, parte de la hipótesis de que medidas como la limitación o eliminación del uso de rodenticidas químicos para el control de plagas de topillo, junto con otras actuaciones como la quema de vegetación en cunetas y lindes y su sustitución por un control ecológico, podría fomentar la conservación y la restauración de la fauna, incluyendo especies cinegéticas.

Para ello propone un programa de investigación multidisciplinar con tres elementos clave: el papel de uno de los principales depredadores de topillo, la comadreja, sobre su demografía; la ecología y control de topillos en los márgenes de infraestructuras lineales de transporte; y la comunicación química en esta especie.

El objetivo es la búsqueda de sistemas complementarios al control biológico realizado por medio de cajas-nido, de tal modo que se pueda implementar un sistema de control integrado con base ecológica. Este estudio se evaluará en tres de los municipios que colaboran en el proyecto (Villalar de los Comuneros, San Martín de Valderaduey y Boada de Campos).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.